Un trío sin trío

Cuando en la vida te mueves, buscas experiencias y vivencias, hay situaciones que te sorprenden. Si no buscas, si no intentas disfrutar de cosas nuevas, desde luego que no te llevarás decepciones ni alegrías y tendrás una vida un tanto aburrida.

Cuando dejé mi relación con Jesús me vi sola en la búsqueda de morbo, de aventuras y fueron varias las citas que tuve en una misma semana, aunque ya había quedado con Ángel en que nos conoceríamos en breve, yo necesitaba investigar. La mayoría de ellas fueron un desastre, quizás no tenía muy claro lo que andaba buscando. Pero hubo una cita con una pareja un tanto curiosa y que no quiero dejar de contaros.

Mi presencia en las apps en las que estoy dada de alta era muy activa. Quería quedar tanto con hombres, mujeres o parejas y, se presentó una pareja. La foto del perfil era muy sugerente. La sonrisa de ella era maravillosa, bueno y estaba muy buena y él tampoco tenía mala pinta. Comenzamos a hablar y era él el que manejaba la conversación, ella nunca se presentó. 

Me dijo que tenían un sitio para quedar en el centro de Madrid, que ella no había estado nunca con una mujer y que le apetecía probar. Esa clase de retos, me gustan, pero tienen su riesgo. En plena crisis sanitaria tambien ese inconveniente me asalta, pero, la verdad es que el riesgo es mínimo quedando con dos personas y al final me lio la manta a la cabeza y pienso que el riesgo es mínimo. 

Esa semana tuve mucho trabajo pero me dio tiempo a darle mi número y hablar por whatsapp para organizar la cita para el sábado por la tarde. Dos días antes quise saber más… había quedado con pocos detalles, la dirección me la daría el viernes, el día anterior, pero no sabía mucho sobre los dos. 

En mi curiosidad entraba saber si a ella le ponía ver como él me follaría, a lo que me contestó que sí. Si a él le iba a gustar mirarnos a las dos y si a ella le gustaba yo (ya le había mandado fotos) aunque en mis perfiles muestro mi cara y mi cuerpo sin tapujos, envié algunas fotos diferentes por whatsapp. Ellos también lo hicieron… de hecho él compartió un video una noche, en el que no se veían las caras pero estaban follando y a ella se la oía jadear y disfrutar, muy breve pero que me puso a mil. 

Por otro lado tenía pendiente conocer a Angel y esos días sucedieron conversaciones nuevas, confidencias y… como voy siempre con la verdad por delante, le conté todo lo que iba planeando y sucediendo, incluso esta cita. Le encantó que se lo contara, creé complicidad entre los dos. Pienso que nadie le había hecho partícipe nunca de algo así (daros cuenta que no nos conocíamos todavía) y pensamos que entre los dos puede surgir algo bonito. Que le contara como me apetecía esa cita seguro que hizo que su imaginación se disparara y, mucho.

Llegó el día. Después de una mañana de trabajo agotadora, casi sin comer, cambiándome en el coche y parando en una gasolinera para lavarme un poco, echarme desodorante, maquillarme y parecer una persona medianamente decente… llegué a Madrid con algo de retraso que, avisé, por supuesto. 

Me estaban esperando. Puse un mensaje cuando llegué al portal y él me dijo que bajaba a buscarme. Yo, con mascarilla… situación extraña porque si iba a follar con ellos, la mascarilla debía desaparecer, darle dos besos de aproximación y dejar de pensar en lo humano y empezar a pensar en lo “divino”. 

Cuando le vi aparecer, me gustó. Tenía acento, era mejicano, no había follado nunca con un mejicano, pero lo que no sabía era que ese día tampoco iba a ser el día que lo hiciera jajajaja

Me acompañó por las escaleras hasta el piso. Reconozco que esos momentos de incertidumbre provocan en mi diferentes sensaciones: por un lado miedo (nunca sabes qué te puedes encontrar en un piso, si es verdad lo que te ha dicho, si solo están ellos, si hay una panda de hombres con intenciones oscuras…. ) y por otro lado mucha excitación. Pensar que ella no había tenido experiencia con mujeres, que estaba esperándome, que no sabíamos si nos íbamos a gustar, que no sabemos si va a haber ese feeling que necesito. Todo eso navega por mi mente en décimas de segundo y agita mi cuerpo y mi mente creando un estado muy especial y que llega a ser algo adictivo y que de vez en cuando me gusta sentir. 

Entre en un loft, muy bien decorado. Todo se veía nada más entrar, la cama, la cocina, el salón y una puerta, que supuse que sería el baño. El sofá se encontraba de espaldas a la puerta al fondo del todo de frente a una gran televisión que tenía videos musicales puestos. Ella se levantó y se acercó hacia mi con cara de pocos amigos, muy seria, me chocó que no esbozara ni una leve sonrisa ni me mirara a los ojos para darme los dos besos de saludo. Llevaba un vestido negro muy ajustado y unos zapatos de tacón muy alto, ella era bajita y tenía un cuerpazo, estaba muy, pero que muy buena. 

En nuestras conversaciones el chico me había preguntado que qué era lo que me gustaría beber durante la cita y le dije que vino tinto estaría bien pero llegue con mucha sed y le pedí agua… hacía muchísimo calor en la calle y llegaba corriendo, así que el vino lo dejé para más tarde. Ese tipo de preguntas está bien y te hace sentir integrada en la cita.. pero, claro… que narices sabes que te va a apetecer beber dos dias antes del momento!! Me habría bebido una gran cerveza pero me di cuenta que el piso era uno de alquiler por horas/días y no disponían de intendencia. 

El chico era más joven que yo, unos 40 años y ella era mucho más joven, 36 creo que me dijo (aunque creo que mentía sobre su edad, no se muy bien porque la gente hace eso jejejej) Ella me gustó mucho aunque cuanto más hablaba menos me apetecía jugar con ella. 

La conversación estuvo muy bien. Ella se relajaba poco a poco y dejaba entrever una sonrisa, aunque no mucho, la verdad. Tenían curiosidad por saber de mis aventuras y experiencias. Creo que lo que yo hago es normal pero me sorprende que la gente no busque su propio placer y hacer lo que realmente les apetece. Tras unos minutos me percaté que yo estaba allí por la fantasía de él y que ella no es que estuviera muy por la labor de la situación, aunque si que tenía curiosidad. Ella era celosa, no… era muyyyyy celosa y se encargó de dejármelo claro desde el principio. Me hablaron de planes de boda, de sus situaciones personales, les pregunté por sus trabajos. ¿Sabéis? Haciendo preguntas “de control” como yo las llamo, te puedes enterar de muchas cosas, incluso con los silencios que generan las respuestas, sabiendo si mienten, si no quieren contestar y se sienten violentos. Yo soy de las que dejo hablar y dejo que me pregunten. El era muy hablador, preguntaba, era curioso y ella se limitaba a mantener una actitud reservada, algo tímida y egoísta en su actitud ante la vida. El plan que habían tenido la noche anterior en el mismo piso había sido con un jovencito y me contaron que había ido bien pero que se colapsó y no pudo cumplir con la faena. Sería demasiado joven o inexperto o a ella la vió demasiado exigente con él. Conmigo estaba intentando serlo, pero no me dejé. Aproveché un momento álgidos de la conversación para poner una de mis manos en su pierna y comenzar a acariciarla. Estábamos las dos sentadas en el sofa y su chico enfrente de nosotras, junto a la televisión, en un sillón orejero desde el que tenía una perspectiva perfecta de lo que pudiéramos hacer. 

Mi mano iba y venía… no la veía muy por la labor de entregarse a mis deseos. Pero seguí intentándolo aunque la premisa que escuché en una de sus intervenciones no me gustó nada. Bueno, y, ni siquiera se dirigió a mí para decírmela. Hablándole a él le dijo: “No quiero que te toque ni que tu la toques, solo a mi”. Pues vaya! ahi me empecé a mosquear. El tio me había dicho claro que iba a ser un trio con todas las de la ley y ahora resulta que yo no iba a catar polla. Me cabreé conmigo misma en ese momento, pero no se me notó. Que coño hacía yo allí entonces??? Era injusto!!! Pero bueno, sabeis que saco de todo el lado positivo y en décimas de segundo decidí que si solo me la podía comer a ella, iba a sacarle todo lo que pudiera sacar a la situación, además estaba muy, pero que muy buena. 

Ella intentaba excusarse diciendo que si había mucha loba suelta por el mundo, que si tal y que si cual. En fin, todo se resume en inseguridades, miedos y que el que tiene al lado no es del todo sincero con ella. Se ve a la legua. Además de tener una dilatada experiencia en la vida y con mujeres varias… algunas eso, en un hombre, lo vemos como ventaja y otras lo ven como una amenaza constante, pero ese es su problema.

Pues, al lío.. cuanto más tiempo estuviera allí, más problemas buscaría mi “nueva amiga” para no seguir adelante con la situación. Bueno, no, todavía no, porque la cagué intentando crear más morbo en la situación. Le pregunté a él sobre el video que me habían mandado follando. Quería saber si era él el que aparecía o alguno de los que se la habían follado. Ay madre!!!!! ella no sabía que me había mandado el video y se puso como una energúmena. Que si por que no me lo habías dicho, que si solamente habías hablado con ella y no le habías mandado nada. … hubo un momento que permanecí en una discusión de pareja, yo era como si no existiera, sin comerlo ni beberlo. Se puso como una niña pequeña haciendo pucheros y sintiéndose engañada y traicionada (por un lado la entiendo…) pero claro, creo que si el se lo dice todo ella, al final se echaría para atrás y él no vería realizadas sus fantasías. Mal, van por muy mal camino. 

pexels-photo-1841149.jpeg
Photo by Lina Kivaka on Pexels.com

Él, con voz sosegada y tranquila pudo hacerse con la situación, parece que tal y como lo gestionaba eso sucedía bastante a menudo. Yo pensaba, mientras tanto: “Que necesidad tengo yo de estar aquí!!! Estefanía, vete!! si, además, te han dejado claro que no vas a catar polla.. no tienes porque aguantar eso” Pero, la verdad es que aguanté el chaparrón como una señora y al final me puede el espíritu cotilla que todos tenemos de querer saber como acaba un asunto y, si es en primera persona, mejor que mejor. Al rato, siguió la charla entre los tres, yo intentaba desviar el tema para que se olvidara pero tenía que hacer algo ya: o irme o follármela.

El se levantó al baño y cuando desapareció,  aproveché para comerle la boca. Temía su reacción pero se entregó al beso. Cuando él se presentó en su asiento de nuevo, estábamos besándonos y yo metía mano a sus pechos, pequeños pero bonitos. Cuando le vió, le instó a que estuviera muy cerca de ella y él dijo que nos fuéramos a la cama. 

Se tumbó ya desnuda, tenía un bonito cuerpo que ya había adivinado con su vestido puesto. Yo me quité los zapatos, la ropa y dejé mi tanga puesto. Me lancé entre sus piernas mientras él se movía alrededor de la cama observando. Me estaba fastidiando que no pudiera meter mano a mi culo ahora mismo en pompa esperando un toqueteo ansioso… pero bueno, me centraré en lo que tengo delante. Un coño afeitado perteneciente a una mujer que volvío a reiterar que ella era la que tenía que recibir todo el placer. Suspiro ahora mismo mientras escribo y recuerdo mi sensación… esas cosas me sientan mal si no las se con anticipación y puedo tomar mis propias decisiones. A lo mejor sí me apetecía ir para darle solo placer a ella pero.. y yo??? me hacía sentir como una puta y encima sin cobrar. Podría haberme inventado una tarifa en ese momento para eso y a lo mejor yo me sentía mejor. Lo olvidé para centrarme en su coño.

Acerqué mi cara lentamente hacia su cuerpo, la subí hacia su pecho, sus pezones me esperaban. Mi lengua lamió despacio para estremecerla aunque estaba más pendiente de donde estaba él y qué hacía que lo que yo le proporcionaba en ese momento. También me molestó, pero yo seguí. Rozando mis labios por su cuerpo, terminé llegando a su pubis. Ahí lo tenía, para mí, para disfrutarlo y ella soltó un gemido cuando mi lengua alcanzó su clítoris. Lo chupé, lo absorbí, jugué con él, con mis manos abría sus piernas para que me dejara entrar más con mi lengua. Introduje uno de mis dedos, no estaba muy mojada, pero claro, no puedo pretender que todas las mujeres sean como yo, tipo charco. El dedo se abría paso en su coño, entraba y salía mientras mi lengua chupaba todo lo que allí se podía chupar. Ella se retorcía y mi culo seguía en pompa. De vez en cuando mi mirada se dirigía al hombre presente para ver su reacción, se estaba poniendo muy cachondo y se que sufría por no poder meterme mano pero su chica se lo había dejado muy claro. 

Después de un rato saboreándola decidí que era momento que ella también hiciera algo, así que le pregunté que si quería aprender a comer un coño. Asintió, sin mucho entusiasmo, pero entonces le pregunté a él mientras me tumbaba en la cama boca arriba mientras sacaba mi tanga del sitio: “¿Quieres ver como tu chica aprende a comerme el coño?”. A lo que él respondió que sí, que quería verlo. Yo le dí, además una idea. Que podría follarla mientras lo hacía. Así que ella se puso a cuatro patas, con el culo en pompa mientras acercaba su boca a mi clítoris deseoso de recibir placer. Me encantó sentirla ahí. Mis caderas se elevaban y se movían para facilitarle la tarea. Estaba muy pasiva, chupaba, lamía pero sin gran intención. Le ayudó un poco que le metieran la polla hasta adentro. Después de vérsela me alegre pues no era de gran tamaño ni nada del otro mundo así que, tampoco me iba a perder gran cosa sin catarla pero parece que a ella si que la hacía feliz. 

Saber que estaba siendo follada me puso como una moto, los empujones para que su polla se adentrara en su coño una y otra vez hacían que su boca masajeara mi punto de placer y se pusiera a mil por hora. Agarré la cabeza de ella para hundirla en mi coño y no dejara de chupar mientras me tocaba un pezón girando y girando mis caderas cachonda perdida buscando el orgasmo. No quería que acabara ese momento de excitación para mi. Ella no estaba disfrutando mucho, o no lo exteriorizaba pero tenerla ahí, aprisionada contra mi con mi mano y atrapada con la polla por el otro me hacía excitarme muchísimo. Finalmente lo grité: “Me corro!! me corro!!! me voy a correr!!! que bueno!!! sigue, sigue, sigue chupando!! no pares!!!! “ Él aceleró su ritmo de follada con lo que los choques de ella contra mí eran más fuertes y yo me corrí como una loca. 

Bueno, yo ya había conseguido mi orgasmo. ¡Maricón el último! jajajajajaja

Entonces hubo un cambio de postura, él se tumbó y ella comenzó a cabalgarle pero no le miraba a él, sino que lo hacía mirando hacia mi, con sus piernas muy abiertas. Era bastante sosa follando, la verdad, pero bueno. Me invitaba a que le comiera el coño de nuevo, así que lo hice. Justo debajo de mi barbilla estaban los huevos de él. Mi lado diablillo de activó. Sabía que no iba a ser del agrado de ella pero se que eso a él le iba a poner supercachondo así que, tapada con mi cabeza, fui acercando una de mis manos a sus huevos y comencé a masajearlos. El ritmo de sus caderas se aceleró, sabía que le estaba gustando y seguí haciéndolo mientras saboreaba ese coño follado por su polla mientras subía y bajaba. De vez en cuando, mi lengua también tocaba su polla a propósito pero, la verdad es que es bastante difícil comer un coño follado sin tocar la polla que lo está haciendo. Y si alguien lo consigue, que me lo explique….

No se como lo supo pero, de repente, pegó un brinco, sacó la polla y se sentó en la cama mirándole acechante y gritando: “¡¡¡ Te está tocando !!!, ¡¡¡he dicho que no quería que lo hiciera y estás dejando que te toque!!!!”

  • Cariño, es muy difícil estar ahí comiendote y no tocarme, no está haciendo nada, le contestó él
  • ¡¡¡Pero, he dicho que no quería que te tocase!!! 

Yo le dije lo mismo, sin querer echar más leña al fuego y sin contestarle lo que realmente pensaba que era que se lo podía quedar con patatas, que vaya manera de follar sosa que tenían los dos y que la tenía pequeña. No lo dije pero, me levanté, me vestí mascullando que no me creía que eso estuviera pasando de verdad. Que era increíble que alguien que quería hacer un trío no dejara ni rozar a la otra persona. 

Cuando terminé de vestirme, les dí un par de besos a los dos en las mejillas y me despedí como una señora deseándoles mucha suerte, mientras él hacía que ella entrara en razón porque había entrado en bucle y se había cabreado sobre manera con él. Creo que hoy la iban a tener gorda a costa de querer jugar conmigo. Pero, el que juega con fuego, se puede quemar y ellos, se quemaron. 

Salí a la calle y el calor me dió una gran bofetada. Era ya casi de noche pero la temperatura en Madrid era agobiante. Y… que hago ahora? Arreglada, cachonda… sin plan B y los locales de intercambio cerrados… Mmmmm …. voy a llamar a mi amiga Ana a ver por donde anda y si está de copeo por ahí. No será plan de folleteo pero unas risas tengo aseguradas. 

A los pocos minutos el chico me mando un whatsapp pidiéndome perdón por la situación y diciéndome que no sabía por qué se había puesto ella así. Pero yo si lo sabía, él no había sido sincero en ningún momento con ella y eso pasa factura. Le dije que la próxima vez supiera a quien tenía al lado para proponer planes a otra persona que tuviera que hacerse 130 km para pasar un rato “agradable” después de estar trabajando todo el día. Y ahí terminó el asunto. En el fondo creo que él se moría de vergüenza.

En el camino hacia el lugar donde habíamos quedado, mientras conducía, le hice una llamada telefónica a Ángel y le conté lo que me había pasado. Flipó, claro, pero también vio con la filosofía con la que me tomo las cosas. Todo son experiencias, de todo se aprende y todo sirve. Solamente hay que extraer lo positivo y hoy voy a terminar de risas, habiendo hablado desde el corazón con el hombre que me gusta y satisfecha conmigo misma. ¿Que más se puede pedir?

Desde aquí solo voy a recomendar algo a las personas en general. Las mentiras tienen las patas muy pequeñas. No nos damos cuenta pero nos acostumbramos a ocultar o no decir verdades para que otra persona no se moleste o no se incomode o para conseguir nuestros propósitos pero…. antes o después las cosas se saben. Hay que ser sinceros, primero con nosotros mismos, planteándonos qué es lo que buscamos y queremos y cuando ya lo sepamos intentar buscar lo que otro quiere, sin tapujos. Tendemos a que, cuando conocemos a una persona, no sepa todo de nosotros por que no sabemos si le va a gustar pero, cuanto antes sepa todo, sabremos si es la persona adecuada para, si no es así, seguir buscando…. 

Esa noche mi satisfyer tuvo un gasto de pilas considerable… estuve cachonda toda la noche… uffff

2 comentarios sobre “Un trío sin trío

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .