Yo sólo iba a mirar

Autora: Amaranta

Me ha sorprendido ver un mensaje tuyo después de tanto tiempo. Apenas nos conocimos pero sigo recordándote a veces, cuando quiero excitarme. Bueno, más que recordarte a ti como persona lo que recuerdo es tu enorme pene en alto mientras estabas tumbado.

Una breve cita los cuatro para tomar algo y romper el hielo. No puede decirse que conectáramos mucho. Luego vuestra propuesta de ir a un club liberal juntos.Aceptamos más por curiosidad que porque nos sintiéramos atraídos por vosotros.

Una copa, charla sin sustancia, un paseo por las diferentes salas…. otra copa. La verdad es que con aquel pareo no me resultabas especialmente atractivo jaja. Creo que estabas nervioso porque no parabas de hablar, o a lo mejor eres siempre así.

En la piscina, los cuatros desnudos. Cada uno con su pareja, besándonos toqueteándonos…

De repente noto una mano en mi nalga y me preguntas si me molesta. Te sonrío.

Seguimos explorando el local y decidimos aparcar nuestros cuerpos ya excitados por el morbo que nos daba ver a las otras parejas en plena faena.

Tú tumbado, tu pareja besándote. Yo sentada al lado de tus pies. Mi marido besándome y acariciándome. En la misma sala dos parejas más, ellos sentados apoyados en la pared y ellas sentadas enfrente de ellos, con las piernas abiertas, cabalgándoles. Son parejas mucho más jóvenes que nosotros. De vez en cuando oímos el sonido de algún cachete en el culo y algún gemido. En una de las paredes se proyecta una peli porno.

La situación me excita. Mi marido me dice al oído que te toque el pie, te lo toco y das un respingo, no te lo esperabas. Sigo con mi mano subiendo suavemente por tu pierna, creo que te gusta. Mi marido excitado está a punto de follarme. Tu pareja nos interrumpe, se acerca a mi y me pregunta si puede estar con él, le digo que se lo pregunte.

Me quedo sentada, un poco descolocada, sin saber que hacer, pero miro hacia ti y lo que veo me atrae. Madre mía, está enorme, allí tiesa, esperándome. Así que me tumbo a tu lado.

Nos miramos y nos besamos.  Besos y caricias. Estoy tan excitada que acabo quitándome el pareo y me quedo completamente desnuda, me olvido de que hay más gente en la sala.

Está claro que no podemos parar ahí. Te levantas, abres mis piernas y ahí está, dentro de mi.

Mmmmm me haces gemir de placer, la noto bien dentro. Te mueves con muchas ganas hasta que te corres. Nos quedamos sentados uno al lado del otro cogidos de la mano.

Sorprendentemente no he pensado en mi marido mientras estaba follando contigo, no he sentido celos porque él estuviera con otra, ni me ha preocupado que estuviera allí delante. Simplemente me he dejado llevar por la excitación del momento.

Es mi marido quien me recuerda que está allí, acercándose a mi y sentándose al otro lado. Allí estoy,  entre dos hombres, alucinante. Mi marido me dice: ven aquí y me atrae hacia él.

Me pide que le coma como yo sé hacerlo, luego me entero de que tu pareja no ha conseguido excitarlo. Nos entregamos al placer, olvidándonos de dónde estamos. Mi marido tumbado y yo encima. Los dos muy excitados por la situación. Me muevo tumbada sobre él mientras nos besamos. Hasta que llegamos al orgasmo los dos a la vez.

Cuando acabamos  nos damos cuenta que nos han dejado solos en la sala. Vosotros y las otras parejas habéis desaparecido.

Os encontramos en el bar tomando algo.

Una experiencia inolvidable. Eso que yo solo iba a mirar. :))

 

tuspiernasfavoritas@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.