Corriéndome en la playa

Hace cuatro días que estoy en la playa. Un merecido descanso para colocar un poco la cabeza, ordenar ideas y disfrutar de la familia. Pero mi lado sensual no lo puedo apartar de mi vida. Además, el Sol, la poca ropa, el calor, las tías y tíos buenos que andan por el mundo en la costa española hacen que mis deseos sexuales no hagan si no incrementarse. Aunque, tengo claro, por la situación, que me toca matarme a pajas mientras esté por aquí jajajaajaj

La casa en la que paso estas vacaciones está en mi vida desde hace veinte años. Inevitablemente cada vez que vengo se agolpan los recuerdos. Ahora hacía dos años que no la pisaba. 

Mi primer marido estuvo aquí, el padre de mi hijo también, un año hubo un socorrista que merecía hacerme la ahogada a cada momento, el solárium ha sido testigo de conversaciones subidas de tono con algún amigo, algún verano y sintiéndome oculta en la noche me he pajeado para él a cielo abierto con el teléfono en la oreja. Cada época ha sido diferente, cada año lo he vivido distinto. 

En verano, buscar momentos de soledad cuando la casa está rodeada de gente, no es fácil. Hay que esperar a la noche para recurrir a tu memoria, recuerdos y fantasías para satisfacer necesidades. Esas siempre las he tenido así que estás paredes pueden contar mucho de lo que pasa por esta cabecita loca en época estival. Aquí fue donde descubrí lo que me gusta ir sin bragas. Llegar de la playa, ducharte y vestirte con un vestido playero sin nada debajo es uno de los mayores placeres que existen. Eso, llevado a otro escenario, me sigue gustando muchísimo, así que, de vez en cuando en mi vida cotidiana, voy sin bragas.

Si la noche es calurosa y me desvelo, abro mis piernas, introduzco una de mis manos entre ellas y comienzo a acariciar mi clítoris. Enseguida lo noto hinchado. Si introduzco mi dedo corazón en la vagina es como si abriera una botella y el líquido pendiente de salir por el placer comienza a recorrer el camino hacia mi ano y chorrea a la sábana. Con mis ojos cerrados imagino situaciones, fantasías….en cada época de mi vida han sido diferentes, muy diferentes. Han evolucionado tal y como lo he hecho yo y mi conocimiento del sexo. Ahora, son mucho más perversas que hace años cuando me conformaba con pensar en que me follaba cualquier hombre, que me llamara la atención, en la posición del misionero.

Mi otra mano palpa uno de mis pechos, tan a mano, con tan poca ropa es todo tan fácil!! Me pellizco el pezón, con fuerza, aprieto toda mi teta con la mano, la exprimo, si lo hago con mucha fuerza parece que lo esta haciendo alguien por mi y me excita. Mi dedo comienza un movimiento acompasado, rozando todo el clítoris, rápido, de un lado a otro, circularmente. Lo aprieto, abro mucho mis piernas. La imagen de mi recuerdo me ayuda a excitarme cada vez más. Hoy no tengo en mente una fantasía. Hoy repaso mi experiencia con Jesús y con Marcos, paso a paso….los momentos memorables…como si de una moviola se tratara. Centrándome en el placer extremo que recibí. Quiero seguir recordando, así que dejo de tocarme para alargar el recuerdo. No quiero correrme todavía. Pero el calor que crece en mis entrañas no va a permitir que lo alargue más. Mi dedo se acelera y mis caderas se elevan realizando un movimiento hacia arriba y hacia abajo como facilitando la entrada de una polla en mi agujero. Ahogo mis gemidos de placer, me corro en silencio, con los ojos cerrados centrándome en esa explosión que sucede en mis adentros y que tanto me hace gozar.

Estos días no he madrugado mucho. No me ha faltado ninguno de los días un mensaje de buenos días de Jesús diciendo que deseaba hablar conmigo en cuanto tuviera un momento. Así que, me preocupaba de que supiera que ya estaba despierta para que me llamara y poder oír su voz, su planificación de día, conversamos por la mañana, a media mañana, por la tarde cuando estoy recostada después de comer, cuando se va hacia casa por la noche….. no recuerdo estar al mismo nivel de “enganche” con alguien de…nunca, de hecho. Los hombres, por lo general, os hacéis los dignos y los ocupados además de no demostrar vuestros sentimientos y deseos. Pero ya me he dado cuenta que no es el caso, este no es el caso. Siempre, hasta ahora, había sido yo la que mostraba interés, insistía, hasta que me daba cuenta de que no era correspondida, así que, abandonaba. Había hecho coraza por eso, pero siento como si algún ratón la estuviera royendo…..

Mi primer día de playa, la segunda conversación con Jesús del día…..él comenzó a hablar de la follada de culo que me hizo. Y sin venir a que, la verdad. Estábamos tan tranquilos hablando de abejas y de repente…eso!!! Después de ese comentario comenzó a fantasear. Yo estaba en la playa, sentada en una hamaca bajo la sombrilla, rodeada de gente, muy atenta a lo que me decía. Le noté súper caliente.

orgasmo en la playa

  • Según te pones de cachonda me encantaría hacer dogging un día contigo. Ir con el coche hacia una zona que conozco. Ponernos en el asiento de atrás. Tu con el culo en pompa hacia afuera mientras me comes la polla y yo controlando la situación. Los que merodean por ahí ya saben cuando aparece un coche lo que puede suceder, así que seguro que tendremos unos cuantos candidatos rápidamente. Y así, dejar que te follen mientras me comes la polla. Ufff…solo de imaginarlo….

Según hablaba, las imágenes se sucedían en mi cabeza. Me vi en faena según lo relataba y no pude aguantar mi orgasmo cuando imaginé la primera polla entrando en mi coño mientras Jesús decidía si era buena para mi o no. Ufffff….. tape mi cara, acerqué el teléfono a mi boca  y cuando había ahogado ese clímax dije muy bajito “ me he corrido, cabronazo! “ El Segundo vino cuando oí:” ¡que dura la tengo! Como me pones de cachondo, puta!” Agggghhhhhh, vuelvo a callar lo que mi cuerpo grita por dentro. El flujo borbotea en mi bikini, tengo el coño jugosísimo, ideal para que alguien me empotrara ahora mismo. 

El rumor de las olas insonorizó mis orgasmos y mis risas tras conseguirlos. Espectacular!! 

Horas más tarde se lo diría a Rodrigo, a lo que comentó que ya no era el único que conseguía que me corriera sin ningún otro estímulo que la voz. Es verdad!! Ya no es el único. Le echo de menos y se lo digo. Va a intentar poder hablar hoy conmigo. Él bromea diciendo que se está colando en mi vida un alto competidor para mi placer, Jajajaja…así que, va a intentar estar presente él también en la medida de sus posibilidades. Y esas posibilidades eran que hoy, quizás, fuera a hacer la compra solo.

  • Soy todo para ti, cuando quieras puedes llamarme
  • Hola?
  • Todo bien?

Me pilló en la piscina….cuando leí los mensajes me dio un vuelco el corazón. Ayyyy, si ya no le pillo!! Por la hora del último mensaje creo que si, pero tengo que esperar a que me conteste para poder llamarle. Nunca le llamo si no me confirma fehacientemente que puedo hacerlo, no quiero meterle en ningún lío.

  • vas a tener suerte, estoy poniendo la compra en la caja. Ahora te aviso cuando haya pagado.

Las casas de playa son muy muy muy poco discretas. Cuando te das cuenta de que puedes escuchar todas las conversaciones de los demás es que las tuyas también las escuchan. Las paredes de las casas hacen como efecto frontón para la voz y la distancia entre una y otra no es tan grande. Tengo que hacer un gran esfuerzo para no elevar demasiado la voz, en general.

Hacía muchos días que no le escuchaba, sólo su voz me produce placer de por si. Rodrigo sabe que aunque hablemos del precio de las patatas en el mercado, ya está produciendo efecto excitación en mi y cuando de repente me dice que quiere follarme mi cuerpo se eriza. Pues, eso paso. Cuando me dijo que estaba deseando correrme pensando en cómo me follaría, aunque le avisé de que iba a tener que ser en silencio, siguió en su empeño y sucedió. Mi cuerpo reaccionó a sus palabras y él permaneció en silencio al otro lado de la línea mientras algún gemido se me escapaba mientras tapaba el auricular y mi boca para no amplificarlo al vecindario. 

  • Bueno, te tengo que dejar que ya he dado dos vueltas con el coche a la urbanización y voy a veinte por hora.
  • Me encanta cuando haces eso para ganar tiempo y oírme más rato. Un beso

Caliente como una perra y mi coño chorreante me fui a pegarme un baño a la piscina. Apoyada en el borde, dejándome llevar por el agua pienso lo afortunada que soy. Mis hombres me sacian en la distancia, son capaces de ponerme como una moto y de hacer que les desee más, si cabe.

Cuando vuelva se que Jesús hará todo lo posible por follarme cuanto antes y yo haré todo lo posible para que me folle. Estoy de vacaciones y las disfruto pero cuento los días para volver a verle. 

A Rodrigo tardaré más, por sus circunstancias, pero se que me desea y yo le deseo a él. Habrá que buscarse las mañas para verse.

Anuncios

2 comentarios sobre “Corriéndome en la playa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.