Nada, de cintura para abajo

Nota de Estefanía: Un secreto que desvelar para poder contactar con este amigo en una app de contactos. Lo hice, soy curiosa, muy curiosa. Después de unos emails, enviarnos una foto y dejar claro que deberíamos de conocernos en persona para reconocer esa química que ansiamos y deseamos en nuestras relaciones, comenzamos a chatear y quedamos… concertamos una cita. Los días previos Arturo se estudió este blog y me dijo que no se había sentido así desde hace mucho, mucho tiempo. Sobreexcitado!!!! Todo un halago para mi, la verdad. Os voy a dejar que leais lo que ha escrito 24 horas antes de vernos y en breve os contaré como “seguimos” con la historia. ¿Habrá habido química? ¿Nos habremos gustado? ¿Habremos terminado en algún hotel? ¿Ha descubierto si realmente puede volver a sentir algo de cintura para abajo? jajajajaj…. leed, leed……

ARTURO:

Me llamo…

Mejor no, ponme tú el nombre que desees cuando leas mis palabras.

Nunca he tenido la posibilidad de escribir mis fantasías sexuales, y por qué no decirlo…tampoco las fantasías materiales o emocionales como tal.

Es por esto que os paso a relatar mi estado de ánimo después de leer a una amiga virtual, propietaria de un blog, un día antes de verla y siendo “mi experiencia deseada”, dentro del estado conyugal que vivo.

He sentido el placer y el deseo después de analizar y exprimir en mi cerebro esos encuentros sexuales, repletos de morbo y emociones cruzadas de mi nueva amiga.

Si, lo he sentido!!

Jaja

Ella lo entenderá, porque bromeé diciéndole que pensaba ya en un problema motriz en mí de la cintura hacia abajo. Pero no, estoy vivo!

He soñado y confirmado verme a medio camino entre su casa y la mía. En una zona de ocio. Una cafetería seguramente, algo prudente para dos personas que tienen interés, pero aún no han descubierto si la posición de sus manos, la sonrisa, los gestos y demás señales les llevarán a darse su primer beso y descubrir más cosas.

Me ha gustado como me mira y creo que ella responde a lo esperado.

love-1536226_1280.jpgSe acaricia el pelo mientras hablamos, cambia de postura en su silla, como nerviosa por algo. Creo que le gusto y que se muere por besarme. Yo también a ella.

De repente me acerco a su lado, le susurro al oído mis ganas de besarla, de acariciar su piel, pero no la beso, simplemente dejo caer mi respiración sobre su cuello. Lo que hace que de un respingo de placer.

Me mira un instante mientras recupero mi posición inicial, asiente con los ojos mordiéndose los labios.

En ese momento pasa el camarero y me apresuro a pedirle la cuenta con celeridad. Dejo más propina de lo habitual, hay que ver lo que hacen las ganas y las prisas por no esperar una vuelta que nos robaría un tiempo precioso!

Vamos al parking, hablamos de nuestra decisión de llevarnos los dos coches o dejar uno allí. Ya para ese preciso momento se ha apoyado en mi coche y he hecho lo propio sobre ella. Quiero que reconozca mi erección y mis labios.

Se estremece, y también lo hago yo.

No duda en bajar su mano para comprobar que lo que se acerca a su zona púbica es mi miembro desatado por sentir su boca.

Hago lo mismo, y ni miramos al resto de la gente que pasa por allí. Caso omiso!

Decidimos ir en su coche. Perdón, insisto yo! Es la manera más oportuna de acariciarla mientras conduce hacia el hotel elegido.

Vaya, ni me acordaba que tenía un almuerzo de trabajo!!!

Upsss

No puedo cortar el momento. Mando un Whatsapp a la persona que sin duda a esas alturas ya no me espera.

Bien, pues hecho!

Ella conduce con precisión y eso que mis manos se han posado en sus muslos y amenazan con entrar en su deseado triángulo.

Lo hago, y me sorprende el hecho de no encontrar bragas en mi camino. Mejor, hace más fácil el sentir su humedad, que ya atesora, y poder observar cómo va a más.

Me pide que acaricie su clítoris con precisión médica, que introduzca un dedo, quizás dos, pero necesito saborear sus fluidos, así que le concedo una leve tregua y lamo con avidez sus restos de la pasión que reposa en mis yemas.

Mmmm es momento de seguir en ello.

Dibujo con mi otra mano el volumen de sus pechos, acariciando sus erectos pezones. Los quiero comer, pero aún no.

Mi otra mano sigue masturbando ese coño adorado, y para medio minuto después regalarme su primer orgasmo mientras con su mano derecha aprieta mi polla dura y grande como si de la palanca de cambio se tratara.Total, iba en quinta y no precisaba de reducciones. Ahora no, por Dios!!

A punto estoy de correrme pero necesito de toda su atención en mi.

Necesito de su boca, su lengua sobre todo. Preciso de esa primera sensación húmeda y caliente a la vez.

Me da que en el aparcamiento del hotel será lo primero que haga, antes de subir a la habitación.

Y si, me desabrocha el botón del pantalón, me baja la cremallera y yo ahueco mi culo para dejar que este se deslice hacia mis piernas. Aparece otro actor que hasta entonces había permanecido en el anonimato, aunque latente.

Su mano abraza mi tallo, firmemente, con determinación, agacha su cabeza, apartando su pelo, y con hambre inusitada engulle el glande y contonea su mano de arriba abajo una y otra vez, de manera acompasada, hasta que su lengua percibe mi semen por completo. No deja un rastro, por pequeño que sea , es suyo, se diluye en su boca!

Estamos a dos pasos de la intimidad que nos da la habitación!

Seguimos…?

Anuncios

6 comentarios sobre “Nada, de cintura para abajo

Responder a Xicotaytantos Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.