Trio de picas

Juan casi nunca me había llamado por teléfono. Ese día, me puso un mensaje y me dijo…te voy a llamar! Ostras!! Y qué me querrá decir tan importante!! Me puse nerviosa por un momento, no se, me sorprendió muchísimo.

  • Hola
  • Hola
  • Que tal?
  • Muy bien, aquí, trabajando… pero me ha surgido algo que te tenía que consultar cuanto antes, no se vaya a arrepentir.
  • Pues, cuéntame! (Estaba intrigadísima, pero ya sabía por dónde podían ir los tiros)
  • Mira, ¿te acuerdas de la chica que te dije con la que follaba que estaba cerca de tu casa? Pues le he propuesto lo del trío y parece que se anima.
  • Bueno, eso es genial….y como ha surgido si hace mucho que no la ves?
  • Nos hemos dicho hola después de un tiempo, hemos empezado a hablar y ella está en un momento de descubrir, le he hablado de ti, y le apetece
  • Me parece estupendo, pero sabes que la tengo que conocer y que me tiene que gustar….
  • Si, si, claro, ya se lo he dicho

Era miércoles, ese sábado Juan me había dicho que no podía quedar por qué le tocaba tener a la niña ….bueno, 18 añitos tiene la criatura y ella estaba más fuera que dentro de casa, pero era su excusa y se la consentía. Cuando quedábamos el me lo daba todo y podía hacer la vista gorda, aunque una no es tonta.

  • Qué te parece si quedáis el viernes las dos y luego quedamos el sábado los tres
  • Pero tú no podías el sábado, no?
  • Si, me las apañaré, no te preocupes. Podríamos ir a tu casa?
  • Si, claro, sin problema

No te fastidia!! A la vista un trío con dos de las tías que más cachondo te ponen y vas a buscar excusas!! Jajajaja

  • Vale, pues pásame su número y quedamos nosotras
  • Si te parece, voy a hacer un grupo de WhatsApp y hablamos por ahí los tres
  • Me parece perfecto
  • Joder que fácil es todo contigo!!
  • Y por qué no lo iba a ser? Buscamos nuestro placer, no?
  • Si, si, pero que no es lo normal
  • Te digo, ella no ha estado nunca con una mujer pero le apetece mucho probar, así que tendremos que ser cariñosos y cuidadosos con ella.
  • Lo dudas acaso? Lo seré, lo seré

Colgó con una excitación máxima, creo que de todas las excitaciones posibles, además. A los minutos ya estaba incluida en un grupo de whatsapp en el que establos los tres. Empezamos a hablar y quedamos para conocernos y vernos el viernes en un sitio intermedio entre nuestros pueblos. Juan no cabía en si de gozo. Se le notaba pletórico…estaba convencido de que nos iba a ir muy bien. Me escribía por privado y me preguntaba de todo, estaba nervioso.

El viernes por la mañana todo eran mensajes de preparación y de preguntas sin contestar. Nos gustaríamos? Se animaría ella conmigo a solas? Se echaría para atrás en el trío? Juan me decía que era una tía que estaba muy buena. Un buen culo, súper femenina y que le encantaba follar con ella. Le pregunté que hacía cuánto que no follaban y me dijo que desde el día de nochevieja (estábamos a finales de abril y yo llevaba follando con él desde marzo)

A ver si te vas a liar con ella y me dejáis a mí fuera del lío!!

No, no…sabes que yo eso no lo haría!! , no te preocupes

Juan y yo habíamos cerrado un acuerdo verbal la segunda vez que follamos. Él no quería pareja, ni yo tampoco, aunque debo reconocer que si él me lo hubiera propuesto habría aceptado a probar. Pero quedamos en denominarnos “equipo”. Buscaríamos el placer mutuo, tanto solos como con más personas. Yo quería hacer un trío con otro hombre y él quería con otra mujer….así que nos dedicamos a buscar mujeres y hombres para nuestro deleite y acordamos que nos contaríamos todas nuestras aventuras antes de que sucedieran y después. Es decir, que si él quería quedar con alguien me lo debería de decir y luego contarme que tal la experiencia y yo también.. A mi eso, me da mucho morbo aunque con él he de reconocer, que siendo la primera vez que vivía una situación de este tipo, vamos a llamarlo una relación abierta, me entraban algunos celos de vez en cuando. Decidí aprender a sobrellevarlo y a disfrutar del disfrute del otro. Hoy por hoy os puedo asegurar que he aprendido, y muy bien jajajajaja El jamás me dijo que quedaba con nadie los fines de semana que no podía quedar conmigo.

Sigamos con lo que nos concierne. Todos los pasos que dábamos, los escribíamos en el grupo común del trío. Yo llegué la primera al bar ese viernes, lo escribí. “Estoy en una mesa alta entrando a la derecha” “Estoy aparcando”, escribió Bea. Juan ni mu, no decía nada, pero estoy segura que se comía las uñas. El ese día no había podido venir porque tenía mucho trabajo, decía.

Sabéis esas personas que en cuanto las veis tenéis la certeza que van a congeniar contigo? Pues eso me paso con Bea. Súper femenina, tacones súper altos y finos, pelo engominado hacia atrás con una coleta muy pequeña, buenas tetas, labios pequeños, sonrisa perfecta, ojos verdosos y de apariencia seca y seria pero que a la mínima logras sacarle una sonrisa. Así es ella. Hablamos, hablamos, hablamos…hijos, trabajos, aficiones, vida pasada y…llegamos a Juan. Nos lo estábamos pasando fenomenal. Habíamos pedido ya varias rondas de cerveza y llegó el tema de conversación que hasta allí nos había llevado. Bueno, antes hablamos de otra cosa. Antes le pregunté que si se animaría a acostarse solo conmigo, para probar y me dijo que no lo sabía pero que le apetecía. Dudo por que le sorprendí con la pregunta pero no dijo un no rotundo.

Empezamos a hablar de Juan. De lo bien que folla, de la polla tan estupenda que tiene. Y así, a lo tonto, le pregunté cuando era la última vez que había follado con el. Pues, hace un par de semanas, me dijo. ¿Coooooomoooooooo? Perdona!!!!! Estás segura??? Espera, espera, espera….. saque el móvil y miré el calendario. En el grupo había un mensaje de Juan que ponía que no sabía si asomarse, que que tal íbamos….pufff…. te pillaba ahora mismo y te retorcía la polla.

  • A ver, Bea, hace dos fines de semana me dijo que tenía un ataque de ciática monumental y que no se podía ni mover!!
  • Jajaja…si, si ciática!! Pues no veas como me follo!!
  • Cabronazo!!

Una de las cosas que peor llevo en esta vida es la mentira, no puedo soportar ni la mentira ni al mentiroso y más cuando estás dando la opción de que te lo cuente todo abiertamente. No lo podía entender!!

Los siguientes minutos fueron de despellejamiento total. Le conté que había pasado fines de semana con él y eso a ella le reventó por que le decía que no podía pasar las noches fuera de casa y una serie de detalles que hacían que tuviéramos versiones de hombre diferente aunque las dos coincidíamos que era una máquina en la cama. Hmmmmm…que calentón!! Pero de los malos.

  • Sabes que te digo Bea? Que me dan ganas de dejarle sin trío a este cabrón
  • Y eso? Cómo lo vamos a hacer?
  • Pues, haciéndolo!!
  • A ti se te va la vida si se enfada y deja de follar contigo?
  • Pues, no
  • Y a mi tampoco, vamos, que puedo vivir sin él perfectamente…ya vendrá otro u otros
  • Y qué hacemos?
  • Bien, se me está ocurriendo….
  • A él le encanta descubrirle a una mujer las cosas por primera vez, de hecho esta cachondo perdido pensando que voy a ser tu primera mujer y que él va a estar delante viéndolo. Así que, vamos a decirle que tú y yo, hoy, nos hemos metido en la cama y nos lo hemos pasado de Puta madre. Eso, ya se lo hemos jodido
  • Jajajaaj…pero como vamos a hacer eso!, dijo con una risa súper nerviosa.  joder, joder, joder
  • Pues haciéndolo…dime: Estás depilada completamente? Tienes algún tatuaje? Algún lunar en sitio estratégico? Y ahora,  el lugar. Hemos ido a tu casa que está más cerca de aquí que la mía y no están tus hijos. Explícame cómo es tu casa y tu habitación, color de las paredes, cortinas, como se entra, pasillo, donde está el baño…. no hay que tener ningún fallo en eso pero no te preocupes que si me pregunta algo que no se, por que lo va a hacer, te preguntaré por privado y me lo dices. No me va a llamar para preguntarme así que no te preocupes.
  • Tía, pero estás segura de esto??
  • Vamos!! Cada momento que pasa lo estoy más. Menudo cabrón!!

Nuestra noche fue maravillosa, seguimos tomándonos unos gin tonics y animándonos. Se me estaba pasando la noche que no me estaba enterando. De todas formas yo no dejaba de imaginar que lo que planeaba con ella y que estábamos inventándonos para Juan no se convirtiera en realidad en cualquier momento.

¿Cómo puede un hombre juntar a dos mujeres para hacer un trío, habiéndoselas follado a las dos a base de mentiras? Que pensaba, que íbamos a ser todos amiguitos, seguir follando, y ya está? Que equivocados estáis algunos y qué poco conocéis a las mujeres!!!

Que se pensaría que íbamos a hablar de trapitos? Que poca picardía!! Y es que fue idea suya!!! Alucino, de verdad…. y Bea también alucinaba.

  • Vale, y mañana entonces cómo lo hacemos?
  • Podemos hacer lo que quieras pero yo le hacía venir hasta aquí (a unos 100 km de su casa) para no hacer nada
  • No puedo hacer eso… no quiero que piense que he sido yo la que se ha echado para atrás
  • Bueno, pues lo haremos de manera que sea yo la que la fastidie
  • Y como?
  • Pues mañana cuando esté de camino, le diré que me encuentro muy mal, que tengo una resaca horrible de hoy y que lo dejamos para otro día. Le puedo decir que tengo ciática pero lo mismo le mosquea jajajajaj. No le voy a decir que tengo una cagalera impresionante que a él lo escatológico le tira mucho para atrás
  • Que loca estas!! Si, ya, y yo que digo!! Jajajaaj, risa súper nerviosa de Bea. Se notaba que le molaba la idea pero en el fondo no estaba segura de querer hacer eso.
  • Nada, tu mañana ven a casa nada más comer, y cuando yo empiece a mandar los mensajes yo te voy diciendo lo que tienes que poner para quedar bien delante de él
  • Joder, joder, joder….de verdad que vas a hacer eso?
  • No tengo nada que perder….solo a un mentiroso, que folla fenomenal, pero mentiroso. Lo peor que puede pasar es que tu y yo disfrutemos de una buena cena y unos gin tonic en casa riéndonos de todo esto. Te parece un mal plan?
  • No, no, que va, en absoluto.
  • Pues. ya esta!! Decidido!!

Entre risas y risas llegó el fin de nuestra noche. No la vi receptiva para un beso de despedida así que deje que madurara la decisión de querer sexo conmigo. Me apetecía mucho con ella, me había gustado.

Llegue a casa a las cuatro y media de la mañana y escribí un mensaje en el grupo de whatsapp: “Bea, eres una fiera en la cama. Que bien nos lo vamos a pasar los tres mañana”

A las siete y media de la mañana escribió Juan el primer mensaje en el grupo ¿que tal ayer? Pero a mi por privado también me puso otro. “¿Te la has follado? Cuéntame más, por favor. Que paso? Te gusto? De verdad crees que hoy va a venir al trío?”

Ayyy, que nervioso le había puesto… pero no le contesté hasta las 12…. “Que tía más genial!., me ha encantado, tenías razón, que culo tiene!! Ufff…lo vamos a pasar estupendamente los tres!!” Le deje claro que iba a suceder lo del trío y en el grupo mandé la ubicación para que Bea supiera llegar y poco más…. como si no lo supiera ella ya!!! jajajaja Le dejé atacadito de los nervios!

tresHabíamos quedado con él a las 7, así que tenía que salir de casa como muy tarde a las 6. Bea llegó a casa a las 5, nerviosa, no…lo siguiente. Daba vueltas por mi salón como si de un padre primerizo se tratara. Taconeaba de arriba a abajo mientras sorbía su cerveza y me miraba atónita, sin creerse muy bien cómo se había metido en esa movida. Y no paraba de decirme que no lo hiciera, que no podíamos hacer eso. ¿Que no podemos?, claro que si, lo que más me jode de alguien es que se crea que soy tonta y que me tome el pelo y este no me lo va a tomar más. Además se había sumado un componente natural. A Bea le había bajado la regla y eso si que le hacía decidir que no iba a pasar nada. Le dije que no fuera antigua, si al final sucede algo, que no creo… que había más agujeros para jugar. Pero ella estaba convencida de que no iba a pasar nada. Yo, no lo tenía tan claro.

A las seis y diez puse un mensaje en el grupo:

  • “Habéis salido ya?”
  • Si, ya he salido.. voy a la gasolinera a por hielos y voy ya para alla

Bea en mi casa me preguntaba que que ponía… Nada, le dije, todavía nada… el no sabe que estas aquí y puede pensar que estas conduciendo… espera.

  • Es que, no se si es buena idea seguir con esto…. me encuentro un poco mal
  • ¿Como? qué te pasa?
  • No se, tengo diarrea y me encuentro fatal
  • Pero, se te va a pasar?

Por privado me escribe un mensaje

  • Pero, cariño, qué te pasa? Lo sabía!!! jajajajaj los nervios!!! (Gilipollas, pensé… yo por estas cosas no tengo nervios)
  • Joder, no te rías, que estoy fatal!!
  • Perdona, perdona… No, no me rio, lo siento
  • Yo creo que ayer nos dieron garrafón y me encuentro muy mal, la verdad
  • Vaya, pues que hago, voy?

En el grupo:

  • No se, me estoy tomando un remedio casero pero uff. me encuentro un poco mal, la verdad

En ese momento le dije a Bea que escribiera: “Bueno, si te encuentras mal, podemos dejarlo para otro día” Soltó el teléfono en la mesa como si quemara diciendo otra vez lo de joder, joder, joder!!!!! nerviosa perdida

jajajajaj como me lo estaba pasando!!!

  • Que hago, voy o no voy? decía Juan. Tengo ya los hielos y estoy en la gasolinera

Yo no contestaba…

Miré a Bea, le dije ahora si o no?

  • Joder tía, pero no podemos hacerle esto
  • Si, si que podemos… decide tu

La vi tan nerviosa y tan agobiada que escribí en el grupo

  • Si, venga venid… seguro que se me pasa”
  • Vale, voy,  seguro?

Tenía cara de resaca y no me maquillé, me iba a ver con mala cara… jajaja hay que tener en cuenta todos los detalles

  • Ahora??, dijo Bea. Estefanía!!! que tengo la regla!!!
  • No te preocupes, mira, cuando estemos cenando, te vas al baño y me gritas que necesitas un tampón por que te ha venido y ya está… el se da por enterado en directo y así no insiste en nada, si te parece.
  • Pero por que me he metido yo en este lío???

Seguía dando vueltas sin parar.. cuando me quise dar cuenta nos habíamos bebido, con los nervios, cinco cervezas cada una. Yo empezaba a sentirme contenta y mucho más atrevida.

Mientras venía Juan nos pusimos a hablar de la pregunta que le había hecho el día anterior a ella y me dijo que se lo había pensado bien y que le apetecería tener una experiencia a solas conmigo. Mmmmm, eso me puso muy cachonda!! Vía libre… pero claro, hoy tenia la regla, joder con la naturaleza!!!! Juan llegó con los hielos y me besó en los labios según me vio.

  • ¿Qué tal estás?
  • Mejor, gracias. He pasado un rato muy malo.

Entramos directamente a la cocina y nos magreamos mientras me preguntaba que tal haciéndome un gesto hacia el salón. El ya sabia donde estaba todo en mi casa. Habíamos follado ya varias veces y ubicaba todos los espacios perfectamente. Muy bien, estupendamente. Así que entró en el salón, yo detrás de él, le dio un beso en los labios y nos sentamos los tres en el sofá.

Bueno, contadme qué pasó ayer?

Qué quieres que te contemos? pues que todo muy bien!!! risas y risas y más risas. Bea y yo, conociéndonos solo de hacía 24 horas teníamos una complicidad brutal. El hubo un momento hasta que se mosqueo viéndose un poco fuera de lugar. Daros cuenta de que yo tenía un mosqueo con el de tres pares de narices y Bea exactamente igual. Había tomado una decisión, egoísta, muy egoísta. No pensé mucho en Bea, la verdad. Decidí que le iba a follar como si no hubiera un mañana y cuando hubiéramos terminado…. ya vería a ver lo que hacía. No vamos a adelantar acontecimientos… pero ya le tenía allí y es el mejor amante que he tenido hasta la fecha (hasta la fecha de hace un año que pasó esto, claro, hoy por hoy tengo otra experiencia y algún que otro empotrador que ya suple a este con creces)

Prepare la cena en un momento de tensión en la conversación que veía que se tensaba entre Bea y Juan y le pedí a Juan que me ayudara en la cocina, ella tambien tenia resquemor con él y no quería que terminara la noche con una discusión. Preparamos todo y fuimos al salón. Cuando terminamos, fuimos a llevar todo a la cocina y Juan se ofreció a preparar los gin tonics, así que me fui a sentar al salón con Bea. Según me senté a su lado acerqué mis labios a los suyos y la besé con pasión. Ella me recibió con ganas y agrado alargando el beso, disfrutándolo. Mmmm me encantaba!!! Tenía ganas de tocar sus tetas desde ayer, así que moví mi mano hacia uno de sus pechos, notándolos sobre su ropa, duros tersos.. no eran muy grandes pero tampoco pequeños, me gustaba su tacto y decidí sentir como era la piel y su pezón. Duro, tenía el pezón muy duro. Mientras esto sucedía sentí a Juan como llegaba al salón con dos copas en la mano y se detuvo después de dejarlas en la mesa, se debió de quedar blanco. Nosotras seguimos a lo nuestro. Se que le estaba poniendo a mil por hora, pero ni siquiera le miramos. Todavía le quedaba traer una copa así que se fue para volver a los segundos y depositar la tercera copa en la mesa. Se sentó a mi lado, me dejó en medio y yo seguía besándome con Bea. Me incorporé para beber un sorbo de mi copa y darle las gracias a Juan por ella y propuse un brindis por los tríos. Cuando deje la copa en la mesa Juan me besó y metió su mano para tocar mis tetas. Me eché hacia atrás, pasó a besarme el cuello, comencé a jadear.. me toca y me corro, no se como lo hace…. ahora era diferente, tenía una espectadora. Mi mano derecha cogió la de Bea, muy fuerte, según jadeaba y gemía apretaba su mano, ella bajaba su cabeza vergonzosa. Estaba viviendo uno de los actos más íntimos de otra persona, sin vivirlo en primera persona por que ella no estaba directamente en la situación y era de otra mujer, además. Mi orgasmo. Lo exploté… solamente ocurrió con los besos en el cuello de Juan y su mano en mi pezón, acariciándolo. Fue brutal!!! Sentir a Bea allí fue muy excitante para mi.

En ese mismo instante Bea se levantó como un resorte y fue hacia el baño. Su regla!!! se me había olvidado. Tal y como dijimos, me gritó desde el baño. Me metí dentro con ella, tardé en salir unos minutos mientras me decía que tenía una borrachera considerable y salí con cara de circunstancias. A Juan no hubo que decirle nada… se lo imaginó. Pero le dije, bueno, no pasa nada, tiene más agujeros, no? Si, si claro.

Aproveche para recoger un poco más la mesa del salón y dejar solamente las copas. No me entretuve mucho pero cuando volví estaban Juan y ella de pié, besándose, delante de la chimenea. Ella estaba completamente desnuda con un cordoncito colgando entre sus piernas. Bebí un sorbo de mi copa contemplando el espectáculo, de pie, delante de ellos y pensando cómo me podía incorporar. Decidido, me arrodille delante de los dos y comencé a comerle el coño a Bea. Completamente depilado, como me había dicho el día anterior. Abrí sus labios con mis dedos y metí mi lengua todo lo adentro que me permitía esa postura, La oi gemir, aceleró su respiración ahogada por los besos de Juan y con mi otra mano comencé a bajar la cremallera del pantalón de nuestro hombre, casi reventada por el abultamiento del mismo. El me ayudaba con una mano a que consiguiera mi objetivo mientras yo seguía lamiendo ese coño tan apetecible. Cuando su polla consiguió salir del pantalón y la cogí con mi mano decidí que la tenía que meter en mi boca, así que lo hice. No sabía lo que estaba sucediendo por allí arriba pero os puedo asegurar que la parte interesante la tenía toda allí abajo.

Como me gustaba la polla de Juan, además, según la sentía en mi boca todo su afan era follarmela. Aceleraba sus movimientos, provocándome una arcada. Mi mano tocaba el clítoris de Bea, pero no metí mis dedos porque sabía que su agujero estaba ocupado… una pena.

Volví con mi boca al coño de Bea, y oí de nuevo ese gemidito que me daba a entender que le estaba gustando mi boca en su raja. Ahora abandone un poco a Juan para abrazar con mis manos el culo de mi chica y poder acceder mejor a todo su sexo, empujando y soltando, empujando y soltando, como si follara mi lengua. Mmmmm como me estaba gustando!!!

Me levanté y me desnudé. Me tumbé en el sofá diciéndole que se tumbara sobre mi poniendo su coño en mi boca. Yo abrí muy bien las piernas haciéndole ver que ella también debía comérmelo a mi mientras tanto. A Juan no le dije nada… supongo que se colocaría en la posición que mejor le viniera o que miraría simplemente. Me equivoqué, no se limitó a mirar. Según se lo comía vi como acercaba su polla al culo de Bea, el cordoncito caía por mi cara y la polla de Juan la tenía muy muy cerca, así como sus huevos. Mi coño chorreaba, no se podía sentir más excitación en ese momento, me lo estaba comiendo fenomenal y yo movía mis caderas para que llegara bien a todos los sitios. Cuando vi la polla de Juan intentar entrar en su culo, me corrí como una bestia…. Madre mía!! que placer!!! Chorreaba… ahora si que entraba bien una polla. Quería ser yo la que la sintiera en mi culo mientras Bea me lo chupaba, pero empecé a sentir todo su peso sobre mi… se estaba quedando dormida!!!! Intenté moverme pero no podía y Juan no consiguió meterle la polla por el culo, se le bajó. No se muy bien porqué, pero se le bajó.

  • Bea, te encuentras bien?
  • No, no me encuentro muy bien, la verdad, creo que he bebido demasiado.
  • Te traemos algo? Juan y yo nos miramos
  • Dejadme aquí en el sofá que duerma un rato, de verdad, seguid vosotros

Bea se acurrucó inmediatamente, quedándose dormida, le puse una manta por encima y Juan y yo nos fuimos a la cama.

Tenía un calentón considerable y se le empezó a llenar la polla de nuevo, así que me tumbé, él levantó mis piernas y me la metió hasta el fondo echando su cabeza hacia atrás y moviendo su pelvis a un ritmo vertiginoso, tanto que a la quinta o sexta embestida yo me estaba corriendo otra vez. Ufff, que polla!!! como me pone tenerla dentro!!!! Cuando ya había conseguido mi orgasmo, la sacó del coño y me la metió por el culo en la misma posición, sujetándome por los tobillos, se empleó a fondo, primero despacio, dejando que entrara en el lubricado agujero poco a poco y cuando la sintió dentro bombeo y bombeo hasta que me dijo que se corría… me corro!! no puedo más!! que culo tienes hija de puta!!! agggghhhhhh!!!!!

Nos metimos bajo las sábanas sobándonos pero me levanté a ver que tal estaba Bea. Estaba dormida como un tronco, incluso roncaba!!! Pobrecilla, los nervios, el alcohol… habían podido con ella. Espero que mañana se levante con ganas de algo.

La capacidad de recuperación es asombrosa, en cuanto regrese a la cama ya tenía otra erección esperándome, así que directamente le puse el culo en la cara para que me lo comiera, así tumbado y cuando estaba a punto de correrme me encarame en su polla de espaldas a él. Le follé, le follé, entraba tan adentro y la sentía tanto que me corrí, grité, sollocé incluso. Ponte a cuatro, me dijo y yo le hice caso. Me folló y me azotó, le encantaba oír ese sonido en mis nalgas y a mi me encanta el sonido y sentir su mano con esa caricia tan particular mientras hace toda la fuerza para que sienta todo su miembro en las paredes de mis adentros. Volví a correrme, todo mi liquido ya mojaba sus huevos, mi entrepierna, estaba muy mojada, así que volvió a penetrarme el culo dándome esos cachetes, esos azotes… fuertes, cada vez más fuertes. Tanto que hacían que mi cuerpo se venciera hacia adelante, hasta que topé con mi pelvis en las sábanas y ya no tenía más escapatoria. Me sentía atrapada bajo un cuerpo, bajo una verga que sometía a mi culo a ser follado.. quería huir por que me dolían ya esos azotes pero no podía.. pero tampoco quería que parara, me gustaba tanto, disfrutaba tanto…estaba tan excitada que sentirme rebotar contra la cama según su polla me penetraba y su dentro fuera era cada vez más rápido. Grité, pero grité de dolor cuando me azotó tan fuerte y coincidió con que su polla llegaba al fondo de mi ano. Una sensación muy placentera para mi en ese momento, sorprendiéndome a mi misma sintiendo un orgasmo brutal. Dolor-placer… dicen que están muy cerca en nuestro cerebro y debe ser así, yo ya lo he comprobado. A partir de entonces he empezado a disfrutar de otras formas de sexo… pero eso ya os lo iré contando.

Agotados, nos quedamos dormidos. Por la mañana vibré cuando me encontré con un hombre en la cama Mmmm, esto hay que aprovecharlo. Metí la cabeza dentro de las sábanas e hice que su polla creciera en mi boca. Me encanta!!!! Así, ya preparado, me folló a lo misionero, dándomelo todo y corriéndonos los dos como dos locos, gritando, gimiendo…. por un momento pensé en Bea. Uyy… seguirá ahí? bueno, primero me corrí, nos corrimos y luego fue Juan a ver que tal estaba e invitarla a la cama con nosotros.

No quiso venir, dijo que no le apetecía. Tras una pequeña conversación con Juan escuché como se vestía. Juan volvió a la cama para decirme que no quería venir con nosotros. Que estaba muy resacosa y que no nos preocupáramos por ella. Se metió en la cama, apoyé mis brazos sobre su pecho dejando mi cara muy cerca de la suya y le dije muy seria.

  • ¿Sabes una cosa? Esta es la última vez que follamos tu y yo. Por mentiroso y por tonto

Me levanté de la cama poniéndome las bragas y un chándal mientras él me decía que habían sido mentiras piadosas… mira si sabe de qué estaba hablando!!!! No me preguntó ni por qué decía eso.

A partir de ahí, prepare el desayuno para los tres. Nos sentamos en la mesa de la cocina. La situación fue muy tensa, pero muy muy tensa.

A Juan no lo volví a ver nunca más, si me escribió, ni le escribí, ni nada de nada. Con Bea no he vuelto a tener sexo pero si que hemos quedado para tomar cañas y contarnos batallas de hombres. Ese día gané una amiga y perdí un gran amante, pero es que yo con los mentirosos…………. no me llevo nada bien, lo siento.

Anuncios

2 comentarios sobre “Trio de picas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.