5 fantasías

Voy a echar la vista atrás solamente un par de semanas. El fin de semana previo a las Navidades y en el que los compromisos se agolpan y tienes que decidirte por acudir a un sitio o a otro y dejar otros dos o tres más….estos días son odiosos y, no solo por eso….. yo tenía mi fiesta de baile y, tenía claro que no me la iba a perder. Por otro lado Roció y Jesús planeaban su salida de Navidad y querían que participara de ella, así que, me planteé que podrían venir también ellos a esta fiesta. Pero no solo planeamos la noche, si no también el día completo. Desde por la mañana estaríamos juntas Rocío y yo y por la tarde se incorporaría al plan él. También habíamos hablado de cosas que nos gustaría hacer juntos esa tarde mientras Rocío trabajaba, un inconveniente de última hora para ella que nos hizo cambiar algo los planes pero sin mucho trastorno.

Jesús y yo tenemos unas mentes muy abiertas y muchas fantasías pululando por nuestras cabezas. Esta semana, entre quedada y quedada y conversación tras conversación se nos había ocurrido adquirir un nuevo juguete para cumplir alguna fantasía, mutua, suya y mia. Queríamos hacernos con un dildo doble. Yo ya había comprado uno simple pero no era lo que esperaba cuando lo tuve en mis manos cuando lo adquirí para la noche que pasamos juntos hace unos meses.

Para nuestro plan del sábado, en el que nos veríamos con Roció iba a ser perfecto tener ese juguete….Mmmm, si….así que el viernes quedamos en MAdrid después de hacer una búsqueda por internet de donde podíamos encontrarlo. Un pequeño sex shop en un barrio de MAdrid nos proporcionó el utensilio perfecto. Un dildo doble, de gran tamaño, con el que el que está dando placer también lo recibe del propio juguete, la caña!! De color violeta, no pudimos contenernos para hacernos una foto con él y mandársela a Rocio Desde la tienda. Se me ocurrían muchas cosas que hacer con aquello…. que ganas de probarlo!!

Al día siguiente fui hacia la casa de Roció, me recibió con un fuerte beso en los labios. Estaba preparando la comida pero sus hijos estaban a punto de llegar así que no me lance a nada más. Hay que guardar las apariencias, aunque me muera de ganas por comermela….y ella de comerme a mi. Jesús había quedado en ir luego a buscarme al trabajo de ella para pasar un rato juntos mientras estaba ocupada. Lo habíamos hablado ya, el plan era ir a pasear en su moto nueva, algo que no hago desde hace….muchiiiiiiisimos años y que me encanta. Con él va a ser toda una experiencia. Y, en efecto, estaba hasta nerviosa. Sentarme Detrás , que note mi cuerpo en su espalda, mis manos asidas a él para asegurarme la estabilidad, guantes, casco , acelera…..acelera….. ponerme en sus manos en todos los sentidos, bajo su pericia conductora, depositar esa confianza plena en alguien sintiendo a la vez la libertad que te permite ir a grandes velocidades en una moto sin más que tus dos piernas para sujetarte y tus brazos, me excita. La velocidad, la confianza depositada, ir notando su cuerpo, sus toques de cariño con su mano en mi rodilla, su cabeza torciéndose para verme por el rabillo del ojo, ….todo eso, me excita. Paramos en un camino, para nada más que contemplarnos con mimo, frente a frente, abrazarnos, besarnos, hablarnos, mirarnos a los ojos. Atardece, el sol se está poniendo y no puede ser un momento más bonito para ese paseo, ese acercamiento, ese espacio-tiempo solo para nosotros. Nos hacemos un selfie que quedará para nuestro recuerdo y volvemos con Rocío dando otro paseo antes de regresar.

Él va a arreglarse a casa y nosotras lo hacemos allí mismo para llegar a tiempo a la fiesta de baile. Al final, reúno planes y soy capaz de no perder ninguno. Voy a estar con mi gente, con mi gran afición, que es bailar y, ademas, con Jesús y Roció….se puede pedir más? 

Estaba pletórica. Presente a mis amigos a Jesús y a Roció y comencé a bailar con todos mis compañeros, con uno con otro. Ellos dos se quedaron en la barra bebiendo y Jesús de vez en cuando era reclamado por mi para que bailáramos juntos. Decidimos no realizar muestras de cariño delante de mi gente, bueno, más bien, decidió el…. cuando bailábamos, de todas formas, creo que no hacía falta que nos besáramos siquiera para que todos se dieran cuenta de que juntos emanamos algo. Bailar con el, me excita muchísimo. Me encanta que me enseñe, equivocarme, que me corrija, reírme cuando lo hago, disfrutar de esos momentos …. fueron indescriptibles para mi. Hacíamos el amor en cada roce, cada vuelta, cada mirada, cada sonrisa. Rocío hizo buenas migas con mis amigas y se daban conversación, mientras tanto. 

También baile con ella, apretándola contra mi, éramos muy observadas y deseadas, eso se percibe y de que, aunque no hicimos nada “sospechoso” la situación de los tres allí levantó suspicacias y comentarios al respecto. Sabeis que me encanta escandalizar, así que, podréis imaginar que yo estaba feliz con la situación.

Después decidimos irnos unos cuantos a tomar una copa para seguir con las risas y el buen rollo, seguir bailando y alargar ese momentazo que yo estaba disfrutando tantísimo. En un rato, ya me apetecía otro tipo de momento, el de los tres, así que nos dirigimos hacia mi casa.

Entramos muertos de frío, nos costaba quitarnos el abrigo, así que nos sentamos en el sofá, con toda la ropa puesta. Lo teníamos todo bebido, hablado y reído por esa noche así que solo nos quedaba entregarnos a los placeres carnales, sin más dilación. 

Nuestro hombre fue el primero en deshacerse de la ropa. Empujamos la mesa hacia adelante mientras él bajaba sus pantalones mostrándonos la polla con un tamaño considerable. La miramos con deseo, nos lanzamos hacia ella para lamerla y chuparla mientras ya nos empezábamos a despojar de nuestras prendas. La lujuria salía por todo nuestro ser, habían sido muchas horas de contención y ahora vamos a dar rienda suelta a nuestros deseos. 

Jesús le pidió a Roció que le pusiera el coño en la boca, sentado en el sofá, ella lo hizo, jadeando, loca de deseo y yo vi esa polla que necesitaba en mi y no lo dudé dos veces. De espaldas a ellos, después de haberme desnudado completamente, me senté en esa polla descomunal que pedía guerra. Mi coño no había tenido ningún jugueteo por lo que ofreció resistencia para entrar hasta el fondo, cosa que me encanta, por cierto. Cuando la sentí dentro, con todo mi peso puesto sobre Jesús sentí de repente un extasis brutal. Dos cabalgadas y cuando saque la polla un squirt a chorro le regó. El suelo se encharcó pero seguí, no podía parar y la volví a meter, cabalgando otro par de veces. Esta vez Jesús abría mi culo con sus manos y elevaba mi cuerpo a la vez que decía “mira, mira, mira guauuuuu….!!! Y otro chorro tipo fuente volvía a surgir de mi. Eche una manta al suelo para que absorbiera todo pero seguí follandome, el placer era brutal y no quería dejar de sentir eso. 

Roció también comenzó a correrse sobre el, sentía el chof, chof, chof de su coño en las manos y en la boca de Jesús. Cambiamos de posición, ella le cabalgaba a él mientras yo le ponía el coño en la boca. Él no dejaba de decir: “pero, que os pasa hoy? Vaya dos, madre mía!! “ la verdad es que estaba siendo brutal. Las corridas de las dos fueron numerosas. Cuando nuestros jadeos tomaron un respiro nos miramos y decidimos irnos a la cama.

Él quería follarme a cuatro patas mientras me veía comer ese coño. Así que, así lo hicimos. El,estaba a tope, su polla estaba muy a tope y me pego una buena follada, hasta el fondo, como a él le gusta y a mi me encanta.  Entonces me dediqué a ella, la cubrí de besos en sus tetas, me tumbé sobre su cuerpo y me la comí enterita. El,se colocó a nuestro lado, bajó de la cama para no perderse ni un detalle mientras se sobaba su miembro.

03567834-8C6F-416A-A97F-4B9CAB4BE95EEntonces se me iluminó la mente y recordé nuestro juguete. Quería follarmela, yo también estaba a tope!! Me levanté, lo busqué, lo lavé me lo coloqué. Como es doble, tuve que introducirme el otro dildo en mi coño, lo que provocó gran placer en mi. Los dos me observaban con atención y curiosidad. Yo estaba servIdita, la verdad, cualquier movimiento que hacía con eso entre mis piernas, me proporcionaba placer y verme con un pene entre las piernas me hizo mucha gracia. Ufff…esto me va a gustar!!! 

“Ponte a cuatro patas”, le dije a Roció y “mientras, que te coma la polla”, le dije a Jesús. Y yo, con los pies en el suelo y el culo de Rocío delante de mi, agarre el dildo que tenía entre mis piernas y lo introduje ayudándome con la mano agitando mis caderas adelante y atrás para follarme ese coño. La cogía de las caderas para acercarla más a mi y que entrara bien ese artilugio follador. Jesús me miraba a los ojos y resoplaba haciéndome ver el placer que sentía viéndo como me follaba a Rocío. Yo, empujaba y empujaba y en uno de esos momentos logré mi orgasmo con ese dildo doble metido en dos coños y ese hombre mirando como lo hacía y, ademas, excitado de verme hacerlo.

La postura fue degenerando, subí a la cama. El,dildo se salía de ese coño húmedo y debajo estaba el cuerpo de Jesús, tumbado. Me encontré con su ano muy a mano. Roció subió para que le comiera el coño y yo jugué con mis dedos en el agujero de Jesús. Yo me frotaba para seguir disfrutando, seguia con un trozo de látex que me daba mucho placer. El se asomo entre el cuerpo de ella y me dijo moviendo los labios: “Follame, Follame el culo!!” No me lo podía creer!!, me estaba pidiendo que me lo follara!! Ufff…eso era ya “too much” para mi. Otra fantasía que iba a ver realizada de la mano de ese hombre que me tiene loca. Es la horma de mi zapato, todo nos viene bien, todo nos gusta, nos excitan las mismas cosas y nos encaminamos el uno al otro hacia el placer mutuo con cosas que para los demás igual no son “normales”. 

Antes de analizar nada, seguí mi instinto animal que, en ese momento era, muy, pero que muy animal….. me arrimé a por el lubricante, lo apliqué en el juguete y en el culo de Jesús y poco a poco fui introduciendo aquello dentro para follarmelo. Me pedía más. Intentaba tener cuidado para no hacerle daño pero estaba salidisimo, quería sexo salvaje. Mientras apretaba más y más para follarle yo, alcanzaba mi or gasmo, me corría brutalmente, lo grité, me volví loca…yo también estaba necesitada de placer loco, sin control, lo estaba teniendo. 

Ahora voy a buscar una doble penetracion y si a la vez estoy yo follandome a Rocío, va a ser…total!! Ella tumbada boca arriba, yo, encima, con mi dildo todavía dentro y follandomela y Jesús por detras, jugueteando con mi culo. Cuando dejo de juguetear, me lo atravesó con su verga, sin cuidado, hasta el fondo. Deje de preocuparme de si el juguete estaba dentro o fuera, al principio si lo estaba y sentir mis dos agujeros penetrados fue la locura para mi corriéndome, como una loca, quería más, no quería que parara. Ofrecía mi culo, girando mis caderas. No dejaba de follarmelo. A menos de un palmo, la cara de Roció mirándome atentamente, flipando con mi placer. Te gusta, puta?, te gusta por el culo? Madre mía, tienes la cara desencajada. Todo lo que Jesús me apretaba en el culo lo sentía ella a traves de mi cuerpo. 

Elevaba mis caderas, abría más mi culo, no pares, quiero mas, dame todo, follame hasta que no pueda mas, mi culo no tiene fondo, abierto, deseoso…esa verga no tiene fin tampoco, ya no sabe como ponerse para apretarme y apretarme más y mas….no va a escuchar de mi que no quiero mas, todo lo contrario…. o insaciable, me encanta que me folles, cariño, así, sin filtro, salvajemente. 

Roció aprovecho un momento de descanso para salir de debajo de mi, dijo que ya no podía más y se quedó de espectadora. Decía que se me desencajaba la cara de placer, que no había nunca visto nada igual….. la verdad es que nunca había sentido nada igual. En ese momento podría haber hecho y que me hicieran cualquier cosa.

Me tumbé exhausta boca arriba, todavía con el juguete entre las piernas. Roció se tumbo sobre mi y comenzó a comerme las tetas. Jesús se puso de pie en la cama y me susurró algo,que me dejó perpleja: “ quieres que me folle?” Ufff…pues claro, pensé, asintiendo con la cabeza y entreabriendo mi boca de deseo. Se fue agachando hacia mi polla y se clavó ese juguete en el culo, follandose y dándome placer a mi también con sus movimientos. Mis jadeos iluminaban la habitación, no podía más de placer. El, subía y bajaba, se follaba, disfrutaba, le gustaba. Lo hacía para mi y lo gozaba. Llegue a mi orgasmo escandalosamente. Mmmmm….no sé si se puede sentir más.

Nos tumbamos las dos boca arriba, Jesús acercó su polla a nuestras caras y pajeandose sobre nosotras echo toda su leche para nuestro deleite. Que locura de noche!

Se puso entre las dos y nos reímos al darnos cuenta que yo seguía tumbada con el juguete entre las piernas, le había cogido gustillo…. me encantó la experiencia y no había quien me lo quitara jajajajaja.

Fantasías cumplidas en una noche? Tres…. esta semana, en total, sumo cinco conseguidas. Las otras dos quizás os las cuente otro día pero, he prometido que ese relato va ser solo para los que estábamos ese día allí, así que, de momento, os quedáis sin saber jejejeje

2 comentarios sobre “5 fantasías

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .