Apunta maneras

Tic Tac, tic tac

Ese es el mensaje que me ha llegado esta mañana y, me he echado a reír. Es Miguel, se le nota nervioso por nuestra planificación del encuentro del miércoles. Eso denota que lo piensa, que no se le olvida, que lo desea. Y eso, me pone y me gusta. Su cabeza debe ir a mil por hora y yo, he de reconocer que las dos masturbaciones que he disfrutado esta mañana han sido pensando e imaginando cómo me follaría. claro, se lo he dicho. Calla, calla, me dice jajajaaj que no puede ser, que la marquesa de mi mujer tiene que estar a punto de volver de llevar a los niños al colegio.

  • Llámame
  • Ok

Y me llama!! Que cachondos estamos los dos!  Le digo que si me tiene que colgar, que me cuelgue, para que no le pille su mujer. Yo voy en el coche, regreso a casa hoy, a trabajar desde allí. No tengo ninguna visita. Se me pasa por la cabeza que hoy también sería un buen día para follar. Tengo la libido disparada, este buen tiempo, estos hombres tan morbosos que me rodean, me tienen muy caliente. Esto pasa por mi cabeza mientras Miguel habla, me cuenta que ha discutido con su mujer y que hay tensión en casa y que hoy tienen que pasar el día juntos y no sabe muy bien cómo lo va a superar. No es que me alegre, pero ahí, mi mente ágil ha visto un hueco. Él no quiere pasar la mañana en casa con su mujer, así que le he propuesto que se venga a la mía. Su respuesta inmediata es de que no sabe donde vivo, pero le digo que no es problema, que se lo digo en ese mismo instante, apunta!! No, no, mándamelo en un mensaje, me dice. Pero, que le cuento yo a esta mujer ahora!! No se, no se…tengo trabajo y cosas que hacer…. dejo que le funcione la cabeza a mil, casi le oigo pensar!!! Jajaja y me callo…espero. Bueno, voy a ver cómo me organizo. Colgamos, escribo mi dirección y a los pocos minutos me escribe que está saliendo de casa. Uff!! Encharcada me hallo. Voy a follar!! Y con un tío que me pone muy cachonda y que, por lo que he podido ver, tiene una polla espectacular. Por otro lado yo había reservado parte de mi mañana para depilarme y hacer un poco de cuidado personal. Ja, y ahora? Espero que no se fije mucho, por qué no me da tiempo. La cosa es que había hablado con Rodrigo hoy a primera hora y se lo había dicho, por que él sabe lo cachonda que me pone depilarme, pero no va a poder ser.

He llegado a casa, me he pegado una ducha y según salía, ha sonado el teléfono. Era Miguel. “Que conste, que voy a verte por que estoy tan o más loco que tú!!!, y te quiero decir una cosa…. si hoy te gusto, si nos gustamos, “date por jodida” “

Jajajaja me ha dado la risa y le he dicho que eso lo daba por hecho y él me ha contestado que ya sabía a lo que me refería…..  Mmmm me va a encantar darme por jodida, de verdad. Un hombre que atiende un reto así, una llamada a la aventura, a desmelenarse, a hacer una locura, merece mucho, mucho la pena. Hasta que demuestre lo contrario jejejej y os traslado lo que ha pasado por mi mente en ese momento, de verdad.

Me he puesto un vestido pero no me he puesto ni sujetador ni bragas. Mi entrepierna chorreaba, los labios estaban dilatados y el clitoris engordado deseando ser atendido como se merece. He intentado aprovechar el tiempo mientras llegaba y adelantar algo de trabajo pero me ha sido imposible. No me podía concentrar en nada.

  • “Estoy en la plaza”
  • “Salgo a por ti, espera”

Sin bragas, con mi vestido rojo y zapatos con un poco de tacón he salido a buscarle. Abro la puerta y asomo la mitad del cuerpo por ella. Allí estaba. Vaqueros claros, camisa de cuadros grandes blancos y negros (sin chaqueta por qué me había dicho que con los nervios no había cogido) y el teléfono en la oreja. Sonrisa puesta, preciosa, pelo muy corto y canoso y un aire tímido encantador que me han dado ganas de lanzarme hacia el. Le he esperado. Ha acercado su boca a la mía esperando mi reacción y yo la suya. Nuestros labios han estado conservadores pero lo suficiente para saber que zipper-574008_1280.jpgnecesitábamos más. “Ven dentro que te voy a contar una cosita”, me ha dicho mientras permite que le muestre el camino hacia el interior de la casa. El detrás de mi y yo pensaba ya lo bien que me lo iba a pasar. Me había encantado lo que había visto. Entramos, cierro la puerta, y no avanzamos, nos queremos volver a encontrar, queremos saborear nuestros labios de nuevo. Esta vez, mientras sucede ese beso, un poco más apasionado, anima sus manos a acariciarme. No tenemos tiempo para perderlo y eso, se nota. Nos queremos disfrutar al máximo durante la hora que tiene para pasarla conmigo. Levanta levemente mi vestido para tocar bajo él la piel de mis caderas y se da cuenta de que no llevo bragas. “Uffff…pero si me estás esperando sin bragas!!” Creo que le ha excitado muchísimo y enseguida ha palpado toda la humedad que tenía entre las piernas. Ha tocado mi clitoris, deseando explotar. Es todo tan excitante que empecé a gemir y a suspirar deseando correrme ya mismo. Se ha dado cuenta y animó sus dedos a facilitarme la tarea. Esos dedos, solo con estar ahí, mientras esos labios me besaban han causado un orgasmo maravilloso, explosivo, gritado y creo que sorprendente para el. No creo que pensara que le iba a ser tan fácil conseguirme el primero tan rápido. Por eso mismo, ha intentado ir a por el segundo de la misma manera y lo ha conseguido, pero esta vez me ha girado para que le diera la espalda y poder tocar mi pezón con la otra mano, desde atrás. Lo ha pellizcado fuertemente.

Necesito saber cómo es esa polla que está deseando follarme, pero él también desea que yo lo sepa y dirije mi mano dentro de su pantalón después de que le haya desabrochado la camisa. Madre mía!! Que placer encontrarme ese pollón entre mis dedos. He querido chuparlo en ese mismo instante. En la entrada de mi casa tengo un par de sillones, heredados de la casa de mis padres, y hoy hemos estrenado uno de ellos. Nadie había follado ahí antes. Me he sentado, mientras lo hacía, se ha desabrochado el pantalón, la tenía a mi altura, en mi cara, grande, erguida, cachonda y la he metido en mi boca. Mientras la he recorrido con mi lengua, mis labios, entraba y salía, le oía decir “ hace tanto tiempo que nadie me tocaba!!” No te preocupes, que yo lo voy a hacer. Voy a hacer que recuperes todo el tiempo perdido. Déjalo en mis manos, en mi coño, en mi boca, en mi culo….y ya lo verás.

Se ha agachado buscando mis labios y yo he abierto mis piernas. Ha acercado ese pollón a mi agujero, se ha agachado para ello y me ha mirado a los ojos y me ha preguntado que qué era lo que quería.

  • Tu polla, quiero que me folles!!
  • No, todavía no
  • Mmmm, por qué no?
  • La quieres?
  • Si, claro
  • Pues me tienes que pedir lo que quieres que pase

Mientras, su punta ya rondaba mi coño. Me estaba poniendo a mil. Necesitaba sentirla dentro, quería saber lo que sería tenerla dentro, muy dentro. Me cabe? Entera? No se, es bastante grande. Elevó mis piernas, rodeo sus caderas  y con mi tobillo empujo su culo para hacer que introduzca un poco más esa polla que me tiene loca de ansiedad probarla.

  • No empujes!!
  • Si, quiero empujar por que la quiero dentro
  • Quiero que me folles

Ya la tenía dentro. Me estaba follando!! Entra, sale, despacio.como me gusta!!! Me folla, estoy chorreante, deseo líquido recorre mi sexo facilitando el mete saca de esa gran polla. La siento tanto!! La saca y me dice que vayamos a la habitación. Me levanto y le llevo de la mano, todavía vestida y él con su pantalón puesto, por los tobillos. Cuando estamos junto a la cama nos desnudamos. Me sienta en la cama, me besa de nuevo y me vuelve a follar sobre mi. Ahora entra mucho mejor que antes. Mmmm, que polla más deliciosa, me llena entera!! Dime qué quieres que te haga, me dice y yo le respondo que solo quiero que me folle, tener su polla dentro. Le miro a los ojos, lo esta gozando. Mete su polla con cuidado aunque poco a poco se va animando. Cuando se empieza a dar cuenta de que mi coño está hecho a su medida se anima a acelerar el ritmo y llegar con la punta al fondo de mi ser. Quiere que le cabalgue y me lo hace saber. Se tumba, me pide que lo haga, pero primero me voy a entretener a saborearla con mi boca un poco más. Me acercó muy despacio, mirándole y me lo dice…”Joe, tía, con que cara me miras….de deseo” tengo que emplearme para chupar esa verga, recorrerla me lleva un tanto. Mientras tengo mi boca en ella, la mano la sujeta y la masajea levemente. La mano y la boca, no se tocan. Que cara de satisfacción tiene Miguel…. me encanta dar placer cuando es tan bien recibido. Me dice: “estas para grabarte y mirarte a todas horas”  Ahora si que le voy a cabalgar. Noto como mi coño chorrea…así va a ser muy fácil que entre todo ese tallo en mi sexo. Lo meto despacio, sintiéndolo, deseando cada centímetro. Me voy sentando, no lo hago del todo cuando vuelvo a salir un poco, vuelvo a entrar y vuelvo a salir…mmmmm, os lo podéis imaginar? Maravillosa follada y acelero el ritmo. Me toca todos mis adentros y mi excitación crece exponencialmente, me voy a correr, lo voy a hacer … y suena el teléfono y tengo que descabalgar. Por su trabajo tiene que atender o por lo menos mirar que es lo que sucede. Me pide perdón y regresa enseguida. La polla me dice comeme. Llega bastante antes que el….mmmmm que rica esta!! Me encanta chuparla. Intento que toque mi campanilla y me provoco un par de arcadas, aunque tampoco me empleo mucho. Me pregunta que si quiero descansar, que me ve un poco cansada, yo le digo que no, no hay tiempo para descansar ahora, ya lo haré cuando se tenga que ir. Ahora hay que sacar el mayor provecho al tiempo con el.

Me pide que me de la vuelta, me la quiere meter a cuatro patas. Él se arrodilla en la cama y empieza a bombear despacio primero y luego un poco más deprisa para que note como los huevos golpean en mi clitoris. Con mi mano llego hasta ellos y los acaricio para luego tocarme para intentar alcanzar otro orgasmo. Esta polla me va a dar muchas satisfacciones. En sus embestidas empiezo a perder mi postura, estamos de lado en la cama y empuja con tanta fuerza y me da tanto placer que llego a encontrarme empotrada contra la cama en un momento dado. Sigue empujando, el placer es indescriptible. Aprieta, me folla, fuerte, se emplea en llenarme y yo me toco. Mi cabeza se descuelga por el lateral de la cama, no puedo más, se me va toda la sangre a la cabeza pero queda la suficiente en mi coño como para que empiece a sentir como me invade un placer brutal, que empieza en mis entrañas y comienza a explotar en mi vientre para erguir mucho más mis pezones y elevar el tono de mis gemidos, jadeos, digo que me corro pero no quiero casi ni decirlo para no entretener a mi cuerpo en nada que no sea sentir lo que siento. Una corrida impresionante. Me corro, me corro, me corro!!!  Sollozo mientras esa polla no para de entrar y salir de mi.

Descansa un poco y aprovecho para chuparla de nuevo, se que le encanta por que hace muchiiiiisimo tiempo que nadie se la chupa. Lo tiene que haber echado mucho de menos. Pero no puedo controlar mi deseo de follarle de nuevo. Él se incorpora para sentarse un poco en vez de estar tan tumbado. La dejo toda dentro y me siento en ella. Chorreo flujo… estoy empapada y me vuelvo loca, meto y saco muy rápido, cierro los ojos y me concentro en lo que siento dentro, el tiene sus manos en mis nalgas y me las menea al ritmo que yo le marco. “Asi, follame, follame sin miedo.. follame!!!! Métela toda!!! “, me dice con cara de vicio. No puedo más, me voy a correr….ahhhhhgggg !! Espectacular!! Me quedo con ella dentro mientras empapo sus huevos con mi corrida.

Se que le apetece mucho metérmela por el culo y es lo siguiente que me pide. Le digo que con cuidado, que la tiene muy grande, pero confío plenamente en que va a tener cuidado. ¿Como quieres? Pues a cuatro patas creo que es lo mejor y me coloco. Esta vez él se queda de pie en el suelo y me pide que la meta yo con mi mano. Cuando estoy en posición alargo mi mano y coloco la punta en mi culo. Esta muy dura, no le va a costar abrirse paso y, efectivamente, poco a poco va entrando en este culo mío que le encanta ser follado. Entra y me pregunta que qué tal voy, le digo que muy bien y sigue entrando, poco a poco, descubriendo ese agujero que tanto le apetecía probar. Cuando ya ha cogido confianza, empieza a meter y sacar. Le digo que despacio, pero en el fondo sé que ya podría follarme bien duro hasta el fondo pero se va a dar cuenta rápido de eso. Sigue y sigue follando y yo vuelvo a tocarme el clítoris para intentar otro orgasmo. Pero cambiamos de postura, me tumbo mirando hacia arriba pero él quiere seguir entrando en esa postura por mi culo. La cojo y dirijo el camino para que empuje y vuelva a entrar. Hummm, qué maravilla, la siento mucho, me excita mucho tenerla en mi culo y él controla mis piernas para que no bajen. Quiere ser duro pero se está controlando. Creo que no quiere que me asuste, jejejej, bueno, poco a poco, nos tenemos que ir conociendo pero ya nos daremos cuenta de que tenemos unos límites bastante amplios los dos. Creo que no me equivoco cuando pienso que hoy no me está enseñando casi nada de lo que es capaz de hacer sin filtro…y eso, con un poco de confianza, sale solo. Y, me encanta!

Nuestros cuerpos piden un respiro y cuando hemos respirado unos minutos, le cabalgo de nuevo y al poco me pide que me dé la vuelta y lo haga mirando hacia sus pies. Mientras me giro me cuenta que me imagine que me están follando por detrás, me han cogido y no se quien me está follando salvajemente, me están forzando. Me lo imagino, él también se excita con eso. Tengo mi culo completamente expuesto y el coño pleno de polla, entro, salgo, sus manos me tocan el culo y me encantaría que me metiera un dedo, pero no se lo digo. Para la próxima. Cuando me giro nos besamos y me pregunta donde quiero que se corra, primero le digo que en la boca pero que primero me folle un poco más el culo,  mientras lo esta haciendo le pido que, por favor, se corra en mi culo. Me voy a correr, sentir su polla en el culo sabiendo que queda poco para correrse me puso a mil, iba a alcanzar otro orgasmo pero le espere. Contraje los músculos de mi culo un par de veces y logre que se corriera. Me voy a correr, ya estoy, estoy a punto, me corro, ahggg, ya, ya, ya….bombeaba, bombeaba y yo me corría con el. Temblaba, temblé de placer.

Nos tumbamos en la cama y me quede con su mano en mi coño, cogida. Miguel respiraba agitadamente y yo también. Había sido una sesión maravillosa de sexo. Completa y satisfactoria que no siguió por exigencias del guión. La vida, que sigue y, de vez en cuando podemos pararnos en una parada antes, hacer algo fuera de lo normal, pero luego hay que cogerla para seguir a nuestra parada habitual para proseguir. Se pegó una ducha rápida. Mientras se vestía quise sentir un abrazo, energía, ver si fluía, y si, fluía, me apretó fuerte y yo le apreté a él. Me gusto, todo me gusto, y, ese abrazo también.

En el momento de terminar este relato, las circunstancias de la vida de Miguel han cambiado mucho. Puede que no vuelva a escribir sobre él en un tiempo pero se que seguirá por ahí, de una manera o de otra. Ni siquiera podremos quedar el miércoles y eso me entristece bastante, pero….la vida es así y así nos la tenemos que tomar.

Ahhhh…a que no sabéis quien me mando un mensaje a la media hora de salir Miguel por la puerta? Rodrigo. Y que me decía ese mensaje?

“¿Que tal esa depilación?”

Jajajajajaj

Anuncios

2 comentarios sobre “Apunta maneras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.