Dos versiones del Amante Ideal

Autores: Estefanía y Xicotaytantos

Las primeras citas son muy emocionantes. Para el que no haya experimentado alguna desde hace mucho tiempo, se lo recomiendo encarecidamente. Sube la moral, vuelven esos nervios en el estómago que hace tanto tiempo que no experimentas, tienes que mirarte al espejo si hace mucho que no te miras…. en fin, hace que te sientas vivo. Si además esa primera cita, va bien… levitas, literalmente!!! Pruébalo.

Una de mis últimas clouds-2597270_1280.jpgprimeras citas ha sido esta que os cuento hoy y además, me hace especial ilusión publicarla con la versión del otro lado, la versión del Amante Ideal, la versión del hombre que tenía enfrente de mi que también lo ha escrito para mi, para vosotros. No os lo perdáis…. creo que os encantará

ESTEFANÍA

El Amante Ideal

Se propuso un concurso en Gleeden y consistía en encontrar al amante ideal….cuando lo leí, decidí encontrarlo y hacer mi propio casting particular, pero sin presión. Que morbazo, follar con él amante ideal, no creéis? Como lo habían elegido? Cual había sido el proceso de selección? Y que mas da? Vamos a divertirnos!!

Cada día iban dando una pista para encontrarlo y yo permanecía muy atenta a ellas. Al segundo día de hablar con uno de mis hombres me di cuenta que las pistas coincidían  y me aventuré a participar en el concurso enviando mi propuesta, por si podía optar al premio…..un fin de semana de ensueño. Jo, lo que toda mujer desea, un fin de semana completo satisfaciendo todo tipo de necesidades. Ese hombre, ademas, había llamado mi atención por lo que ponía en su perfil…algo así como que no te quedes con la curiosidad y pregunta…. y pregunte, claro. Me lo había puesto a huevo. A una mujer curiosa, como yo.

Me contestaron diciendo que, efectivamente, lo había encontrado, Rodrigo era el Amante Ideal. Para entonces, nuestras conversaciones ya habían ido más allá del a qué te dedicas y por qué zona de Madrid vives, incluso ya nos habíamos escuchado la voz. Desde el primer día hubo conexión entre nosotros. No puedo explicar muy bien que es pero el día que contactamos por primera vez, yo ya deseaba leer sus mensajes y creo que él los míos también. Al tercer día, creo, había buscado un hueco y habíamos hablado una mañana como si nos conociéramos de toda la vida, los dos tuvimos esa sensación y, me encanta!! No sucede muy a menudo.

El también escribe relatos eróticos y yo le había pedido que escribiera sobre nuestro primer encuentro (lo podéis leer también “Un viaje diferente”). Escribió una introducción y me invitó a que siguiera yo escribiendo como me gustaría que siguiera, y así….caldeamos la relación….muy caldeada. Hay otro relato de cómo deje volar mi imaginación un día que me tenía súper caliente. “Sobre la mesa del despacho”

Bien, pues llegó el momento de conocerse. Nuestra excitación subía por momentos, a mi no me hacía falta nada más que escuchar su “Buenos días bruja” para mojar mis bragas y que, si la situación lo permitía, buscara un orgasmo para ofrecérselo a sus oídos, lo que a el le excitaba mogollón….según me decía, claro.

Tras un intento fallido por cambio de planes de última hora, pudimos quedar una mañana en una cafetería. El día del intento fallido me preocupe de mandarle una foto de la ropa interior que se había perdido por no haber podido quedar, jejejeje que mala soy!!! Llegue antes que él a la cita, pero eso no lo sabía. Soy malísima para reconocer a alguien y siempre pienso que me voy a confundir, así que espero que ellos se acerquen a mi. Me quede en la barra, me pedí un café y me puse a contestar e-mail y llamadas que tenía pendientes. Antes, le escribí un mensaje: ¿donde estás? ….sin respuesta…. A los 10 minutos apareció un hombre delante de mi, con su cartera de trabajo, abrigo largo, pelo canoso y una sonrisa muy bonita…. y que parecía que dudaba también en acerarse. “Buenos días” …se acercó dubitativo, giró su rostro para darme un beso en la mejilla, pero no lo suficiente…alcanzando la comisura de mis labios. En el otro lado ocurrió lo mismo pero se acercó un poco más al centro de mis labios.” ¡ Has llegado antes que yo!!, está el tráfico fatal!!” Habíamos elegido uno de los días más lluviosos para quedar, y eso en Madrid, es horrible para el tráfico.

“¿Nos sentamos en una mesa?” Le dije

“Si, vamos”

Pidió su café, cogió los dos, me pregunto qué mesa me gustaba y le dije que la del rincón, dirigiéndome tras él con mi bolso y su cartera en la mano. Uno enfrente del otro. Nos gustamos pero no queríamos demostrarlo todavía ninguno de los dos. Él me pidió disculpas para enviar un mensaje de trabajo y yo aproveché para lo mismo. Intercambiamos unas cuantas frases sobre un encargo profesional que me había hecho un par de días antes para ir cerrando temas y nos quedamos mirándonos uno al otro, con atención, con tensión. Yo sonreía y el tambien….me pregunto que qué tal, si mejor o peor de lo que me había imaginado y le dije que,muy bien,  ni mejor ni peor. El contesto que se moría de curiosidad por saber lo que había debajo de mi ropa. Ufff….ya empezamos a mojar braga! Vestía una falda negra corta y estrecha con una camisa de seda fucsia y sobre ella un poncho negro. Así que me pregunto que si mi camisa tenía botones, mientras se mordía el labio. Que sonrisa mas picarona tiene…me encanta! “¿Sabes que estoy haciendo una locura, verdad?”, me dijo mientras no le prestaba mucha atención a eso.

“Dime, que te ha traído hasta aquí?”, dijo Rodrigo

Sonreí y también me mordí el labio… “Tu!”

Él estaba deseando oír eso y siguió sonriendo, mientras yo acerque mi mano hacia la suya…la tenía helada!! Ya no sabíamos bebido el café y me pregunto que si quería otro, le dije que sino se le ocurría otra cosa….al no ver intención, creo que necesitaba tiempo para digerir y le hice pedir otro café, con la condición de que se tenía que sentar a mi lado para bebérselo y accedió, claro. Para pedirlo, tuvo que esperar un par de minutos por que su empalme era muy considerable y llamativo. No nos habíamos hecho nada, no habíamos dicho nada especial y estábamos los dos excitadísimos. Uno al lado del otro la perspectiva era diferente, muy diferente. Estábamos deseando besarnos pero yo quería que él diera el primer paso y el se hacía el duro….estábamos viviendo un duelo en toda regla…jajajaja

Decidí poner mi mano en su pierna y sentirlo, le acaricié, me acercaba a su polla cada vez más, y mi cara a la suya cada vez más. Le apetecían mis labios, me lo dijo y llegó el primer beso que encharcó mi entrepierna. Largo beso, bonito,  besa muyyy bien. Una de sus manos, no se muy bien cómo, accedió a uno de mis pezones haciéndome suspirar… estábamos sobrando allí. Estábamos en un sitio discreto pero ya no era nuestro sitio así que, decidimos ir a un hotel. Que, casualmente estaba a 3 minutos andando de la cafetería…y dice que él no lo sabía!!! Jajajaj había decidido él el sitio…. en fin, divertido. Ese, “uy, pues no me había dado ni cuenta” cuando me lo dijo….no termine de creérmelo, la verdad.

La subida a la habitación en ascensor fue excitante. Él se acercó a mi y me regaló un beso apasionado de los que no quieres que terminen nunca. Creo que el ascensor fue demasiado rápido….

Entramos en la habitación, dejamos las cosas encima de la mesa….los abrigos, …. mi poncho…nada más. Yo quería que él me descubriera. Acercamos nuestras bocas con mucho deseo, no habíamos soltado todavía nuestras ganas y ahora era el momento, ardíamos…. fue desabrochando uno a uno mis botones y abrió mi camisa. Sus dedos comenzaron a masajear mis pezones, duros como piedras, mis jadeos iban en aumento, el placer me llegaba al interior de mi coño, se conectaba por dentro con mis pezones, no lo puedo controlar!!! Es como si me tocara el mismo clitoris, mi excitación  de 1 a 1000 era de 2000…. me voy a correr, lo grito, me agito, me restriego contra el…..ahhhhgggggg madre mía!!! Que orgasmazo!! Ufff. Seguíamos besándonos y lo intentó de nuevo, debe ser muy satisfactorio para un hombre cuando una mujer se corre simplemente con tocarle los pezones…. así que cambió su ritmo y su toque en ellos, pero me encantó enseguida otra vez y me volví a correr gritando y disfrutando muchísimo…. no pude ocultar mi cara de sorpresa cuando me dijo que él también se había corrido. No puede ser!!! No le he tocado un pelo, todavía!! Así que decidí comprobarlo con mi mano. Su pantalón, empapado, era verdad…se había corrido!!!

Comenzó a desnudarme de cintura para abajo.  Bajó mi falda hasta el suelo, me tumbo para quitarme las botas, me quito las medias,me contempló por un momento con mis braguitas puestas exclamando ¡ puf, están empapadas!!  Y me las quitó con cuidado. Me dejo en el borde de la cama y después de quitarse su ropa, se acercó con cara de vicio hacia mi entrepierna. Me besó la cara interna de los muslos, agarró mis caderas y sentí su lengua y sus labios saboreándome, bebiéndome todo mi placer. Mi clítoris estaba hinchado, complacido y esperando seguir siéndolo, así que comencé a gemir, sentía un placer muy intenso con la boca de Rodrigo en mi coño y volví a alcanzar el climax, sacudiendo mis caderas.

“¿Qué quieres qué haga ahora?”

“Quiero que me folles, así, tal y como estoy”…pero me tuve que mover, necesitaba un condón. Se lo di y volví a ponerme en la misma posición. Me parecía demasiado pronto para que estuviera recuperado y pudiera follarme pero se lo colocó, enfilo la punta de su polla a mi entrada y la metió muy bien metida. Entraba y salía muy bien, me llenaba, me puso cachondísima de nuevo. Había pensado en ese momento muchas veces y ahora lo estaba viviendo, tenía su polla dentro de mi, me estaba follando y me estaba gustando, mucho. Me volvía loca por momentos, agarre su culo para que entrara más en mi, no le quería dejar escapar. Su cara era de éxtasis total yo no aguantaba más. Le iba a regalar otro orgasmo con él dentro, moví mis caderas mas rápido, llevábamos un ritmo acompasado que se aceleró mucho hasta que yo grite que me corría y él lo hizo a la vez. Que máquina!!

En ese momento paramos los dos, nos faltaba el aire. Habíamos estado muy ansiosos hasta ahí y necesitábamos respirar….sobre todo yo…que no sé si he perdido la cuenta ya de cuantas veces me he corrido.

Nos tumbamos un junto al otro y comenzamos a besarnos. No podíamos dejar de sentirnos en contacto, se esta  tan gusto así. Los besos empezaron a subir de intensidad en poco tiempo, mientras le acariciaba la parte trasera de su cabeza y me decía que le encantaba que lo hiciera y nuestra excitación volvía. Me dijo que me diera la vuelta y me tumbo boca abajo. Se tumbó sobre mi besándome el cuello por detrás mientras notaba todo su cuerpo….hmmmmm, que gustito. Su boca fue accediendo a partes de la espalda,me ponía mucho… y me dijo que me iba a follar otra vez. Se colocó la funda y vino a por mi coño por la parte de atrás,mientras le esperaba me ponía más y más cachonda…no podía creerme su capacidad de recuperación… ufff, hoy había poco tiempo pero una noche entera con él puede ser prometedora. Bueno, dejemos de fantasear y centrémonos en el momento. Acercó una almohada para ponerla bajo mi barriga y que me follase mucho mejor y lo hizo. Me la clavó desde detrás, pero no se mantenía dentro…entre otras cosas por qué mi grado de encharcamiento era tal, que todo los que se acercaba por allí resbalaba de forma importante. Quise ponérselo más fácil y me puse a cuatro patas y me acerqué al borde de la cama. Métemela ahora, follame…. lo hizo, la metió y bombeo unas cuantas veces, yo me tocaba para correrme otra vez. En ese momento giré mi cabeza y me pude ver en un espejo como me estaba follando…. uffff, que rico!!! Veía como entraba y salía, su cara de placer, sus manos recorriendome. Que placentero es que te follen por detrás y estar viéndolo. Me estaba encantando, pero claro, él no se había recuperado del todo.

Gatee hacia el cabecero de la cama y me tumbe mirando al techo con mis piernas muy abiertas, invitando a que metiera su cabeza entre ellas. La invitación surtió efecto y a los pocos segundos le tenía muy cerca, sentía su aliento en mi coño, lo hacía muy bien, hacía que sintiera necesidad de notarle en mis partes y cuando lo hizo me estremecí de arriba abajo deseando su lengua, sus labios, su barba de tres días rozando mi sexo para darme muuuucho placer. Mientras hacía todo eso, tenía sus manos ocupadas en mis pezones y, claro, consiguió otro gran orgasmo. Lo chille, lo gemí, lo grite, lo sude, lo sacudí….me libero…lo hago de verdad. Mis orgasmos son una liberación para mi, estoy convencida que son terapia y que nivelo todo mi ser con ellos. Llevaba ya unos cuantos. Me lo estaba pasando tan bien….

Recolocándonos en la cama bromeamos sobre si le iba a nombrar mi follador  de cabecera….Mmmmm Follador de cabecera!! Que bien suena!! Y ha conseguido hoy muchos puntos!! Voy a valorarlo muy en serio…si el quiere, claro.

Rodrigo se tumbó A Mi lado mientras le decía que podía estar así todo el día, el me contestó que también…. mientras su mandíbula aguantara jajajaj…tendremos que realizar cambios posturales para que no se vea afectada y pueda seguir dándome mucho placer. Su polla no tenia vida. Le había podido el ansia al principio pero, aún así, yo estaba muy satisfecha. Mi reto en ese momento….que se volviera a correr. Así que metí su verga en la boca, la chupe, la babee, la succione, poco a poco, con mimo, con cuidado. Acariciaba sus huevos mientras tanto y aquello iba tomando forma. Me encanta que crezca en mi boca y lo hizo, lo hizo. Se puso dura como una piedra. Yo seguía babeándola, chupándola, subiendo y bajando con mi mano mientras lo hacía. El, con los ojos cerrados estaba gozándolo de verdad. Me dijo que le venía y me empeñé un poco más. La saqué de mi boca y la meneé rápidamente, ordeñando esa polla tan dura que había conseguido por mis propios medios en unos minutos. Se tapo la cara con las manos,como sino quisiera ver que se iba a correr delante de mi y borboteo su semen resbalando por mi mano. Baje el ritmo, deje que saliera todo, la chupe para limpiarla y subí mi cabeza a su altura para darle un beso y que me recibiera bajo su brazo. Nos habíamos quedado muy satisfechos. Yo no quería mirar ni el reloj por qué sabía que me tenía que haber ido a una reunión hace ya un rato.

Llevaba un mes muy malo, mis folladas habían sido fatales y Rodrigo me ha apañado el mes jajajaja. Ha subido la media considerablemente y es que, no es para menos…he follado con el Amante Ideal.

RODRIGO

Inexperto

Por fin después de varios días buscando la manera de quedar a tomar algo, para tener la oportunidad de mirarnos a la cara, encontramos un hueco en nuestras agendas y conseguimos acordar vernos en una cafetería aquella mañana de mediados de Diciembre, lluviosa, muy lluviosa. Cuando entré en el local la pude distinguir perfectamente en la barra, esperando a que le sirvieran un café que acababa de pedir. Sonrió al verme y en ese momento supe que había caído en sus redes, y tengo la sensación de que ella sabía que era así.

Pedí un café y nos sentamos en una mesa, el uno frente al otro. Resolví un problema de trabajo y comenzamos a charlar mientras los cafés iban bajando. Charlamos de todo un poco, nada en concreto… la familia, los amantes, la seducción… nos mirábamos y ambos sentíamos la tensión y las ganas de sentirnos el uno al otro. En un momento de la conversación salió a relucir que la noche anterior había grabado un video que me había dedicado, pero que para verlo, lo mejor que podía hacer era sentarme a su lado (armas de mujer), por lo que pedí otros dos cafés y me senté a su izquierda, muy juntos…. notando el calor que desprendía su cuerpo. Cuando nos trajeron los cafés, me enseñó el vídeo que tenía grabado en su móvil: ella en el baño de su casa consiguiendo provocarse un squirt…. mi erección fue inmediata.

  • Caramba…. ¡qué cosas me dedicas!

  • Es lo que me provoca pensar en ti

  • Pues me vas a tener que enseñar como se hace eso del squirt, que siempre he tenido curiosidad

  • No te preocupes, que practicaremos todo lo que haga falta hasta que seas un experto

Mientras se producía este diálogo su mano izquierda se posó en mi pierna, acariciando su parte interna a la altura de las rodillas.

  • Si quieres subir un poco más, no hay problema por mi parte

  • ¿Y qué me encontraré?

  • Nada diferente a lo que esperas encontrar…

No había terminado de pronunciar estas palabras cuando sentí que su mano apretaba mi miembro por encima de mis pantalones.

  • Me gusta lo que estoy tocando

  • Y a mí me gusta que lo toques…

Crucé mis brazos encima de la mesa y con la mano tapada con mi codo estiré mis dedos para acariciar uno de sus pezones por encima de su blusa, con lo que su cuerpo reaccionó al instante, mostrando en su rostro el placer que le producía. no tengo ni idea de si alguien nos miraba, pero de haberlo hecho seguro que no le hubiera pasado desapercibido lo que estaba ocurriendo.

  • No sé si lo sabes, pero justo aquí al lado hay un hotel – dijo ella

  • Estoy entrando en un terreno en el que soy totalmente inexperto….

  • No te preocupes, que te voy enseñando

Salimos de allí y nos dirigimos al hotel, que estaba a la vuelta de la esquina. LLegamos a recepción y estuvimos esperando a que nos encontraran una habitación libre. Ella sonreía viendo mi cara de circunstancias. Finalmente nos dieron la habitación… y subimos al ascensor.

No podía más… estaba deseando besar aquellos labios que me estaban provocando tanto y en cuanto se cerraron las puertas del ascensor me lancé sobre ellos, saboreándolos, mordiéndolos. Llegamos a nuestro piso y buscamos la habitación soltamos los abrigos como pudimos y y volvimos a besarnos. Acaricié sus pezones, ahora con las dos manos, suavemente, rodeándolos con las yemas de mis dedos, por encima de su blusa aún. Ella comenzó a jadear mientras seguíamos besándonos.

  • Vas a conseguir que me corra sólo con acariciarme los pezones

  • ¿En serio?

No pasaron 30 segundos de esa frase cuando me susurró al oído “me corrooooo, me corrooooo, me corrooooo…” seguido de un gemido profundo mientras apretaba su pelvis contra mi sexo, consiguiendo que yo también me corriera… No habíamos empezado a desnudarnos y ya nos habíamos corrido los dos….

Mientras seguimos besándonos riéndonos, desabroché su blusa y ella mi camisa… eliminamos su sujetador verde, de media copa (por eso me había resultado tan fácil acceder a sus pezones) y volví a pellizcarlos…

  • Si sigues así… harás que me corra de nuevo

  • No deberías haberme dicho eso… ahora ya tengo un aliciente para experimentar con tus pechos

  • Qué cabrón eres – dijo entre suspiros….

Y al poco tiempo los gemidos volvieron a aparecer y tuvo su segundo orgasmo. Me había dicho que tenía mucha facilidad, pero no me había podido imaginar que tanta…

  • Ven… túmbate en la cama…. que ya tengo ganas de saber a qué sabe tu sexo, que a estas alturas tiene que estar chorreando

La tumbé en la cama, y le quite la falda, las medias…. y cuando vi sus braguitas verdes (a juego con el sujetador) me arrodillé en el suelo para acercar mi boca a su sexo, para que sintiera a través de sus braguitas mi aliento, soplé ligeramente y sentí cómo se estremecía… Le quité las bragas y me lancé a besar su coño con mi boca mientras mis manos jugaban con sus pechos, mi lengua recorría su sexo, estaba empapado y saboreaba sus fluidos. No tardó en volver a tener un orgasmo, esta vez provocado por mi boca y mi lengua….

  • Estoy deseando follarte

  • Y yo que me folles….

Me puse un condón, y tal y como estaba, la penetré hasta el fondo, sintiendo lo caliente y lo mojada que estaba por dentro. Nos deseábamos, queríamos follarnos y tenía ganas de correrme dentro de ella… sentía que se excitaba cada vez más… y nuevamente las palabras mágicas “me corrooooo, me corrooooo, me corrooooo…”  y mientras lo hacía los músculos de su vagina me apretaban, consiguiendo que yo también me corriera.

Paramos unos minutos…. necesitábamos coger un poco de aire… nos besamos suavemente, nos acariciamos, nos reímos… y poco a poco la excitación volvió a crecer en ambos….

  • Ponte boca abajo….

  • Ahora me vas a follar así?

  • No me habías dicho que te gustaba?

  • Me encanta…

  • Pues si te encanta, a qué esperamos?

Se dió la vuelta y se puso boca abajo, cogí un almohadón y lo coloque debajo de su pelvis… y volví a entrar en ese coño húmedo que estaba esperándome… empecé a follarle despacio, saboreando cada embestida, sin prisa… sintiendo su placer y escuchando sus gemidos que tanto me estaban gustando. Cada vez me notaba más excitado…. me puse de pié a los pies de la cama, incorporé sus caderas, le sujeté por ellas, y empecé a penetrarla más deprisa… escuche cómo ella volvía a correrse y notaba cómo mi momento se acercaba… estaba deseando volver a correrme… lo deseaba tanto…. apretaba sus caderas, ella acariciaba su clítoris con una de sus manos….

Me tumbé boca arriba a su lado y me besó… un beso largo, profundo, diría que agradecido, mientras su mano derecha empezó a jugar con mi miembro… “te voy a comer todo”. Y su boca se fue dirigiendo poco a poco hacia mi sexo, hasta acariciarlo con sus labios mientras sus manos jugaban con mis testículos…. su boca hacía en mi polla entrara y saliera de su boca…. la mantenía toda dentro y jugaba con su lengua…

  • Quiero que te corras

  • No creo que tardes mucho en conseguirlo si sigues así

Dejó de usar la boca y comenzó a masturbarme mientras me besaba el glande, lo mordisqueaba…. aceleró el ritmo de su mano….. “córrete cabrón”…. cada vez lo sentía más cerca… Ahora era yo el que pronunciaba las palabras mágicas “me corrooooo, me corrooooo, me corrooooo…”

Un teléfono nos hizo volver a la realidad….

  • Qué hora es?

  • La una y media

  • Cómo??? Nooo…. tengo una reunión a las dos…

  • Pues… creo que vas a llegar un poco tarde, pero como eres la jefa, seguro que te disculpan

  • Se me ha pasado el tiempo volando

  • Me parece que hemos perdido demasiado tiempo tomando café

Nos vestimos, con la sensación de que toda nuestra ropa interior estaba a húmeda y con ese delicioso olor a sexo….

  • Te acompaño al coche, que llegas tarde y yo no tengo prisa

  • Esto tenemos que repetirlo…

  • Pues… tendremos que repetirlo, pero con más tranquilidad y menos prisa


                                                             X                  X                  X

 

Leído lo leído…. ¿creéis que repetiremos?

Anuncios

4 comentarios sobre “Dos versiones del Amante Ideal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.