Con su ex y con él

“Van a saltar chispas cuando os juntéis las dos”, eso dijo Jesús de Rocio y de mí una de las primeras veces que nos vimos. 

Una historia de pareja de toda la vida, con hijos de por medio, mayores, pero la situación actual es que es su ex….o , como me dijo ella, “no sé muy bien lo que somos”. Él tiene otra pareja ahora….. El caso es que nos quería juntar y lo ha conseguido. Creo que el sueño de todo hombre es hacer un trío con dos mujeres que le pongan mucho y ese es el caso.

Ya se lo que estáis pensando….otra vez Jesús!!! Jajajajaja, pues, si. Y hay varios motivos: el primero y primordial que él me apetece mucho, muchísimo, el segundo es que el verano es muy cabrón y se lleva a mis hombres de vacaciones con sus familias y, tercero….últimamente no estoy de humor para primeras citas, me agotan…. Y me estoy tomando unas vacaciones acerca de esas situaciones. Así que mi inspiración viene dada por el hombre que tengo al lado en esta época de mi vida.

Situación nueva para mi….quedar con una pareja. Excitante, me apetecía. Las fotos que había visto de Rocio me gustaban, me parece una mujer muy morbosa y se que me va a gustar…pero…. Hoy yo iba a ser “la otra”. Lo tenía claro y no dejaba de darle vueltas a cómo debía de comportarme, pero siempre confío en mi misma y en mi naturalidad para sobrellevar situaciones nuevas. Ellos eran los que iban juntos, ellos eran los que me esperaban a mi, ellos eran los que querían jugar conmigo…..

Mientras iba en el metro escribí a Marcos, nos escribimos casi a la vez,  contestó muy rápido. Sabía que iba a quedar con ellos y si hubiera estado en Madrid seguro que habría venido, estaba pendiente por la hora. Pero no era el caso, se lo iba a perder y le daba mucha rabia, a mi tambien. Seguro que hay más oportunidades. Me deseó que lo disfrutara a tope y, claro, que le mandara pruebas de que lo estaba corneando, que eso le pone mogollón….todo siempre, si es viable por la situación.

Llegué al local después de un largo día de trabajo por Madrid, acalorada, directamente de una reunión no muy fructífera. Cuando entras a la oscuridad no se ve nada, pero mis ojos enseguida se hicieron a la sonrisa de Jesús. Allí estaba, de pie, junto a una mujer sentada en un taburete alto, de espaldas hacia la puerta, Ruth y un chico con barba que no estaba nada mal. Me lo presentaron como Fernando. 

Según llegué saludé a Jesús con un morreo, a Ruth con un pico, a Fernando con dos besos en las mejillas y a Rocio con dos besos en la comisura de los labios. Le costó mirarme a los ojos, de hecho, su postura estuvo ladeada todo el rato que estuvimos allí hablando. Ruth y Fernando llevaban toalla pero Jesús y Rocio estaban vestidos. Varios temas de conversación para romper el hielo entre los cinco. La miraba en cuanto tenía ocasión. Llevaba un vestido ajustado, con un escote que invitaba a meter mi cabeza en el. Es una mujer grande, como yo, pero tampoco lo pude apreciar hasta que no se puso de pie y vi sus curvas en acción. Es cierto que mi predisposición a que me gustara era muy alta, tal y como Jesús había hablado de ella, pero es una mujer de las que me gustan, mucho.

Jesús estaba prudente, muy prudente, supongo que es lo normal en estos casos pero mi excitación para con él no era la misma, era una sensación extraña. Ruth y Fernando nos dejaron solos un momento y cuando decidimos ir a desnudarnos surgió un beso a tres y entre ella y yo, lo que encendió a nuestro hombre en gran medida.

Decidimos ir al jacuzzi, pero no solo los tres, Ruth y Fernando también se animaron y dos o tres hombres solos también se incorporaron a la fiesta. Sin ser llamados, pero tampoco fueron invitados a abandonarla.

Con tanta gente y bajo el agua no sabes muy bien quién te mete mano hasta que notas la forma de tocarte que no es a la que estás acostumbrada. Yo estaba en el centro de Jesús y Rocio y me lancé a por las tetas de ella mientras se estremecía sintiendo que alguien la metía mano bajo el agua. Nos besamos, nos acariciamos, mientras notaba los ojos de Jesús clavados en nosotras. Ella estaba más accesible para los otros hombres que estaban allí. Estaba gozando y decidí ir a por mi polla favorita mientras uno de los hombres me metía mano a mi también. Hice que se pusiera de pie para comerle la gran polla que tenía mientras veía el espectáculo que tenía delante. A su derecha Ruth con dos pollas, Rocio de frente gozando con las manos del otro hombre y mis sobeteos de tetas y besos. Pero yo quería polla. 

Os digo algo, pa´ dedos….ya tengo yo. Como juego y acercamiento, me vale pero….estoy harta de hacerme dedos!! Quiero polla o boca!!! Así que le enseñe el coño a Jesús poniéndome de pie y cogió la indirecta echando chispas. Metió su verga en mi coño haciendo que comenzara a gemir de placer. Como me pone de cachonda. Entre la situación y la entrada de su verga mi primer orgasmo gritado no tardó en aparecer. El bombeo era perfecto y me había abstraído de la escena que tenía a mi alrededor puesto que miraba hacia la pared mientras me follaba. Pero el nivel de excitación estaba en su grado sumo. 

Mis jadeos pusieron muy cachonda y deseosa a Rocío que enseguida hizo saber a su hombre que también quería ser follada. “Pues ya sabes lo que tienes que hacer”, dijo el. Ruth me pillaba lejos y la anchura del jacuzzi no permitía hacer maravillas. Me di la vuelta para tocarle las tetas y ella mamaba con ansiedad esas pollas. Cuando termino con ellas se vanagloriaba de que había conseguido toda su leche. Mientras, el pezon de Jesús se puso muy a mano para que se lo lamiera, chupara y mordiera mientras le chupaban la polla y follaba a discreción.

Con la prueba superada de Ruth, decidieron salir todos de la piscina. Así que nos quedamos los tres. En ese momento Jesús puso en su boca las órdenes para que su fantasía conformara la realidad que en su mente llevaba trabajando durante días, mientras las dos nos hacíamos cargo de su verga con nuestras bocas. Alternábamos sus huevos con su tallo, con la punta, con los huevos otra vez….mmmmm, me encanta. “Estefanía, siéntate en el borde del jacuzzi para que Rocío te coma el coño”, justo en la misma posición en la que él me lo había comido unos días antes allí mismo. Dicho y hecho. Esa excitante mujer comenzó a comerme el coño fantásticamente bien, me encantaba. Pero me encantaba aún más que él la estuviera follando mientras tanto, sintiendo sus golpes transmitidos por la boca y la lengua en mi coño. Tiene una lengua maravillosa y mi orgasmo para ella fue muy rápido, se lo hice saber para que no tuviera dudas de que me había encantado. Entonces Jesús sugirió que cambiáramos los papeles. En el cambio ella y yo nos besamos apasionadamente mientras me preguntaba si me había gustado: “mucho, muchísimo”, le dije.

Así que ella pasó a ocupar mi posición con las piernas abiertas, metí mi cabeza entre ellas mientras notaba la polla de ese hombretón entrando en mi raja. Estaba de rodillas, frente al coño de Rocío, con la verga de Jesús dentro, por lo que mis jadeos y gemidos iban a parar a ese sabroso coño. Lamia, sorbía, chupaba, babeaba…..siempre y cuando la follada me lo permitiera. Me estaba poniendo muy muy muy salida, la situación lo estaba provocando, me corrí con su coño en mi boca y una súper polla entrando y saliendo de mi. Cuando Jesús sintió que me corría acelero sus movimientos y cambio de agujero. Todavía no me había follado el culo y el hombre que me había estado manoseando antes se había ocupado de jugar con el, por lo que no le costó nada de nada follármelo.

Rocío repetía lo rico que se lo hacía, gemía, arqueaba su espalda y metí uno de mis dedos en su agujero mientras mi excitación no hacía más que aumentar y aumentar. Le gustaba, me gustaba y a Jesús estoy segura que le volvía loco estar follándome el culo mientras Rocío gritaba lo rico que estaba lo que le estaba haciendo y yo gemía en su coño mientras dos de mis dedos intentaban provocar un squirt. Mi culo fue follado con ansia hasta que conseguí correrme de nuevo. Que momentazo!!! 

Mientras tomábamos algo en la barra, para reponer fuerzas, se acercó un travesti para poner a Jesús por las nubes. Que si un súper hombre, que si que que buena persona…. muy simpático, nos reímos mucho. Estaba tan ensimismado en él y en ella que perdió uno de sus apósitos y ni cuenta se dió. Que gracioso!! 

Jesús tuvo que ausentarse para cambiar el coche de sitio, así que nos quedamos las dos solas hablando un rato en la barra. Cogí su mano entre las mías para hacerlo, cuando volvió, estábamos así. El beso del reencuentro fue para ella…..

Vamos a jugar otro ratito…. intentamos meternos en la mazmorra nosotros tres con Ruth y Fernando pero no sé muy bien cómo paso pero Ruth desapareció, no cerramos la puerta y la sala fue un trasiego de personas durante todo el rato que estuvimos allí. Impresionante!!!

Una camilla grande en el centro permite que varios juguemos a la vez. Rocío se quedó de rodillas agarrada a las barras del techo así que metí mi cabeza entre sus piernas para comerme su coño, tumbada boca arriba. Ella se volvía loca. Y yo sentí como también Jesús me comía el coño mientras tanto. Que placer!! Cuando me corrí, sentí su polla follándome. Yo no me podía mover. Me había metido allí por decisión propia pero ahora estaba siendo follada sin control sobre mi cuerpo, aprisionada, empujada con ansia…que polla tiene!! Es maravillosa!! Elevó mis piernas, ls bajó, las volvió a elevar, que bien me folla!! Y que coño más sabroso me estaba comiendo!! Y ella lo estaba gozando.

“Sal de ahí, anda”, cuando sus topetazos me hicieron llegar con la cabeza hasta la pared, salió en mi ayuda. Jajajaja, mi caballero andante. El calor, el aprisionamiento de esas piernas, sus folladas…uffff, necesitaba respirar. En la puerta, varios observadores de la situación. Alguien dijo que cerraran la puerta pero no interesó oír el mensaje…ademas, Ruth no estaba! Dónde se habrá metido! Y Fernando allí estaba, con Rocío y conmigo. Ella bajo al suelo, y Jesús también, mientras ella le comía la polla Jesús metió su mano en el coño de ella y cuando estaba sacando un squirt me dijo: “Mira, Estefanía!!” Y yo puse mi mano en el coño para sentirlo también….mmmmm, muy excitante.

Entonces Le comí la polla a Fernando mientras Jesús se tumbaba y Rocío se subía a horcajadas para follarle entrando en escena un nuevo personaje, el travesti que me dijo que pusiera mi coño en la boca de Jesus, que sabía que le encantaba. Cuando me coloqué , Rocío y yo disfrutábamos del placer del mismo hombre en nuestros coños y comenzamos a besarnos y a tocarnos las tetas. Una brutalidad de momento, con espectadores. Por supuesto, me corrí en la boca del hombre que tenía debajo y no se como pudo decirlo pero le oí como pedía que cambiáramos de posición. Ella donde estaba yo y yo donde estaba ella. Lo hicimos, cambiamos, esa polla cabalgada por mi fue todo un lujo para mi coño chorreante en ese momento. Yo sola volvía a ponerme súper cachonda, follándome esa verga que dejaba que entrara hasta el fondo de toda yo mientras movía mis caderas hacia adelante, hacia atrás, en círculos, me echaba hacia adelante para apoyarme en su musculoso pecho, me echaba hacia atrás y mientras un hombre me acariciaba a nuestro lado. 

Rocío perdió atención en nuestro trío y se fue a atender la polla de Fernando, así que Jesús decidió follarme a cuatro. Se puso por detrás, y mientras me la metía note una mano en mi clitoris. La verdad es que me daba igual quien fuera por que me estaba gustando muchísimo. Follada y estimulado el clitoris a la vez, y no saber quién, me puso como una moto. También acariciada por no sabía quién y sabiendo espectadores en la puerta, mirando…oyendo a Rocío como disfrutaba de la mamada que estaba haciendo… que lío teníamos allí!! 

Fernando preguntó a Rocío si quería que se la follara. Mientras ella se tumbaba con ls piernas abiertas, Jesús salió hacia el otro lado de la camilla, yo seguía a cuatro y esa mano anodina se metió en mi coño para intentar seguir dándome placer pero era algo brusca y no me gustaba mucho…. así que decidí sentarme sobre mis piernas para ver el espectáculo que tenía delante, el coño que me había comido estaba siendo follado. 

Me cambie de lado, Jesús también estaba de espectador, junto al travesti que se sentó en el quicio de la camilla, así que comencé a comerle la polla. Fernando pregunto que dónde quería que se corriera y sobre las tetas de Rocío, una abundante leche, que extendió el travesti con sus manos fue repartida.

Seguía entretenida con los pezones y la polla de Jesús. A los pocos minutos, pregunto si queríamos su leche…éramos tres a repartir: Rocío, el travesti y yo. Ellas permanecían a la espera hasta que Rocío se animó a chuparla conmigo también y los jadeos de Jesús no dejaban lugar a dudas que su leche caía sobre nosotras. Chupe, chupamos, parte de esa leche se la di, subiendo hacia su boca, en un beso… mire como el travesti rebañaba su polla sin dejar ni una gota. Me gusto verlo, mucho. Me causo morbo saber que un hombre, con peluca, maquillado, con almohadillas en las tetas, le chupaba la polla a mi hombre…uffffff

Como siempre, el tiempo vuela y nos fuimos a la ducha donde unos días antes nos habíamos metido con Marcos, Jesús y yo. Ahora, los tres nos disponíamos a ducharnos y no hay nada más excitante que ver enjabonarse a dos mujeres. Así que cogí jabón en mis manos, me metí bajo el agua con ella y nos frotamos sensualmente para que quedara grabado en la retina de Jesús. Rocío le dijo que seguro que después se hacía un par de buenas pajas pensando en ese momento. 

Nos despedimos en la calle. Un buen morreo para Jesús y un besazo en los labios para ella, sin pudor, en plena calle. Querían llevarme hacia mi coche pero les pilla en contra dirección. Me voy en el metro, pensando en la tarde que he pasado, analizando momentos, agotada, cansada, el día ha sido muy intenso. Hoy no habrá llamada en cuanto esté conduciendo….pero si la hubo cuando la dejo en casa.

Me sorprendieron sus preguntas, pendiente de si había estado a gusto, si ella me había gustado, si me apetecería repetir…..no dejó que pasara y…ya está!! 

En resumen….Seguro que repetimos y entre ella y yo puede que surja la amistad. Dejaremos que fluya.

three-4256534_1280.jpg

Anuncios

4 comentarios sobre “Con su ex y con él

      1. ¿Y de quien era al final esa mano anodina que te masajeaba?
        Igual me he despistado, porque estaba absorto en mi propia excitacion, en el despacho, dudando de si irme al baño para aliviarme, o tragar saliva. Al final fue lo segundo…
        Enorme Estefania, te sales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.