Tres pollas para mi (1ª parte)

Autora: Estefanía Mor

Es increíble cómo pueden crearse situaciones morbosas y especiales. Lo que parecía una inocente cita, bueno, va, no tan inocente, pero bueno la cita era entre Rocío, Jesús y yo para ir a un local, se convirtió en un encuentro muy morboso y excitante.

Me di de alta el otro día en una nueva aplicación. Me empezaron a llover saludos de parejas y hombres solteros pero en uno de mis cotilleos para ver usuarios encontré una foto que me llamo la atención y la descripción era sugerente. Le escribí un “hola” que fue respondido en breve y después nos diríamos unos mutuos “que guapo/a” que hicieron saltar mi sonrisa. Le conté mi situación de trío poliamoroso en relación abierta y creo que le moló la idea. Bueno, he de reconocer que, cada vez que lo cuento no deja de sorprender y de excitar la situación tan morbosa que tenemos y a la que nos gusta incorporar más componentes a nuestros juegos sexuales.

Enseguida le propuse a Ray la cita para que viniera después de comentárselo a Jesús y de mandarle unas fotos a Rocío para ver si le gustaba. Como para que me hubiera dicho que no!!! No me hubiera importado….para mi solita jajajajaja

Muchas pollas para mi, se acerca mi cumpleaños y voy a empezar a hacer “casting” para ese gang bang que me voy a regalar. Ya tengo fecha, el 14 de marzo es mi cumpleaños y el 15 de marzo me voy a encerrar con unos cuantos hombres. Así que, en ello estoy…. entre otras cosas jejeje

Bueno, Ray aceptó rápidamente, le dije lugar y hora y dijo que allí iba a estar….y estuvo, vaya que si estuvo…Mmmm

El domingo quedamos a comer Rocío y yo. Nos gusta vernos a solas y hablar de nuestras cosas sin que esté nuestro hombre delante. Le ponemos un poco verde y nos quedamos tan a gusto. Además de arreglar medio mundo. Él se ver loco en la distancia de saber que estamos juntas. Tenerla cerca me excita, me vestí muy sexy para ella, se que le gusta y me siento deseada. En el baño del restaurante le magreé las tetas mientras Jesús nos esperaba fuera con su coche para llevarnos al sitio donde pasaremos una tarde de pasión, lujuria y sexo desenfrenado.

El encuentro siempre es un escándalo, las personas de nuestro alrededor flipan, le besamos las dos, le abrazamos las dos, nos besamos entre nosotras y nos subimos al coche. Dos tias de casi 1,80 cm con un hombre atractivo y guapo de casi la misma altura, llamamos la atención allí por donde vamos, la verdad.

Tuvimos que esperar en la puerta por que un amigo de Jesús le dijo que iba a venir y que entraría con nosotros, así que mientras esperábamos nos seguíamos besando. No tardó mucho. Entramos y los primeros sobeteos fueron en los vestuarios. Amador y Rocio ya se conocían y habían follado ya, a mi me sobaba y decía lo fuerte y lo alta que era. Me gustaron sus manos sobre mi piel, me pone cachonda ver como Jesús me mira mientras él se acerca a mi para acortar distancias hasta que llegue a follarme, es muy, muy, muy divertido. (Ufff…y me pongo caliente de recordarlo ahora)

Decidimos ir a tomar algo lo primero, pero Jesús se hacia pis y yo, también, asi que nos escapamos al baño. Mientras bajaba detrás de él, no me esperaba, se me ocurrió que iba a entrar al baño y le iba a pedir algo. Algo que no había hecho nunca y yo así tampoco pero que, de pensarlo, me excitaba. Justo cuando cerraba la puerta, me oyó y me abrió. Le besé en la boca, abrazándole y le dije: “Méame”. guaaauuuu, mientras se lo decía me moría del gusto, nunca me había sucedido eso. “Pero, te tendrás que duchar luego”, me dijo. “Pues me ducho, hazlo!!!” Antes no me ha llamado mucho la atención ese tipo de prácticas pero es que de él me pone cachonda, todo. Me coloqué de frente a Jesús a horcajadas del retrete, recibiendo su meada cálida. Cuando la noté en mi clítoris y resbalaba el líquido por mis piernas me corrí locamente. No pude reprimirlo ni quise. Bufff… que bestial!!! Mi sonrisa, de oreja a oreja la pudo disfrutar el hombre que orinaba en el baño cuando salimos nosotros, pude oir como decía “Que bueno, que bueno!!!” Lo había oído todo y lo había disfrutado. De ahí a la ducha y, de camino, le pregunté a Jesús que había sentido él: “Un morbazo impresionante!!! “ Nos duchamos y según íbamos a subir, Rocío y Amador bajaban. El no conocía el local y nos dimos una vuelta para que se hiciera una idea de donde estaba. Rocío se despistó y me quedé con los dos. En un momento de parón en la visita a las instalaciones me vi con un hombre a cada lado. Uno metía su mano por detrás y el otro por delante diciendo lo suave que tengo la piel y lo cachonda que soy. Me dejo llevar…. cuando los demás se dan cuenta de lo que está sucediendo hacen corro a nuestro alrededor. Esas manos me están haciendo llegar al éxtasis. Mmmm, me gusta y me gusta que miren los demás como me corro, como gozo, como disfruto lo que estos dos hombres permito que hagan conmigo. Me corro, jadeo levemente pero ellos saben que he alcanzado el orgasmo. En vez de parar, los dos siguen estimulándome. El segundo aun es más fuerte. Los otros hombres se van acercando cada vez más y grito cada vez más tambien mis orgasmos, uno detrás de otro. Muevo mi pelvis de adelante a atrás, mis brazos se apoyan cada uno en un hombro para guardar la estabilidad y no caerme al sentir tanto placer. Me chorrea el coño y noto gotas cayendo por mis piernas, estoy tan cachonda de que Jesús permita que Amador me toque, me preste…

Jesús no tiene alma de Amo. Sabéis que yo he hecho mis pinitos en ese mundo y me pone muy cachonda pensar en que me presta para disfrute de quien él quiere. Me pone mucho pensar que él permite que otros hombres me follen en su presencia para deleite propio y para el mío, por supuesto. Estos últimos días me está excitando “buscar” jóvenes con buena polla para que me follen, para que él lo vea. Y el primero va a ser Ray…. ¿cuando llega?

tic-tac-toe-1777933_1280Subimos con Rocío y Amador a la barra y nos tomamos algo. Las toallas que dan en estos sitios son muy pequeñas o yo soy muy grande. Conclusión y decisión, si se cae, se cae y que se vea lo que se tenga que ver. Me siento en una banqueta de la barra del bar, igual que Rocío y los hombres se quedan de pie. Teníamos que esperar a Ray para empezar la acción, no nos parecía bien encerrarnos por que si no no nos iba a encontrar asi que nos lo tomamos con calma. Jesús, cuando ve que mi toalla cobra vida y se cae decide “tropezar” y caer a mi coño para comerlo. Allí, en medio, sin pudor. Me pone muy muy ardiente. No solo chupa, muerde, mi clítoris se hincha y se encoge cuando siente esos dientes, se hace grande y pequeñito, grande y pequeñito, late hasta que explota de placer. Respira sobre él y su cálido aliento revive el deseo, el calentón. Sentada en esa silla incómoda, no se donde poner mis piernas para que siga comiéndome la entrepierna y el liquido siga chorreando hacia mi culo. Hoy le va a hacer falta estar preparado. Quiero todo por todos mis agujeros. Cuando ya me he corrido unas cuantas veces, pierdo la noción. Se levanta y mira hacia donde está Rocío y decide bajar de nuevo para comer tambien ahí. Amador mientras aprovecha para preguntarme si me pone cachonda ver como follan ellos dos. Le digo que, claro, que me encanta verlo, de hecho. Siento placer por su placer y mientras contesto miro las tetas de mi amiga. Madre mia!! si es que están para comerlas… la toalla tampoco le sirve mucho a ella, la verdad. Así que alcanzo con mi mano a sobarlas mientras Jesús está estimulando su coño con la lengua y Amador mira de un lado a otro.

Un rato de charla. Aclarar la garganta con nuestras copas y de repente me veo con la boca de Jesús en un pezón y en el otro la boca de Rocío. Amador ve claro el camino y mete su mano en mi coño húmedo. Todo un espectáculo, para mi, que soy la protagonista del momento, que lo disfruto, que lo gozo, que me corro!!!!! Aghhh, que dedos tiene ese hombre, me toca y me corro sin control. Lo estoy gozando mucho y los que hay alrededor en la barra, tambien, por que no decirlo.

Jesús levantaba la vista de vez en cuando a la puerta, igual que yo. Estábamos ansiosos por que apareciera el joven apuesto que había quedado con nosotros. Con un poco de retraso se acerca hacia mi con una amplia sonrisa, brillante, nos damos dos besos en las mejillas y le presento al resto de los que allí estaban conmigo. Nos dice que no conoce el local, así que, terminando nuestras copas, nos vamos a hacerle la ruta turística… jajajaj no dejo de trabajar nunca eh!!

Continuará…..

2ª parte PINCHA AQUI

 

2

5 comentarios sobre “Tres pollas para mi (1ª parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .