Un roto para un descosido

Las conversaciones con Marcos han sido muy fáciles desde el principio. El dice que hablamos el mismo idioma. Y, quizás tenga razón…. y seamos muy pocos los que entendemos este “esperanto” que es lo del mundo liberal. Que, por otro lado, creo que es lo que viven todos y todas en sus fantasías y es como les gustaría disfrutar, pero que no dejan salir a la luz para que nadie de los que hay alrededor piense mal de uno, ya sabéis el “qué dirán”.

El primer día que hablamos por teléfono hubo conexión, nos contamos nuestros gustos, nuestras fantasías, que habíamos hecho, con quien… una larga conversación para ponernos al día de casi todo, escuchándonos las voces, eso que tanto transmite y que no se adivina ni siquiera, cuando estás chateando. Y que, como un puzzle, va colocando a la persona en el sitio que te ibas haciendo y montando con las conversaciones escritas… te va cuadrando o no lo va haciendo. Si te va cuadrando, el puzzle se completa bastante rápido y empiezo a fantasear con esa voz, ese cuerpo, esa cara que ya has visto en una foto…. empiezas a imaginar movimientos y ademanes que luego tendrás que verificar cara a cara pero que ya puedes intuir.

Un viaje fue, entre otras cosas, lo que no permitió que nos viéramos antes. Así que durante esos días, chateamos, jugamos y tambien hablamos por teléfono. La noche de hotel, sola… con esa cama tan grande… estaba tan cansada…. pero empezamos a hablar. Él sabía que andaba algo pachucha esos días además del cansancio así que tuvo la delicadeza de decirme que no me iba a dar mucha “caña” jajajajaj y la verdad es que se agradece. Sería absurdo negar que todos buscamos sexo pero cuando hay un punto de comprensión también en esa búsqueda se agradece un montón. Pensar en que además de follarte salvajemente contra ese lavabo doble del baño del hotel, mirándote a los ojos en el espejo mientras te la mete por detrás hasta el fondo, puede pensar también en darte un mimo, un abrazo por que te encuentras cansada… pues es algo maravilloso y, precisamente es lo que hizo esa noche. Chateamos, hablamos por escrito de eso, de mis necesidades, de que me encanta follar pero necesito mi punto de cariño y que no todo el mundo sabe dar.  También él abrió un poco su corazón y su situación. Conversación larga, muy larga… pero que ninguno de los dos quería cerrar. Cuando estás a gusto con alguien, si dejas de hablar, es como si fueras a perderte algo bueno y no queríamos que se acabara, ni perdernos nada, pero había que dormir.

Ya quedaba menos para nuestra cita. He de reconocer que, cuando alguien se que me va a gustar, me pongo un poco nerviosa en la primera, bueno, y en algunas de las siguientes, también….  

Llegué con casi una hora de antelación y le avisé, pero le dije que no se preocupara, que llevo siempre la oficina encima, que no me iba a aburrir. Me había citado en una cervecería un poco pija, la verdad, pero me gustaba. Hacía tiempo de terraza pero me metí dentro, con música ambiente. Me senté en una mesa alta y pedí una cerveza. Saqué mi Ipad, mi teléfono, la agenda y comencé a trabajar esperando que apareciera… se me iba a hacer muy larga la espera, la verdad, así que intenté entretenerme lo máximo posible.

Cazadora de piel, vaqueros, camisa… alto, muy alto. Labios perfilados haciendo que su boca sea de pillo, nariz grande, ojos atrevidos, manos muy grandes y frías!!! Se acercó a darme un par de besos. Nervioso también, no le gustó nada el sitio en el que me había sentado, así que empezó a coger mis cosas y las llevó hacia otra mesa del fondo mientras pedía una cerveza.

  • Bueno, ¿qué tal? dijo mirándome a los ojos
  • Muy bien, dije yo, también mirando a los suyos

Hizo que me sentara en una de las banquetas altas y el se quedo de pie a mi lado, no quiso sentarse en la que había enfrente de mi. Así tiene una clara toma de control de la situación.. por encima de mi, con visión prácticamente de todo el local. Yo llevaba una minifalda vaquera muy corta y en esa banqueta dejaba todos mis muslos a la vista. Cuando vino su cerveza, brindamos, apoyamos la copa en la mesa (por que el que no apoya, no folla) bebimos y sin más dilación, me dio un beso en los labios. No me sorprendió, fue algo muy natural, como si nos hubiéramos besado toda la vida, esa sensación de conocerte de hace mucho tiempo. Marcos me dice que estas conversaciones que hemos tenido, me ha contado cosas que no sabe nadie de su entorno, que le conozco mucho mejor en un par de semanas que muchas de sus amigas de toda la vida. No se, si el lo dice, será verdad pero, puede ser, creo que los dos somos muy sinceros y que nos hemos abierto en canal el uno con el otro. No se escandaliza de lo que le cuento ni yo de lo que me cuenta él… sus ideas en cuanto al sexo me parecen fantásticas, todas mis fantasías le parecen viables y a mi todas las suyas. Nos podemos “usar” y eso lo hace muy fácil.

Para que entendáis la magnitud de nuestra complicidad desde el primer momento: en una de las primeras conversaciones telefónicas que tuvimos le conté lo que había hecho durante esa mañana. Era la primera vez que lo hacía pero me sentía muy guarra, muy puta, necesitaba sexo y solamente tenía a mi perro cerca así que fue mi conejillo de indias. En un momento de nuestra charla le dije:

  • ¿Sabes lo que he hecho esta mañana?
  • No, que has hecho? me dijo
  • Pues me he untado de paté el coño para que me lo chupara mi perro. Primero me he puesto mi colita de zorra, mi plug anal. Me he paseado hasta la cocina con ella para coger el paté y lo he llevado a la habitación. Me he abierto de piernas sentada en la cama con mi colita colgando y he empezado a llamarle para que viera que estaba poniendo mi coño lleno, lleno de paté.
  • Guauuu!!! jajajajajaj ya lo habías hecho?
  • No, nunca. Lo había intentado alguna que otra vez pero no conseguía que me lo chupara. Me había puesto de todo, dulce, salado…. y el otro día me lo dijo una persona, prueba con paté.
  • Bueno, y que tal?
  • Pufff.. pues me ha puesto muy cachonda. Sentir la lengua del perro en mi coño me ha puesto a mil… pero cada vez que se acababa el paté dejaba de lamer y mi excitación subía y subía … me volvía a untar y volvía a chupar pero se volvía a acabar y otra vez… no me he podido correr con la lengua de mi perro pero tenía el clítoris que reventaba. Incluso me he llevado algún mordisco.
  • Y te ha follado tu perro alguna vez?
  • pues creo que tengo un perro gay, por que no, no lo he logrado nunca
  • Ufff…. madre mía, que morbazo!!! Te aseguro que si estoy yo ahí, te folla el perro, fijo… ya me iba a encargar yo de eso

Al día siguiente Marcos me confesó que esa misma tarde había estado viendo videos de perros follando a mujeres y que me imaginaba a mi en la situación y se había masturbado con ello y además se había excitado muchísimo. Era la primera vez que algo así le pasaba por la imaginación y le había gustado mucho que yo le despertara ese morbo.

Bueno, sigamos con la cita. Le pregunté por sus amigas, con las que folla normalmente y me empezó a hablar de alguna de ellas. Incluso también les mandó un mensaje diciendo que estaba conmigo, aunque todas sabían de mi existencia…. les ha hablado de mí y les ha contado que habíamos quedado. Una contestó…muy graciosa… que nos teníamos que conocer.

  • “Disfrutad a tope chicos!!!” nos dijo. Y, poniendo en un pabellón muy alto a Marcos, se dirigió a mí diciendo que ojalá me diera una parte de todo el placer que le había dado ya a ella…. bufff … esto tiene buena pinta.. todo un fiera.

En uno de sus acercamientos, tocó uno de mis pechos: “Que lástima que lleves sujetador, deberías de ir al baño y quitártelo” “¿Al baño?”, dije yo.. que va!!! hace muchos años que he aprendido a quitarme un sujetador sin que tenga que eliminar la prenda que lleve encima, así que, allí mismo, delante de él, con su cara de alucine, con camareros, clientes dando vueltas a nuestro alrededor… me quite el sujetador y lo metí en el bolso. El bebía su cerveza nervioso, creo que también para desviar un poco la atención de quien pudiera estar mirando. Al otro lado de la barra había un hombrecillo con gafas que Marcos me decía que estaba alucinando, que no perdía detalle. Otro beso apasionado para acercar su mano a mi pezón ahora libre, sin nada que lo aprisionase. Mi blusa es muy suave y permite que el tacto directo con el pezón sea muy agradable y, por encima, Captura de pantalla 2019-04-01 a las 22.56.18.pngmi poncho, que es maravilloso para el que quiere meter mano sin que sea descubierto del todo… aunque creo que a Marcos le habría dado igual que no hubiera habido poncho. Cuando empezó a tocarme, se dispararon todas mis alertas. Otro artista dactilar. Le dije muy bajito y con cara de excitación: “¿sabes que así me puedo correr, verdad?”, “si, claro que lo se, córrete” … sus deseos fueron órdenes para mi. Mi coño encharcado comenzó a latir, subía el placer por toda mi espalda, al cuello, no podía mantener mis ojos abiertos, el rubor invadió mi cara, lo notaba, entre abrí mi boca para soltar pequeños suspiros de placer y me retorcí por un momento en la silla intentando que nadie se diera cuenta de lo que estaba sucediendo. Aunque, en ese momento, me dio un poco igual. Tapé un poco mi cara cuando sentí que mi orgasmo llegaba a su fin y me adelanté para apoyarme en el pecho del hombre que había logrado una de las maravillas que suelo alcanzar con muy pocos y que suele ser preludio de muy buena conexión entre los dos.

  • “Que guapa te has puesto, madre mía!!!, guapa, guapa”

Me reí, le había encantado y yo tenía una relajación mmmmmmm. Ahí tuve que poner un aviso… estaba con la regla jajajajaj y no podíamos hacer ninguna locura más allá… así que se lo dije para que frenara el carro, por si acaso. Sin problema, no hay ningún problema. El puso su mano en mi muslo, bastante arriba y decidió hacerle una foto para mandársela a su amiga y contarle lo que acababa de pasar. Escribía poniendo la pantalla para que yo la viera y supiera lo que le estaba escribiendo y me enseñaba todos los mensajes que le estaba mandando de vuelta. Transparencia total!!!

Entonces me dijo que si no quería yo jugar con alguien… y claro, el que sabía que había quedado con él es Rodrigo, así que le escribí diciendo que me había corrido en el bar con el tacto de sus dedos en mi pezón. La foto de su mano en mi muslo diciendo: “Mira donde tiene la mano el cabrón” y al rato contestó con una risa diciendo que se alegraba de no ser el único artista con los dedos. Que caña!!! Da gusto con hombres así, de verdad. Estoy encantada de vivir la vida que vivo y tener en mi vida a los hombres que tengo a mi alrededor. Si no es así, no me interesa, de verdad. Mensaje que transmití a Marcos logrando también una carcajada por su parte.

Mi mano se fue hacia su culo, metí mi mano en el bolsillo trasero del pantalón y apreté ese culo… que culo!!! bajé mi mano hacia sus piernas… que piernas!!! duro, duro, duro.. … lo de que un hombre, con fuerza en las piernas me pueda follar en vilo, con lo grande que soy, me da un morbazo impresionante, así que se lo pregunté: “¿Me vas a poder follar en vilo?” “pues claro, me dijo” … este es mi hombre!!!!!

De vez en cuando se acercaba a besarme, me tenía a su merced, estaba enfrente de él, sentada y él es el que se acercaba a por mis besos y a por mis tetas. Hubo una segunda vez, se animó a tocarme seguido otra vez para provocarme otro orgasmo, yo lo quería, lo buscaba, me encantaba demostrar el placer que me proporcionaba, casi, tan solo con tenerle tan cerca y lo consiguió, me corrí… esta vez lo dije bajito para que lo supiera, me tape un poco más la cara y me eche hacia su pecho mientras decía “ me corro, me corro, me corro…. “ en un suspiro y él bebía su cerveza.

El tiempo se pasó muy rápido, pedimos algo de comer y lo tuvimos que hacer a toda prisa por que no llegaba a donde tenía que llegar… que estrés de vida!!! salimos del bar agarrados de la cintura, con total cercanía y me acompañó hacia mi coche, estaba más cerca que el suyo. En el camino, en la calle, se sacó la polla de los pantalones para preguntarme si me gustaba. Uff, si claro, la cogí en mis manos mientras él levantaba mi camisa para lamerme una teta, allí mismo… en un barrio residencial donde pasaban coches, los vecinos podían salir de sus casas en cualquier momento, incluso había algunos mirando por las ventanas. Tremendamente subversivo pero muy excitante. Había movimiento en la calle, pero por un momento lo obviamos. Llegamos a mi coche, deje el bolso, me senté en el asiento del conductor, volví mi cabeza hacia la calle y allí estaba él, presentándome la polla para que se la comiera. Me encantaba. Él miraba para todos lados, estoy segura de ello, lo que no vio fueron los dos jóvenes que estaban justo encima de nuestras cabezas fumándose un cigarrillo en la ventana. Metí mi cuerpo hacia el coche, le dije que teníamos espectadores y se metió en el asiento del copiloto diciendo que le llevara al suyo.

Cuando aparqué al lado de su coche, se abrió la camisa, bajo su cremallera, me dijo que le chupara los pezones. Lo hice, se los chupe, con lascivia, deseo. Asomaba su polla por el pantalón deseosa de que se la comiera, lo hice, pero me dijo que se la iba a menear un poco por que con la boca tardaba mucho en correrse. Aprovechó para lamerme los pechos y la situación no hizo más que volverme a causar un orgasmo tremendo con su boca en mi teta. Que placer!!! tres orgasmos tratando solo mis pezones… impresionante!!!

Estábamos en un bulevar, pasando coches y gente a nuestro alrededor y baje a chuparle la polla cuando me dijo que se iba a correr. Me dio toda su leche, me la tragué toda. El tenía mucha prisa, mientras se abrochaba decía que se seguía corriendo, que le había dado un gustazo impresionante, pero se tenía que ir corriendo. Oía eso mientras le besaba en la boca, con el recuerdo de su leche en la lengua.

El asiento del copiloto de mi coche, quedaba oficialmente inaugurado jajajajaja es el primer hombre al que le como la polla en ese asiento. El de detrás de la derecha ya estaba estrenado por Rodrigo de hace unos días, que a su vez estrenó el coche… que buen ritmo llevo!!!

Anuncios

7 comentarios sobre “Un roto para un descosido

  1. Hola!!

    Te he descubierto hace muy muy poco y no veas, me sorprendes gratamente en cada ocasión y te envidio jajjaja.

    Con este nuevo relato me dejas con las ganas de saber qué es, o mejor dicho cómo es follar en vilo???

    He googleado pero no sale nada de nada. Jajajjaj

    Espero tú respuesta, pues me encanta aprender cosas nuevas.

    Que sigas disfrutando!!

    Eva

    Enviado desde mi smartphone Samsung Galaxy.

    1. Hola Eva, muchísimas gracias por leerme.
      En vilo me refiero cuando te abres de piernas de frente a él, el hombre de pie, apoyándo las piernas en sus caderas y sin ningún otro apoyo que sus manos sujetando tu culo, puede sujetarte para follarte .
      Yo soy muy grande y no todos los hombres pueden hacerlo, así que es una postura que me causa mucho morbo poderla hacer con alguien.
      Espero haber resuelto tu duda y muchas gracias por seguirme!!
      Bss

Responder a Xicotaytantos Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.