Fantasía hecha realidad: morbo a raudales

Todos esperábamos tener una gran fiesta el día 31 de agosto. Estaba todo planeado para que así fuera, pero, por si las moscas, tenía preparado un plan b. Cualquiera de las dos cosas habría estado bien pero, finalmente, sucedió el plan b, que, por otro lado, habría estado incorporado en el plan de la fiesta si hubiera habido.

¿Cual es era ese plan? Pues cumplir una fantasía, pero no una mia, no. Una fantasía de Jesús que me había contado y que pudimos hacer realidad. Sentirme un poco Mamá Noel, me es grato, y más sabiendo que voy a hacer feliz a alguien que quiero. Además, participando de manera muy activa en ella.

Como todo lo que se planifica con tiempo, parece que en el último momento se va a fastidar, por unos o por otros, pero, finalmente, allí estaba, en mi habitación, decidiendo si me ponía el mono crudo o el vestido negro escotado. La verdad es que con mi tono tostado de piel, ahora me sienta bien casi todo.

Me decidí por el vestido negro, unas sandalias de charol rojas, un bolsito muy pequeño para ir cómoda y un foulard de gasa rojo, que al final casi no utilice. Maquillaje ligero pero de noche, labios muy rojos y mi pelo liso, muy largo y suelto. Me fotografié cuando terminé de arreglarme y tentada estuve de mandarle una foto a Jesús pero me contuve para que se sorprendiera de mi look. Aunque si que se la envíe a Marcos y a Carlos (el de la llamada de los 15 minutos)….los dos me dijeron que estaba preciosa.

Cuando me quedaban veinte minutos para llegar a recoger a Rocío, la tercera integrante de la fantasía, recibí la llamada de Jesús, que no esperaba, para confirmar la hora de quedada. Estaba nervioso y se había escapado antes de casa. En su voz se reflejaba la excitación como si fuera la de un niño la noche que llegan los Reyes Magos. Es tan entrañable, eso….

Subí a casa de Rocío con la intención de quitarle las bragas que llevará con los dientes y mandarle la foto a Jesús, tal y como me había pedido, si lo hacía, pero estaba uno de sus hijos en casa por lo que ni un triste magreo…yo que pensaba tener que retocarme los labios antes de ver a nuestro hombre…. bueno, ella se lanzó a mis labios para besarme pero como yo no sabía si estaba sola, fui prudente. Pero mi primer beso fue a su mejilla y ella se lanzaba a por mi….un cruce tonto jajajajaj me senté en el salón después de que me dijera lo impresionante que estaba y le mandé un mensaje a Jesús para decirle que estaba su hijo en casa y que no había podido. Bueno, también para eso tenía un plan b, jejejeje…. lo mío es maquinar!!

Se terminó de vestir y de maquillar, pero apareció con un vestido negro, en vez de uno blanco que me había dicho jajajaaj..ssshhhh, calla, que con ese vestido no me dejan mis hijos salir de casa!! Madre mía!! Como será el vestido!! “Lo llevo en una bolsa y me lo pongo luego, después de cenar, por si me mancho, que soy un poco torpe” me explico en tono muy bajito para que su hijo no nos oyera. Después de hacernos un par de fotos juntas frente al espejo de su entrada, salimos en busca del hombre del grupo.

Bajamos del coche y apareció como si de una carroza de Cenicientas se tratara. Bajó del coche, nos miró, nos besó y nos subimos los tres.

-Estoy pensando que me molesta un poco el tanga, dije en alto. Quítatelo, Rocío!!

-Uyy, no, que no se ir sin bragas, nunca he ido sin ellas

-Pues hoy lo vas a hacer, mira, así, y le mostré mi tanga en la mano generando una cara de estupefacción en Jesús y en ella, de obligado cumplimiento jajajaj…. no se lo podían creer!!

Cuando sentí mi coño liberado, me abrí totalmente de piernas. Yo iba en el asiento de atrás, detrás del copiloto, detrás de Rocío y cuando Jesús volvía su cabeza tenía una vista alucinante de mi entrepierna, húmeda, deseando sentir placer, solo con sus ojos mirando la raja ya lo siento. Metió su mano mientras Rocío bajaba sus bragas y las metía en el bolso. Comencé a gemir hasta correrme. Escandalizada de mi rapidez y mi descaro, no se lo podía creer. Cierto es que todo dentro de un local es muy diferente. La vida real tiene un morbo especial y eso, a los dos, les falta. Incorporar morbo en la vida cotidiana es la chispa de la vida, cosas mal vistas por la sociedad en general, detalles que puedan escandalizar, crea en mi una sensación de estar viva, de adrenalina, es como una droga, pero muy muy sana….no hago daño a nadie y a esta pareja la estoy pervirtiendo a base de bien.

Iba alternando coño, tanto ella como yo nos corremos muy fácilmente así que, podríamos haber cobrado entrada por el concierto de orgasmos, gemidos, jadeos, gritos, suspiros, que en aquel coche sonaron. Espero que resuenen en los oídos de su dueño durante mucho tiempo. Sabéis lo que me pone también muy cachonda? Saber que su pareja irá subida en ese coche sobre el asiento donde han ido nuestros coños chorreante de placer….ufffff…. Sin palabras!! Por cierto,…tengo que preguntarle a Rocío si piensa en eso….. si no lo hace tengo que enseñarla a generar ese tipo de placer, mmmmmm

Una idea brillante del conductor….”Os apetece ir a ver putas y travestis?” Yo, conteste rápido que si, morbazo…Rocío, no decía nada. Calle arriba, calle abajo, buscando, mirando, comentando con Jesús, eso es un tío, esa está buena….. cuando ya nos íbamos a ir, las dos mejores, dos pastelitos, jóvenes, guapas, cuerpazos, una con lencería roja, para comérsela, la otra con unas tetas de impresión. Yo, cachonda perdida de la situación, Jesús me provocó un súper orgasmo, tenía el coño chorreando….comentar con él lo que nos comeríamos, bufffff. Ahí Rocío no participó mucho, la verdad, creo que le daba hasta vergüenza.

Llegamos al restaurante. Nos comió la boca a las dos, nos tocó el culo a las dos, sin bragas. Nos sentamos a la mesa, el enfrente de las dos. Tipo buffet, nos levantamos nosotras y luego fue el. A lo largo de la cena íbamos turnándonos para ir. Él aprovechaba cualquier momento para besarnos a cualquiera de las dos. Las mesas de alrededor comenzaban a mirarnos. Teníamos a un hombre, loco, loco sin dejar de mirar. La provocación vino cuando ella y yo nos besamos también. Jajaja, esto es muy divertido. Una de las veces que Rocío nos dejó en la mesa, Jesús aprovechó para decirme que estaba espectacular y que le había sorprendido muchísimo lo guapa que estaba. Cosa que agradecí que me dijera, por supuesto, iluminando mi sonrisa. Yo, lo sabía, los ojos se le salían del sitio cuando me miraba. Hay cosas que a una mujer le encanta que le digan, mucho, pero que no hace falta, porque se notan.

Cuando pagamos necesitábamos todos ir al baño, curiosamente. Cuando entré en el nuestro, mire a Jesús y con los ojos le dije que viniera conmigo. Rocío entró en otro, ella realmente necesitaba mear. Cuando esa puerta se cerró, nos desatamos. Al ir sin bragas todo era muy fácil, ademas. Echo su boca a mi teta apartando mi sujetador negro, descolocándome todo el vestido, su mano alcanzo mi coño, consiguió un squirt en segundos. Controlaba mis gemidos pero me apetecía gritar el placer que estaba recibiendo. Su polla entró en mi boca a los pocos segundos, me agaché a por ella, la quería dentro, hacerla más grande si se podía. Cuando se la chupaba hasta el fondo, con arcada incluida del ansia que tenía, me di cuenta de que me estaba haciendo fotos. Intentaba mirar a sus ojos y me choque con su móvil. Salieron unas fotos muy chulas jajajaaj. Deseaba ser follada y se lo dije. “Follame, follame, por favor”, le dije dándome la vuelta, apoyándome contra la pared y sujetando mi vestido hacia arriba. El, con su pantalón bajado hasta las rodillas la metió de una, empujando, follando, apretando, dándome duro. Tiraba de mi pelo, yo gemía, me encanta sentirle dentro, cuando oímos unos golpecitos en la puerta. Rocío quería entrar, claro. Cuando abrimos solo oímos: “se os oye!!” Jajajajaja, “entra, anda”, le dijimos los dos, “ ahora se nos oirá más”, dijo Jesús.

Ella tampoco lleva bragas, por lo que es muy fácil levantar su vestido y acceder a su coño. Cuando Jesús se lo levanta para meter sus dedos en la raja, yo me agacho para comérselo mientras tanto. Llevaba un rato de retraso y había que calentarla al mismo nivel que estábamos nosotros…a mil por hora. El baño era muy amplio, tuve suerte en elegirlo, era ideal para follarnos los tres. Chorreo un squirt mientras le tuvimos que decir que se callara, que se nos oía, Jajajaja…..cuando estaba en el lío ella no se daba cuenta. Se agachó para comérsela juntas. Su móvil seguía haciendo fotos, esta vez éramos las dos las que salimos en ellas. Nos besábamos, chupábamos, comíamos, lamíamos, con ansia hasta que ella dijo que me follara….mmmmmmm “fóllate a esta zorra!, vamos”, dijo entre dientes. Me di la vuelta y me volvió a follar y me volví a correr.  Necesitaba esa polla dentro y ahora tenía una espectadora y quien sabe, si alguien escuchando tras la puerta, mmmmm. Después de correrme varias veces le tocó el turno a ella pero yo me hago con el mando de la polla para meterla y sacarla del coño. Me da un morbazo impresionante. Y a Jesús, ni te cuento. Veo en primera fila como entra esa verga que segundos antes me había follado a mi igual. Acaricio su culo y beso a Jesús, ella se da la vuelta después de su placer y nos besamos los tres. Él se compone y salen del baño juntos mientras yo me quedo a hacer pis y lavarme las manos. Cuando salgo, los dos estaban como si no hubiera pasado nada pero al salir a la calle, Jesús exclamó el momentazo que acabábamos de vivir. Espectacular!! Nos dirigimos hacia el coche, cada una a un lado del hombre del trío y él nos tocaba el culo y nos besaba agradeciéndonos lo que había sucedido.

Camino de la discoteca, seguimos con los tocamientos. Una vez aparcados Rocío decidió cambiarse de vestido, se iba a poner el blanco, que tanto le gusta a Jesús. Mientras se cambiaba nos decía que se iba a poner bragas, le insistimos que no lo hiciera, pero, se las puso. En el asiento de atrás del coche, se cambiaba, mientras yo me apoye en la ventanilla del conductor y desde allí el me tocaba el coño mientras ella se vestía. Salió a medio colocar, el vestido sin bajar y tuvo la suerte que la vio un chico que se tapó la cara a modo de guasa con los dedos abiertos. Jajajaj, nos reímos los cuatro, íbamos en la misma dirección. Roció le pregunto riéndose que si había visto algo y él dijo que no…fue muy gracioso. Era una de las personas que trabajaba en la discoteca a la que íbamos, seguro que luego le veríamos.

laser-1752656_1280.jpgEntramos, observamos, y en cuanto vi el baño cogí a Rocío de la mano y me la lleve para adentro. Nos metimos en un baño, la bese, levante su vestido y baje sus bragas comiéndola el coño bajo ella, haciendo que se corriera muy rápidamente. “Te dije que no te iban a durar mucho puestas…..”, le dije riéndome con ellas en la mano. “Te las guardó, o las guardas?. “Trae, trae, que las guardo yo en mi bolso”. Salimos y se lo contamos a Jesús. Puso sus ojos como platos, sonrió y palpó que lo que le decíamos era cierto. No daba crédito!! Roció jamás había hecho algo así y le tenía desconcertado. 

Pedimos nuestras copas y permanecimos al lado de la pista para comenzar a mover el esqueleto. Unas canciones nos gustaban más que otras pero empezamos a movernos a la vez que Jesús nos comía la boca a la una y a la otra, alternándonos. Un grupo de jóvenes que teníamos a nuestro lado comenzó a cuchichear y a comentar la jugada. A mi eso me encanta….los teníamos alucinados. De vez en cuando también magreaba yo a Roció y le daba algún beso. Un escándalo, los chicos tenían cara de …..¿dónde esta aquí la cámara oculta?

Bailes, bailes y bailes, magreos, besos, abrazos, miradas….complicidad a tope. Jesús y yo comentábamos la jugada cada vez que una tía buena pasaba por nuestro lado. Como si con un amigo se tratara, pero estoy segura que a él le gusta y le da mucho más morbo que sea conmigo. Nuestras caras brillaban de felicidad. Los tres disfrutando de los tres, con pasión, con compersión y he escrito bien….con compersión. Decidimos ir a visitar la otra sala de música latina. Mientras íbamos de una a otra Jesús, por detrás de mi llevaba su mano metida bajo mi vestido tocando mi chorreante coño….ufff…como me pone eso!!

A Rocío la sacó a bailar un chico que no hacía más que darle vueltas y Jesús y yo intentábamos bailar agarrados una bachata, salsa… el, sabe bailar todo eso, yo, ni idea….pero tan solo estar cogida a él dependiendo de sus movimientos me excitaba muchísimo. Nunca he podido bailar “agarrao” con nadie con el que mantuviera ningún tipo de relación y es nuevo para mi, siempre lo eché de menos y es una de las cosas que me gustaría poder hacer algún día.

Pedimos nuestra Segunda copa con los ritmos latinos de fondo. Me encanta ver como la gente que sabe, baila todo eso y me fijo mucho. Nos colocamos en una barra elevada, con fondo, por lo que no se nos veía desde la pista. La barra llegaba del pecho para abajo y detrás de nosotros teníamos la barra en la que servían las copas y estaba la gente que se colocaba también a nuestros lados. Una a cada lado de Jesús y una de sus manos se fue hacia el coño de Rocío. Ella le dijo que la miraban, que quitara la mano, que la estaban haciendo señas…. Jajajaja…en fin…. así que lanzó la mano hacia el otro lado, donde estaba yo. Subió mi vestido y sus dedos entraron en mi coño con suavidad para masturbarme y hacerme llegar al orgasmo mientras Roció se llevaba la mano a la boca para tapársela en gesto de escandalizada. “Madre mía, se está corriendo!!” Le decía al oído a Jesus, mientras yo cerraba los ojos y me dejaba llevar….mmmmmm…placer en público, rodeada, con música sugerente sonando en mis oídos…pufffff, indescriptible!!

Estaba siendo todo para nosotras, aunque sé que él estaba disfrutando muchísimo pero me apetecía comprometerle, probarle, así que, comencé a tocarle la polla por encima del pantalón con la intención de terminar de ponérsela dura. Lleve la mano de Rocío también a la entrepierna de Jesús y notó como se le iba poniendo dura mientras le miraba y le decía: “Te la va a sacar….te la va a sacar….”. Fue como un reto, tenerle allí, cachondo, con la polla dura, era ya muy fuerte, pero, si lograba sacarle la polla, se dejaba y, ademas, lograba que se corriera….buffff. Poco a poco desabroche su pantalón, toque su polla sobre el calzoncillo pero necesitaba sentirla de verdad. Me movía al ritmo de la música mientras Rocío despistaba su mirada por ahí. Cuando logré que el aire tocara esa verga, me sentí muy orgullosa de ello y Jesús cerraba sus ojos sin creerse muy bien lo que estaba pasando. Comencé a pajearle con ritmo, sintiendo como terminaba de convertirse en verga en mi mano, acompasada con los movimientos de mis caderas y mi cuerpo sobre el suyo, de lado, apoyada con la otra mano en su hombro. Él se abstrajo de todo lo que había a su alrededor, yo, también, estábamos metidos en una burbuja los tres y, en este caso, Rocío de espectadora, atenta a la cara de Jesús. Había una lata de bebida en la barra con la que Jesús jugueteaba desde hacía un rato con su mano izquierda, nervioso. Seguía pajeándole, cada vez más rápido, con ritmo, intentando que no se notara lo que estaba pasando. Tenía a alguien justo a mi espalda que, si se fijaba, no sería difícil que se diera cuenta de lo que ocurría. En unos segundos Rocío le preguntaba si se iba a correr, su cara lo decía todo y, ademas, estaba arrugando la lata por momentos, apretó y apretó hasta dejarla como una pasa mientras notaba su caliente líquido correr por mi mano mientras le decía al oído “Córrete cabrón!!!” Salió tan disparada su leche que no quedó mucho para mi mano. La restregué bien por toda la polla, limpiándola y la lleve a mi boca para lamerla con deseo. Jesus me miró y me dijo: “pero que hija de puta!!!” con la boca bien llena de sus palabras. Le cedí mi mano a Rocío para que también lamiera ese placer y mientras, Jesús me besó apasionadamente para llevarse parte de esa leche con él. 

Ya no sé cómo se compuso la ropa, bebí de mi copa, baile animadamente con una gran sonrisa en mis labios y Roció propuso ir a la pista. Jesús sacó a alguien que sabía para quitarse esa espinita de no haber bailado salsa en mucho tiempo. Volvió feliz y sonriente de su baile y quisimos regresar a la otra sala con música de discoteca. 

Más o menos en la misma ubicación de antes, nos quedamos. Ahora los grupos de amigos y amigas no eran los que había. Por lo que en cuanto comenzamos con nuestros besos y arrumacos, enseguida fuimos foco de los cuchicheos. Una canción que invitaba a hacer movimientos compulsivos con la cadera me llevó a abrirme de piernas y magrearme contra la de Jesús. Estaba muy excitada y abierta de piernas, con ese roce en mi clitoris, sin bragas…. cuando sentí lo que iba a suceder, le pedí a Roció que se follara la otra pierna pero no quiso. Así que, seguí con mi roce hasta que me apoye en el hombro de Jesús y diciendo: me corro, me corro,, me corro!! “ llegue al orgasmo con convulsiones y temblores visibles para las chicas que tenía justo detrás de mi. (Luego me diría Jesús que se habían dado cuenta de todo y que fliparon) Buahhhh…que noche!! Y todavía había mucha por delante!!

Salimos de la discoteca los tres de la mano para ir en búsqueda de un hotel. Justo allí cerca había uno, entramos, decididos, pero no había habitación. Eran las 4 y pico de la noche y no era plan de seguir deambulando. Así que, desde la recepción hasta el coche decidí tirar de teléfono mientras Jesús apoyaba en el coche a Rocío y la comía el coño en plena calle. Que fácil lo hace todo el ir sin bragas jajajaj. Luego, me tocó a mi….mmmmmm. Ya teníamos destino, aparcamos y fuimos a unos apartamentos por horas. 

En cuanto entramos, Rocío fue a la ducha y Jesús a la cocina para abrir una botella de cava mientras nos desnudábamos. Habíamos sudado bailando y necesitábamos refrescarnos. Roció salió del baño y se tumbó en la cama, fui yo a la ducha y cuando volví la mano de Jesús ya estaba en ella…no puede evitarlo. Ahora le tocaba a él y nos dejaba solas. Me tumbé al lado de Rocío. No tenía ese ansia de disfrutar de ella como cuando te ves solamente para eso, llevábamos toda la noche juntas y eso te permite dejar paso a la calma para el deleite. Besos apasionados pero con calma, roces, caricias. Ella se deja acariciar, mis manos tocan su piel con las yemas de los dedos, sus pechos, despacio, paso a paso, intentando conocer cada centímetro. Tumbada boca arriba arquea su espalda cuando siente esas caricias, por su cuello, sus pezones, sus labios, me encanta mirar su cara de gusto cuando lo hago. Es el más allá del sexo, es poder disfrutar del cuerpo en esencia pura, del tacto, que, sin darnos cuenta, lo perdemos cuando mantenemos relaciones sexuales. Follar es lo que tiene, follar no es acariciar, tocar…. Cuando pensamos en follar solamente entran en juego los órganos sexuales y algunas zonas erógenas pero ni siquiera pasa por la imaginación acariciar ni abrazar, algo, para mi, esencial en las relaciones humanas.

En pleno descubrimiento de su cuerpo, apareció nuestro hombre duchado disfrutando del espectáculo, nos decía que no paráramos, que siguiéramos, disfruta viendo lo que ve y de momento, toca su miembro mientras nosotras nos sentimos. De vez en cuando se le oye decir:”¡que bonito!” Le encanta lo que ve y no es para menos. Dos mujeres, amándose, disfrutándose, queriéndose delante del hombre que nos va a dar lo nuestro a las dos…..

Él empezó a idear su escenario. Le pidió a ella que se abriera para que la comiera el coño y ella le dijo que me follara mientras. Así lo hicimos, a cuatro con mi boca en la entrepierna de Rocío y el culo en pompa para ser follada de lo lindo, de esa forma comenzó nuestro juego a tres. Ella no hace más que repetir lo bien que se lo como. Se corre, disfruta, me encanta su jugo, tiene un coño delicioso y no puedo parar de disfrutarlo. Cuanto más lo hago, más excitada me siento y con esa polla entrando y saliendo de mí no tardo en orgasmar. Jadeo sobre esa raja deseosa de mi boca que vuelve a correrse. Las manos de él mueven mis caderas a su son. Me folla muy bien follada y la imagen, desde fuera debe ser fantástica. Cambiamos de posición, ahora voy a ser yo a la que me coma el coño Rocío mientras Jesús se la folla. Ese movimiento provocado por sus embestidas y la lengua jugueteando en mi, junto con la mirada de Jesús mientras sucede todo eso me provocan un gran placer. Pero ya no puedo más al escuchar de la boca de Jesús: “cómele el coño, zorra, cómeselo como se Merece!.,” mientras cogía su cabeza y sus sacudidas follándola se elevaban de ritmo. Explote de gusto, mis caderas se elevaban rápidamente para recibir más roce, movimientos rápidos y precisos en la boca de Rocío y esos ojos admirando mi lujuria, desencadenaron en un orgasmo brutal, largo y placentero.

“Ahora te toca a ti”, dijo ella. “ Túmbate que te vamos a dar nosotras el placer. ¿Donde te pides, arriba o abajo?, me dijo” “Abajo”, le contesté. Así que ella se colocó sobre su boca, de rodillas para que le comiera el coño, cosa que le encanta a él y yo me encalome en su verga. Me encanta cabalgar, sentirle dentro es maravilloso. Me movía, me follaba, me excitaba. De frente tenía a esa bella mujer también disfrutando y ese momento fue espectacular cuando las dos gemíamos, jadeábamos y mostrábamos todos nuestros deseos.

Cuando Jesús acertó a hablar nos preguntó que si queríamos leche. Claro que la queremos, que pregunta!! Nos tumbamos las dos boca arriba, yo abrí mis piernas y la vista le provoco querer follarme otra vez, así que me pregunto: “¿quieres que te la meta otra vez? “. “Claro que si”, “pues, ponte a cuatro” y…me follo, me follo, me follo hasta que su orgasmo llegaba inminentemente, entonces Roció estaba tumbada para que se la echara por las tetas, se acercó a ella y yo de rodillas esperaba su corrida con la lengua fuera delante de esos pechos también. Cuando salió chupe y lamí la verga y esas tetas embadurnadas de leche para besarlos luego a los dos. Mmmmmmmmmm……. él en medio y yo me apoye en su hombro. Estaba cansada, extasiada, satisfecha….y, tenía que trabajar en unas horas. En su hombro logré dormir unos minutos, quizás media hora según me dijeron ellos después….me habían dejado dormirme para que pudiera afrontar el día aunque fuera con media hora de sueño. Ese hombro me supo a gloria, me daba igual todo en ese instante. Me habría quedado así horas y horas pero la obligación me llamaba. Me duché con cara de sueño y pensando en lo bien que me lo había pasado. Nos vestimos y me llevaron hasta mi coche.

Marcos pudo disfrutar de esas fotos que hizo Jesús y le encantaron. Estamos deseando que se incorpore en nuestros juegos, la verdad.

Rocío se despidió con un beso y un abrazo deseándome que pasara un buen día, que tuviera cuidado con el coche y diciéndome “Te quiero” 

Jesus me dio unos cuantos besos mirándome a los ojos y diciéndome que había vivido un sueño, la mejor noche de su vida. 

Con esa satisfacción de haber vivido esta fantasía afronte ciento y pico kilómetros. Dándole vueltas a cada momento, a cada situación, a cada beso, a cada abrazo, a cada baile, a cada orgasmo, a cada sentimiento, a cada palabra dicha y a las no dichas también, a cada mirada, a cada gesto, a cada roce….. inolvidable para mi y para ellos. Pase lo que pase, lo vivido ya forma parte de nuestra historia.

 

5 comentarios sobre “Fantasía hecha realidad: morbo a raudales

  1. “pero ni siquiera pasa por la imaginación acariciar ni abrazar, algo, para mi, esencial en las relaciones humanas”, Estefania, esto lo comparto al 100 x 100, y el resto… Ufff, el resto ha provocado un subido nada más despertarme… Bueno, mejor dicho, dos subido es, y vaya dos…
    Sublime como siempre, un placer como nunca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.