Con uno de 18

Tome una decisión hace unos días y, después de tres semanas sin follar, trabajando sin parar y cachonda perdida a todas horas….. creo que tengo que plantearme lo de no conocer a gente nueva. No tengo remedio!!!! Jajajaja…. en fin, no se, no se que haré todavía….

Sigo confundiéndome con las personas, soy muy inocente. Formará parte del aprendizaje de la vida pero no dejan de sorprenderme ciertos comportamientos. Bueno, esta reflexión viene en un momento de repaso a quien se queda y quien no conmigo para disfrutarme, es solo para dejar constancia que no me gusta “coleccionar” hombres pero que sigo en el convencimiento de que necesito mi “frankenstein” sexual o mis siete enanitos, como me dijo Rodrigo el otro día. Cuando creo que uno va a colmar todas o muchas de mis necesidades, me defrauda de una manera o de otra….. no lo entiendo!! Por ejemplo, Fran, lleva desaparecido una semana, sin dar ni una señal después de que le dijera que podría sacar un rato para vernos esta semana…..ocupado? Arrepentido? Controlado? Superado? Cuesta tanto manifestarse mediante unas líneas y dar una pequeña explicación? A otra cosa, mariposa….

Cuando no tengo sexo, recurro a mis recuerdos, a mis vivencias, incluso de hace unos cuantos años y estos días una conversación con Marcos hizo que recordara mi experiencia de hace tiempo con un muchacho de 18 primaveras.

Yo tenía una vida familiar, pareja estable, fija, sin infidelidades por mi parte, feliz. Nos gustaba a mi pareja y a mi recibir siempre gente en casa. En el pequeño pueblo donde vivíamos hicimos amistad, gran amistad con un matrimonio que tenía, y tiene, dos hijos, un chico y una chica. El muchacho, de unos 15 años siempre estaba por casa. Se llevaba fenomenal con mi pareja y creo que sentía gran admiración por el, compartían aficiones y aprovechaba cualquier momento para venir a vernos. Incluso alguna vez, saliendo del baño desnuda me lo encontré de frente sin saber que había entrado. Enrique crecía con los años, ojos azules, rubio, muy dulce y cada día que pasaba se iba haciendo más hombrecito. Cuando enviude, esa familia siguió y sigue a mi lado, ayudándome en todo lo que podían.

Pasaron los años y yo llevaba un periodo muy largo de tiempo sin follar, un luto repentino había invadido todo mi ser. Mi cuerpo tampoco lo había demandado hasta el momento pero el largo letargo parecía que había llegado a su fin. Un día descargando leña, con su padre, su madre y algún vecino más alrededor, me insinué. Se había convertido en un joven encantador y perfectamente follable, además, mayor de edad.

Aproveché una de las veces que entro a beber agua a casa para acercarme mucho a él, a su cuerpo sudoroso y acariciándole la cara le pregunté si podría venir un día a casa a hacerme un favor. Se sonrojó tanto que no podía mediar palabra, pero dejó que me arrimara y bajando su mirada me dijo que ya buscaría un rato. Uffff….que calentón!!

Por entonces yo trabajaba viajando mucho y empecé a necesitar gente en mi equipo para acompañarme. En uno de los viajes de las siguientes semanas pensé que él sería ideal para que viniera conmigo, el perfil que necesitaba era de becario/ayudante y sería perfecto. Se lo dije y se vino, sin dudarlo. Íbamos tres mujeres y él. Para ahorrar costes, cogimos dos habitaciones de hotel y decidí que era yo la que compartiría habitación con el muchacho, puesto que le conocía.

Después de un largo día de trabajo, llegamos a la habitación, nos aseamos por orden y nos metimos en nuestras camas. En la televisión había un programa en el que hablaban de sexo. No sé muy bien de qué pero solo sé que la situación me estaba poniendo super cachonda. Mi entrepierna era un charco. Le tenía allí, a mi lado. Los dos solos en la habitación. La conversación era tensa, muy tensa…no sabíamos que decir hasta que se me ocurrió preguntarle directamente: “¿Follarías conmigo?”. “Pues, claro que si”, contesto rápidamente. Mi cabeza a mil….su madre antes de salir de viaje me había dicho que cuidara de su niño, su niño ya es un joven apuesto que trae a las chicas locas, mi coño encharcado de no haber follado en meses, yo rondando los cuarenta y el dieciocho recién cumplidos, y…me estaba levantando de mi cama para meterme en la suya deseando sentir su polla dentro de mi.

Me acerqué, me tumbé a su lado y comenzamos a besarnos. No sabéis la sensación tan extraña que me invadió en ese momento. Era casi como si besara a alguien de la familia. Le había visto crecer y había ido cambiado mi forma de ver a ese ser tan encantador. Ahora, estaba a muy poco de follármelo. No creo que haga ningún movimiento en avanzar hacia mi, me da la impresión de que tendré que llevar la voz cantante y hacerlo con decisión para disfrutar esto que había iniciado yo pero que me daba que él había estado deseando durante mucho tiempo. Los besos, cada vez más apasionados. Jugábamos con nuestra lenguas y acercábamos nuestros cuerpos. Me puse encima de él, por debajo de las sábanas. Note su dureza inmediatamente. Cogía su cara con mis manos y le comía la boca con ansiedad. Tenía ganas de seguir avanzando y dar un paso más pero por otro lado me estaba gustando disfrutarlo despacio, sin prisa. Hice que se quitara la camiseta para bajar con mi boca por su pecho, recreándome en sus pezones, pero quería saber cómo era su polla. Deseosa de disfrutarla seguí bajando mi cara. Con la mano bajé su calzoncillo y dejé salir aquella verga para contemplar la mayor que he visto en toda mi vida. Que pollón!! No pude contener mis palabras y se lo dije: “¡Madre mía! Que polla tienes hijo mío!! Pero si es enorme!!” La cogí con mi mano y sobraba polla por todos los lados, CBDAFD2A-8FED-4961-B485-3D97B92223D8por arriba, por abajo…. la meneé y acerqué mi boca a su capullo para chuparla. Creí que mi mandíbula se dislocaría si la metía dentro, así que la chupé cual helado grande, saboreándola por todos los lados. Centímetro a centímetro la recorrí toda con mi lengua, sus huevos también me recibieron y disfrutaron de mis lamidas. No decía nada, solamente se retorcía, con los ojos cerrados y con una de sus manos en mi cabeza. Mi coño, inundado, quería sentir el aire, seguía apresado en las bragas y solicitaba libertad, así que me desnudé y me subí a horcajadas sobre su polla para restregarme con ella. La quería dentro, follarle y le pedí un condón…..No tenía!!! Que bajón!! Yo nunca follo sin condón!! Así que le dije que no pasaba nada, que nos íbamos a dar placer sin follar (que putada!!, si que pasaba…la polla más grande vista en mi vida y no me la voy a poder meter en el coño!! ) Me costó muy poco que se corriera. Con mi mano arriba y abajo mientras chupaba su capullo hice que soltara toda su leche sobre él. Una gran corrida! Después de limpiarse, yo permanecí tumbada en la cama y puso sus dedos en mi coño por primera vez. Notaba torpeza en sus actos pero eso también me ponía cachonda. Tuve que dirigir sus movimientos en mi clitoris, el ritmo. Lo hice con seguridad pero con cariño y me corrí como una loca deseando mucho más esa polla en mi. Cuando me volvía hacia mi cama deseándole buenas noches le dije que al día siguiente compraríamos condones y terminaríamos la faena como Dios manda. Él me dio las buenas noches y me dijo que si, que había que comprarlos.

El día siguiente de trabajo fue muy largo. Él estaba nervioso, como ido y yo no hacía más que pensar en esos condones que había que comprar. Lo hice, busqué un hueco y me escapé a una farmacia. Se lo hice saber y se puso muy nervioso, lo noté. A la hora de la cena dijo que se encontraba mal y que no venía con nosotras, que se iba a la habitación…..uyyyy que mal pinta esto!! Después de la cena con mis compañeras entré despacio en la habitación preguntando cómo estaba y me dijo que no muy bien, así que le di un beso en la mejilla y le dije que no se preocupara, que descansara. Era la ultima noche en el hotel y me iba a volver con los condones sin estrenar.

Después de la vuelta a la normalidad unos cuantos días después, un sábado que me levante muy pronto para ir a trabajar, sonó el timbre de casa. Eran las seis y media de la mañana. Salí a la puerta del jardín y allí estaba, de pie, apoyado en la puerta pidiéndome que le dejara dormir allí, que había bebido y que no quería que su madre le viera así. Y yo, tenía que irme a 150 km a trabajar y salir en 15 minutos. Le deje pasar, se sentó en mi cama y yo seguí arreglándome en el baño. Cuando llegue estaba completamente desnudo con su gran polla esperándome. Esta vez los condones estaban en la mesilla. Mi coño se contradecía, se tenía que ir a trabajar, y eso era algo muy serio, pero por otro lado estaba generando una cantidad de fluido un tanto exagerada que empapaba las bragas, elegidas sin gusto esa mañana.

Él estaba borracho, bastante borracho. Necesitaba el punto de valentía que te da el alcohol para follar conmigo? Pues, así no me apetecía, la verdad. Le cogí la polla, se la chupe, la manosee, le bese y le dije que durmiera la mona, que cuando se despertara yo estaría allí para que folláramos.

Él no estaba allí cuando volví…..

Que difícil iba a ser follar con ese pollón!!!. Pero la situación no era fácil. Aunque sabía que sucedería, me iba a costar y sería el el que viniera a mi. Como así fue…no muchos días más tarde vino a casa por la tarde con la excusa de ver a mi hijo un rato. Hora de baño, cena y meterlo pronto en la cama como sabía que hacía todas las noches con él, por que su madre venía muchos días a echarme una mano.

Cuando supimos que estaba dormido o lo imaginamos más bien, Enrique se lanzó a besarme en el sofá. Eran besos desesperados, los míos también, ansiosos, excitados ….sobreexcitados diría yo. Nuestras manos comenzaron a desnudarnos allí mismo pero me lo llevé a mi habitación. Desnudos completamente, él se tumbo  en la cama invitándome a que le cabalgara. Primero abrí mis piernas con mi coño chorreante y rozaba con el su polla. Esos jugueteos me ponen muy perra, estaba muy guarra, necesitaba su polla dentro de mi. Mientras le besaba en la boca con mi entrepierna empapando su verga, el cogía mis tetas, cada una con una mano. Las amasó, sin mucha gracia, pero no importaba, lo que me estaba poniendo a mil era el roce de su polla en mi. Por fin lo iba a conseguir!!

Recuerdo que era tan grande que tuve que elevarme un poco para poder calzármela. Puse la punta en la entrada y empujé un poco hacia abajo. “Agggghhhhhh, que daño!!” Lo dije en alto.

Ay, ay, ay….. no entra!!, sentía como se me abría el coño cómo nunca antes se me había abierto. Me dolía de verdad….pero estaba tan excitada que seguí intentando poco a poco bajar para que entrara un poquito más.

El, haciendo caso omiso de mis quejidos, me agarro por las caderas con fuerza, realizó un par de movimientos con su pelvis hacia arriba y aquel joven angelical se convirtió en un taladrador sin miramientos que quería tener su polla dentro de mi. Tenía asidas mis caderas con fuerza y aunque yo no hacía ningún movimiento por qué me estaba doliendo, el lo seguía intentando provocando en mi una mezcla de dolor/placer/sorpresa muy placentera. Por un momento creí que no iba a entrar, pero me relaje y comencé a cabalgarle sin que entrara toda. Mi coño estaba tan abierto que la propia polla acariciaba mi clitoris cuando subía y bajaba así que muy pronto sentí ese calor nacido en mi interior que provoca una concatenación de placeres que llevan al cuerpo a un súper placer difícil de explicar si no se ha sentido nunca. Mi piel se erizó, temblaba, el latido de mi coño fue tan brutal que él tampoco pudo aguantarlo y se corrió. Pocos segundos después que yo, alcanzó el orgasmo. Lo vi en su cara, sus manos dejaron de cogerme con fuerza, habíamos sentido mucho placer. Duró muy poco el acto en si pero el tiempo para realizarlo había sido muy largo. Teníamos necesidad de sentirnos los dos.

Después de aquello el vino a echarme una mano de vez en cuando en el jardín. Yo le hacía masajes después del duro trabajo hasta que, se echó otra novia, cambio de vida y ya solo coincidimos en las celebraciones familiares. Nuestros besos en la mejilla delante de todos son castos pero nadie sabe lo que le aprieto su cuerpo para mi cuando se los doy y lo que él me corresponde en ellos. Hay tensión sexual y siempre la habrá. Le deseo toda la suerte del mundo a ese jovenzuelo que me follé cuando el tenía 18 y que hoy es padre de familia. Siempre pienso en lo satisfecha que debe tener a su mujer con esa gran polla que yo también disfruté en su momento.

8 comentarios sobre “Con uno de 18

  1. Que relato tan interesante…
    Cada día son mejores…sabiendo que son realidad nos pones a mil..,
    No hay dia que no pensemos en pasar una tarde junto a ti y escribas sobre nosotros… no te arrepentiras de nosotros y seremos muy buenos amigos. O mas que amigos…
    Saludos de Yago. y Sonia

Responder a Javier Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .