Encuentro nocturno

Autora: Estefanía Mor

  • “Me quedo de Rodríguez esta semana”, me dijo Jorge. 
  • Que suerte, le contesté, sin prestarle mucha atención. 

Todavía no le pillo muy bien si me dice esas cosas por facilitarme información pura y dura o bien por que me quiere proponer algo y no sabe muy bien cómo. Creo que teme una respuesta negativa o cierta falta de interés, pero claro, nada más lejos de la realidad.  Estoy deseando que me proponga planes y citas para cuadrar mi vida en torno a ellas. Esta iba a ser especial. Era una cita nocturna. Cómo entenderéis, es otro hombre con compromiso por lo que ese tipo de quedadas son más complicadas, así que, a mi, me hacen mucha ilusión. De hecho, incluso comencé a fantasear con pasar la noche completa junto a él, en una cama, terminando durmiendo abrazados, pero claro, lo he dicho bien….fantasear Jajajaja eso es gratis y nadie, nadie puede evitar que suceda, puedo crear mi propia película como a mi me de la gana.

Decidimos ir a un local liberal. El que él decidió yo no lo conocía y era una aventura nueva para mi, así que, fenomenal. Nuevas sensaciones, nuevos espacios….con una polla y un hombre que me encantan, así que, éxito asegurado.

Hacía mucho tiempo que no me vestía para una cita nocturna así que elegí un vestido que no me ponía desde hace mucho tiempo. De encaje, gris, ajustado, minifaldero, con escote y con el que me vi muy favorecida. Algo morena de mis vacaciones en la playa, la verdad es que sienta todo mucho mejor.

date-2491372_1280Estaba en la puerta del parking en el que habíamos quedado cuando llegué, se montó en el coche y me acompañó a aparcar y a meterme mano cuando eché el freno….uffff….como me gusta cuando me toca. Me vuelve loca!! Por la calle, nos cogemos de la mano y vamos tranquilamente a nuestro destino. La noche era para nosotros, había que trabajar mañana pero esa tensión de no tener que “fichar” da una tranquilidad genial y se nota en el ambiente.

Al entrar, pedimos una copa en la barra, sin dejar de besarnos, rodeados de parejas haciendo lo mismo. Me invito a ver el local, quería enseñarme cómo era y le seguí por las distintas estancias cada uno con nuestra copa en la mano. Me hice una idea de cómo era todo y volvimos a la barra. Me buscó un taburete, me senté en él y abrí las piernas para recibirle entre ellas, sin importarme quien veía también mi secreto entre las piernas. Se acercó sigilosamente para comenzar a besarme ansiosamente mientras palpaba cómo estaba mi coño. Solo con el roce del aire al tener mis piernas abiertas, ya estaba excitada, las bragas estaban empapadas y sentir sus dedos ahí me volvieron loca aunque con sus besos ahogaba mis gemidos. Pronto dejo de tocarme, quería ir más despacio….. uffff, que cachonda estaba!!! Nos quedaba por conocer la zona de parejas, así que me dio la copa en la mano después de otros pocos besos y nos dirigimos hacia allí. 

En la primera sala que me enseñó no había nadie, pero desde allí se veía otra en la que si que había un par de parejas follando, así que nos asomamos por la ventana. Cogió mi copa, la apoyó con la suya en una de las ventanas, dejé mi bolso delante de mí y sus manos levantaron mi vestido y se metieron en mis bragas. Enseguida exclamó : “pero si estás empapada ya, puta!!!!” No pudo contenerse, mi coño estaba listo para una penetración ya mismo, metió sus dedos, bajó sus pantalones y así, sin más y sin bajarme siquiera las bragas me folló a todo lo que daba su verga. Mi excitación era tal que me corrí casi nada mas sentir todo su trozo dentro de mi entrando y saliendo. Me vuelve loca este cabrón!! No quiero dejar de sentir su polla, es una pasada. Lo dura y con las ganas que entra y me folla, impresionante. Así que volví a correrme un par de veces más antes de que nos abrazáramos uno frente al otro besándonos con esa pasión que tenemos el uno por el otro y que, podría decir que va en aumento cada día que nos vemos.

En la sala en la que estaban follando las parejas que veíamos desde el otro lado, buscamos un hueco para recostarnos, bueno, recostarnos…es una manera de hablar. Nos desnudamos, dejamos nuestras cosas en un rincón y comencé a mamársela mientras una pareja se situaba tras nosotros para empezar a jugar también. Lamia su tronco, estaba a tope, me encanta!!!, después, tumbada boca arriba le recibí en mi coño con su boca….ufff cuando siento que desea darme placer con su lengua, sus labios, sus dientes….me invade un calor interno difícil de contener. Hay veces que sujeto mi vientre como queriendo recoger todo ese placer que se desborda sin orden ni concierto cuando empiezan a sucederse los orgasmos con sus dientes sujetando mi punto álgido del coño. De vez en cuando sus ojos se cruzan con los míos, se concentra en la tarea y yo miro por qué me gusta ver como se emplea en ello. Un día lo tengo que grabar, tengo que poner una cámara muy cerca de mi coño para ver como esa boca me facilita gusto extremo. También me folla ahí, a cuatro, empujando hasta mi fondo para empotrarme y hacer que llegue al climax varias veces más.

Decidimos meternos en el jacuzzi, pero no tenemos toallas, así que me acercó a por ellas mientras él elige taquilla y se empieza a desnudar. Yo voy hasta la entrada con el vestido de encaje, sin nada debajo, ni siquiera el forro, así que se me tiene que ver muy sexy, yo me siento sexy así.

En el jacuzzi, dos chicos. Nos metemos y uno de ellos sale. El agua está muy caliente. El chico que se queda es muy charlatán y enseguida entabla conversación con mi hombre. Mientras él y yo nos besamos, el chico comienza a meterme mano bajo el agua. Él no me gusta mucho pero me hace gracia. En cuanto Jorge se da cuenta de lo que está pasando deja de tocarme y se queda muy atento A mis reacciones. El muchacho me pregunta que si todo está bien y yo le digo que si, así que sigue tocando. 

Es curioso cómo funciona mi mente todavía, no me termino de acostumbrar a que un hombre disfrute de verme disfrutar con otro hombre. Han sido muchos años de relaciones establecidas como “normales” por la sociedad y aunque he sufrido una evolución brutal en los últimos tiempos hay cosas que mi cerebro se cuestiona. Y creo que además lo hace con más interés por que con Jorge voy más allá del sexo, nuestra conexión es brutal y creo que una de las cosas que nos conecta es esa, precisamente. El no cuestionar, no juzgar, el disfrute por el disfrute y el respeto de la libertad del uno y del otro. En nuestra evolución iremos adaptando y encajando todo, estoy segura.

El hombre “follarín” como le bautizó Jorge, metió sus dedos por mis dos agujeros, lamió mis tetas, me beso bajo la atenta mirada de mi hombre. Miró sus reacciones, me excita excitarle así, curioso…. Mi pelvis se eleva sobre el agua, Follarín me come el coño como puede y me corro arqueando mi espalda, sacando medio cuerpo del agua. Le pregunta a Jorge si me he corrido y él le dice que si. Me pregunta que si quiero que me coma entera y decidimos salir e irnos a otro sitio. En un cuartito nos metemos los tres, en un lado se mete Jorge con su verga a tope, dispuesto a disfrutar del espectáculo. Yo, me abro de piernas y dejo que ese hombrecillo me coma todo el coño con ansia. Mi posición era totalmente abierta de piernas frente a la puerta, es decir, que todo el que pasaba por allí, se paraba a ver qué pasaba y lo que pasaba es que un hombre me estaba chupando el coño, arrodillado frente a mi y otro se meneaba la dura polla mientras miraba. Observando la escena me excité imaginando que ese hombrecillo era un esclavo a mi merced y que en cualquier momento podía cogerle de la cabellera y apartarlo de allí con capricho por que ya me había cansado de él. Lo pensaba, sonreía y alcancé la mano de Jorge para sentirle mientras mi coño estaba siendo comido. Cuantos mas miraban desde la puerta, más cachonda me ponía y finalmente llegue al orgasmo, despidiendo amablemente a Follarín. Cuando me volví hacia Jorge a besarle me miró preguntándome si ya había acabado y diciéndome que creía que me lo iba a haber follado. Le dije que no, que no me había gustado mucho y yo para follarme a alguien soy un poquito especial, la verdad….no me vale cualquiera. Ni para eso, ni para chupar una polla. Creo que con el tiempo irá conociendo mis gustos y guarrearemos mucho más, que mola mucho. 

Salimos de allí y buscamos otro cuartito un poco más cómodo, ese tenía el techo muy bajo y era un poco agobiante. Según entramos me apetecía atender su polla. Llevaba un rato solo mirando, sin estímulo, y le tocaba, así que se la estuve comiendo con ansia, con arcada, a todo lo que da mi garganta, mi boca. Cuando la sintió a tope me dijo que me pusiera a cuatro, yo mirando hacia la puerta y en cuanto sentí su polla ensartando mi coño, comencé a gritar, a jadear, a gemir. Que gusto sentir esa polla follándome. Se abría la cortina del habitáculo, parejas, chicos, se paraban a mirar, me pone cachonda que vean cómo disfruto de esa verga follándome con ansia. Es la mejor verga del mundo y ahora mismo la tengo en mi coño. Cuando su cadera empuja y me empotra, siento mi coño lleno, lleno de placer. Le gusta, ademas, sacarla de golpe cuando hace eso y la necesidad de sentirme llena de nuevo hace que sienta un orgasmo brutal que se mezcla cuando vuelve a entrar y roza las paredes de mi vagina de nuevo para volver a empotrarme. Que maravilla, como lo hace, me vuelve loca, me tiene loca de placer y de deseo.

Perdí la concentración por un momento cuando, delante de mi empecé a ver pies andando a nuestro alrededor, un par, otro, otro más….. tres nombres delante de mí mostrándome su polla para que se las comiera, ni siquiera podía ver sus caras pero suponía que si Jorge permitía que entraran estarían dentro de los estándares de calidad…jajajajaj no se, voy a tener que hablar con él en relación a ese tema. 

Uno de los que entró era Follarín. Puso su polla en mi boca y comencé a mamársela mientras mi hombre me empotraba y empotraba haciendo que incluso, no pudiera mamarla a ratos por falta de respiración entre los gemidos, jadeos, deseo incontrolable….no me da la vida para más…. pero en cuanto recupero, me la meto de nuevo en la boca. Pruebo la otra polla de al lado. Parece que Jorge no quiere que las cate por el ritmo que adopta al follarme. Frenético, no puedo chupar a la vez, es imposible si no baja el ritmo, pero yo lo sigo intentando. Y el entonces decide cambiar de agujero. Mis gemidos se convierten en gritos. Fuera alguien llama a sus amigos diciendo que vengan a ver el espectáculo que parece que a alguna la están matando…..era yo!! Jajajaja imaginaos el grado de grito.

Mientras, soy follada por el culo, pruebo la otra polla, el otro hombre se retira. Hay momentos que no chupo ninguna por qué si no no podría respirar. Así que finalmente se queda Follarín mientras el ritmo de Jorge se acelera. Quiero leche, necesito saber que su deseo se convierte en corrida para su placer y el mío, así que le grito que quiero su leche. Y también la de Follarín.

  • Dadme vuestra leche!! Vamos, en el culo, lléname el culo de tu leche. Los dos a la vez, cabrones. 

Mi pensamiento en esos momentos fue que si conseguía que se corrieran los dos a la vez para mi me iba a sentir la puta más puta de las putas y…me iba a encantar. Pero llego primero Follarín, se corrió en mi cara y se apartó de la escena. Seguido mi culo sintió las embestidas de una gran verga deseosa de echar su leche en él. Jorge lo gritó, aceleró, asió mis caderas con más fuerza y mi culo recibió una buena lechada. Para luego sentir su abrazo por detrás, fuerte, mi cuerpo abrazado completamente con su polla todavía dentro, por detrás. Sentirle con esa fuerza hizo que sintiera mucho placer, mucho, mucho….. culminando todos esos orgasmos provocados por sus folladas. Es todo un compendio de sentirse a gusto con alguien. Que todo suma.

Seguían asomándose a la puerta mientras nos tomamos nuestro tiempo tumbados uno al otro, con nuestros cuerpos muy juntos. Ya no dábamos espectáculo.

Momento de otra copa para refrescarnos. Mi garganta se queda seca de tanto jadeo y seguro que el tambien necesita beber algo porque su ritmo es elevado y se suda, bastante. Cogemos la copa y nos sentamos en una mesa baja con vistas a una de las salas en las que una mujer cabalga a un hombre y tiene otros cinco alrededor, tocándola, pajeándose….. una buena vista.

Cuando alguien te gusta mucho temes meter la pata en algo y vas con cuidado, pero llega una edad en la que no estamos para perder mucho el tiempo. Valoras y te dices que hay que disfrutar el momento y que dure lo que dure, y así me lo tomo, pero, por otro lado, quieres saber que entiendes los mensajes que te manda la otra persona y que no malinterpretas nada. Se en qué punto estoy pero tengo claro, por mucho que se hable, que no sabemos a dónde vamos a llegar. Y, mucho se tiene que torcer la cosa para que esto no llegue a ser una relación de gran amistad con muy buen sexo. Así que, si por preguntar, se estropea algo, cuanto antes suceda mejor, no? Pues, eso hice. No escuche exactamente lo que quería escuchar, pero yo si le dije lo que me estaba pasando. Y es que, hacia mucho que no sentía lo que siento por Jorge y prefiero no ponerle nombre a nada, odio las etiquetas, se lo dije, crece en mi algo, que lo seguiré dejando crecer aunque él me dijo que no se me ocurriera enamorarme, por favor….. eso será algo malo? Por qué creo que no lo he sentido nunca, nunca he estado enamorada. No creo en el amor, tal y como se entiende, de pareja, así que…. no le voy a dar más vueltas

Esa misma mañana le hable a Rodrigo y a Marcos de lo que me estaba pasando. Marcos lo sabía sin que se lo dijera, que listo! Dice que me lo había notado. Y Rodrigo me repitió en varias ocasiones de la conversación que solamente me pedía que no me hiciera daño, que me merecía lo mejor y que andara con cuidado. Me lo había notado hacía unos días también pero no había querido ser indiscreto, me dijo eso, aunque yo sabía que lo sabía…..¿Tan transparente soy? 

Mientras nos poníamos algo serios hablando una chica en tanga y sujetador se puso a bailar en la barra que teníamos delante. Estaba buena, tenía un buen culo y mis ojos se iban a el, no podía remediarlo. Jorge me pregunto que si me la comería…..pues claro, claro que me la comería, que rica!! Y ella, restregando su culo a un chico sentado cerca de ella que se animó a meterle mano, ella no solo se dejaba, si no que se lo ponía cada vez más fácil. Me estaba excitando verla, mucho, así que era momento de volver a jugar y dejar los sentimientos aparcados. Los flujos activados de mi coño dieron esa orden y la atendí….

Me tumbé boca arriba y su cabeza apareció entre mis piernas por arte de magia, notando su húmeda lengua en mi clitoris, haciendo que me estremeciera desde el segundo uno. La comida de coño que hace este hombre es maravillosa o a mi así que lo parece. Mientras me lo comía una pareja se acercó a mi. Él comenzó a acariciarme el pie, el brazo, hasta que se animó a chuparme una teta. Ella, con peinado tipo Cleopatra, me sobo el otro pecho, la tripa, mi pierna….cuando Jorge levanto la vista le dio tiempo a decir que se ponía interesante el tema. El hombre me susurró algo así como que no me podía quejar, y la verdad….tres personas a mi disposición, dándome placer, no era para quejarse. Pero, de repente, desaparecieron. Jorge levantó la vista de nuevo y me pregunto que qué había pasado. Yo le dije que no sabía. Así que, aproveché para hacerle un gesto con mis dos manos para que se acercara y se tumbara sobre mi. Según palpitaba mi raja, seguro que en el impulso se metía sola la polla. Y, que yo recuerde, no hemos follado todavía así. Cuando su cara alcanzó la mia, sus besos me llenaron la cara y los labios, su lengua entraba en mi boca tal y como lo estaba haciendo su verga en mi raja y la similitud me puso como una moto. Sus caderas me follaron para sacar la polla cuando iba a alcanzar mi orgasmo. ¡Que cabrón!, le dije. Y no lo hizo ni una, ni dos, así que para cubrirme de placer constante llevé mi mano a mi clitoris para masajearlo. Metió su polla hasta el fondo y me miro con una sonrisa maliciosa. Se quedó quieto con ella dentro y le supliqué: “No la saques, por favor, por favor, por favor!!” , mirándole a los ojos. Venía mi climax, notaba como se estaba formando en mi interior. Iba a ser bestial, lo sabía. Su polla dentro, todo lo dentro que se puede, con su tamaño, quieta, dejando que me la administrara según necesidad y, además, acariciando mi clitoris…..no os lo podéis ni imaginar. Llegaba, llegaba, llegaba….lo grité, lo disfruté, me volví loca de placer. Tanto es así y muy pocas veces me ha pasado en mi vida, unas lágrimas recorrieron mis mejillas. Creo que la mezcla de emociones, nuestra conversación de justo antes de este momento y el súper placer recibido, causaron una bomba de sentimientos que quise disimular enjugándome esa humedad que borboteaba de mis ojos, rápidamente. Ha sido el mejor orgasmo vivido con él hasta el momento, sin lugar a dudas.

Ahora quería follarme él a su manera, así que me pidió que me pusiera a cuatro, y lo hice, dejando mi coño chorreando a su disposición para que ahora fuera él el que follara ese agujero sabroso y merecedor y dador de placer. Mi culo le gusta tanto o más que mi coño, así que, después de empotrarme por ahí, se dedico al culo. Que pollazos me da, que placer recibo de esa tranca tan maravillosa pegada a un hombre tan estupendo. Folla el culo, sigue, cuando la mete tan al fondo, hace daño, mi cuerpo inevitablemente se echa hacia adelante, caigo incluso de mis rodillas

Y quedo a su merced tumbada con el culo en pompa y de ahí no me puedo escapar. Cuando me veo así de sometida y expuesta mi excitación crece y crece porque se que va a seguir follándome, apretándome contra el lecho para proporcionarme más placer. Y ahí le tengo otra vez, con su verga dura, dura, dedicada a mi coño húmedo y chorreante.

Cuando me di la vuelta con la intención de besarle y chupársela me dijo: “El próximo día, te ato para que no te escapes”….mmmmmmm 

Con esa excitación que me produjeron sus palabras comencé a comérsela con todas mis ganas. Abría mi boca para que entrara muy al fondo, la chupe, absorbí, la hice mia y de mi boca, sin manos, luego ayudada de una mano, meneándosela mientras la chupaba. Así hasta que me dijo si quería su leche y, por supuesto, la respuesta fue que si. Dámela toda, toda para mi y así, la sentí, todo su placer en mi y para mi, en mi boca, en mi cara, saboreando esa corrida provocada por mi, y para mi.

Nos dimos una ducha, nos vestimos y salimos al calor de la noche. Se nos había hecho muy tarde, sobre todo por que mañana había que trabajar pero ahora eso no importaba. Salíamos juntos, de la mano, habiéndonos gozado plenamente. En el parking, un beso largo y agradecido. Salí detrás de él con mi coche y cuando dejó de verme por el retrovisor me llamó por teléfono para ir hablando hasta que él llegó a su casa, tiene menos recorrido que yo. 

Me hace ver que no le es suficiente nunca, siempre quiere más y a mi eso….me tiene encantada y muy ilusionada.

Anuncios

5 comentarios sobre “Encuentro nocturno

      1. Continuó en tu imaginación, y acaba de proseguir en la terraza de casa después de leerte. He sido malo, chico malo…uffff….Gracias corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.