Cinco minutos

“Llámame…”

Lo esperaba, esperaba el email que habías quedado en enviarme ayer por la noche avisándome de cuando podía llamarte. Hoy me despertó una llamada de teléfono, como ayer, y lo primero que he hecho al colgar ha sido mirar la cuenta de correo. No había nada…. Te olvidaste, no quieres “avanzar”, no te gusta sentirte vulnerable y me vas a evitar, quieres hacerme desear un rato más ese mensaje???….. eres canalla, eres capaz de eso y de mucho más, así que, esperaré.

He desayunado, he mandado unos mensajes, un par de llamadas de teléfono y…. ahí apareció tu “llámame”. Sentimientos????: alegría, sorpresa, satisfacción, regodeo y prisa por marcar, además de sentir que mi coño despertaba.

  • Buenos días, que tal dormiste?, he escuchado al otro lado del teléfono con una sonrisa muy visible. 
  • Muy bien, he dormido muy bien, y tu?, he contestado con cierto nerviosismo

Me encanta escucharte. Tienes una voz mágica, me envuelves, tu risa me transporta y te hago reír y me haces reír. Halagas la mia tambien, dices que es muy sensual. Nos ponemos mucho. Si alguien me hace sentir como una jovenzuela, y es el caso, siento atracción. Un poco de nerviosismo, se hacen silencios, necesarios para ordenar la cabeza y decir lo “correcto”. Al principio hay que cuidar las palabras, los gestos…. ¿cuidar, he dicho? cuando siento que me pones cachonda y al sentirte en mi oído, ya no cuido nada, me abandono… me dejo ir.. para ti.

  • Métete dos dedos, me ordenas de repente

Entonces te pongo en situación, me gusta que tu imaginación vuele a visualizarme donde estoy. Al aire libre, en mi jardín, viendo las montañas, rodeada de árboles y de naturaleza y algún vecino que podría oírme, no verme, pero si oírme. Te hago caso, meto mis dedos, el placer me embarga. Hoy no me masturbe cuando me he despertado, te esperaba, esperaba sentirte para hacerlo. Cuando empiezas a oir mi respiración entrecortada y yo veo muy cercano el orgasmo, me dices que sabes que deseo ser tu zorra y me pides que te lo diga.

Con mis dos dedos dentro, moviéndose frenéticamente, con las bragas apartadas a un lado y chorreando de placer, me voy a correr. Estoy en el sillón del porche de mi jardín, con mis gatitos subiéndose sobre mí, lamiéndome mientras tanto la piel de mis brazos, como si quisieran darme más placer del que estoy sintiendo. 

  • Dime qué deseas ser mi zorra, dímelo!!!! Estás deseando serlo, lo sé

Quiero decirlo, pero mis palabras se entorpecen con el placer, con el orgasmo. Mi coño me ordena que lo diga, mi mente se resiste, pero gana mi coño. Me corro gimiendo y jadeando al teléfono para ponerte cachondo. Tú, ese hombre que llevo oyendo dos días y ya sueño con tu voz, con tus abrazos y con tu polla. Lo digo: “Deseo ser tu zorra”

Después del orgasmo no puedo dejar de tocarme, necesito más y lo sabes, sigues hablando  y sabes que me voy a correr otra vez. Me lo dices, sé que te pongo muy muy muy cachondo y cuando me corro te encanta, me lo dices, exclamas lo mucho que te gustan mis corridas al teléfono. En dos días han sido unas pocas. Antes de ayer escuché yo la tuya y fue bestial. Me dio mucho más placer cuando supe que no lo hacías con nadie…. bueno, puedes decir lo que quieras, estás en proceso de “cortejo”. No me gustaría que mintieras en nada… prefiero que no me cuentes, ni me digas si no va a ser cierto. Me quedo con el silencio antes que con una mentira.

Me lo has vuelto a pedir, me has vuelto a pedir que me corra mientras siento tu placer al percibirlo, es una corriente mutua de deleite. Vuelvo a jadear, ahogo un poco mis gritos por que me pueden oir pero, la verdad, habría gritado a los cuatro vientos que me estaba corriendo para ti. 

No quiero colgar, no quiero que se acabe la llamada pero hay que trabajar, él y yo. Me has pedido que escriba mis sentimientos de esos cinco minutos que nos hemos dedicado hoy antes de iniciar nuestro día. He disfrutado mucho y me quedo con esto, con escucharnos, con la realidad del momento… no con unas letras anodinas que con cualquiera puedes cruzar.

Querer sentirme especial no significa que tenga que ser la única, pero tú tienes que querer que así sea y hacérmelo saber. 

 

cup-2218405_1280.jpg

Anuncios

2 comentarios sobre “Cinco minutos

    1. Jajjaja…no me lo pides pero un libro hemos escrito !! Lo de ayer…lo del otro dia….lo de todos los dias que hablo y me escribo contigo tienen un capitulo en mi. Hay veces que mi verdadera historia no me apetece compartirla por muy morbosa y excitante que sea. Esa la sabemos tu y yo, cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.